Publicado el

¡¡Bienvenidos al Zoo!!

Zoo de Galletas

Para el primer cumpleaños del pequeño Oriol le compramos, antes de que naciera incluso, un teatro de marionetas de madera. El teatro cuenta con un par de cortinitas, sus tuercas gigantes de madera, colores vivos y llamativos y con una pizarra para anunciar la función del día. En su cumpleaños la función fue Bienvenidos al Zoo.

La verdad que fue un Zoo especial porque las marionetas que habíamos comprado eran de piratas y corsarios que poco tienen que ver con un Zoo, por lo menos de este siglo. Además compramos unas marionetas de animalillos. La estampa ya era dulce por sí sola. Pero solo nos faltaba añadirle un toque crujiente y dulce en forma de galleta glaseada.

Las galletas glaseadas no son ninguna novedad. De hecho hay recetas de convento o de monasterio donde el glaseado se utiliza para cubrir infinidad de piezas de galletas, hojaldres, bollos, rosquillas, etc. Lo más curioso de estas galletas glaseadas es la utilización que se hace de las densidad del propio glaseado más la utilización de los colorantes. Por no decir la necesidad acuciante de utilizar una serie de utensilios dependiendo el uso y finalidad del propio glaseado.

Hay empresas que incluso se dedican a esta labor en exclusiva. Tienen servicio para empresas, regalos originales sin duda para los clientes o como postres en catering de eventos. ¿A qué empresa no le gustaría ver su Logo corporativo en forma de galleta? ¿A qué trabajador no le gustaría comerse el Logo de su empresa con más o menos agresividad? Pero también es un regalo original para particulares, en fechas señaladas principalmente: En los BCB (bautizos, comuniones, bodas), en cumpleaños, nacimientos, fiestas de (no tan) guardar.

teatro_zoo_galletas

No es la primera vez que me he enfrentado a este tipo de galletas, de hecho seguramente sean un clásico dentro de un año en El Monstruo de las Galletas. La primera vez he de reconocer que me salieron fatal.

Yo trabajaba en un catering del que solo guardo malos recuerdos así que para nombrar algo mal, prefiero no decir cual es. Y una empresa relacionada con Internet a nivel mundial me pidió un presupuesto en el que incluyésemos este tipo de galletas. Podíamos hacer dos cosas: la primera y fácil pedirlas por encargo aunque el precio se nos disparaba, y la segunda y menos fácil hacerlas nosotros mismos.

En el trabajo diario de un catering, sobre todo a mitad de temporada, es sumamente difícil incorporar nuevas recetas, en especial si llevan tanto trabajo como unas galletas glaseadas. Pero el caso era probar, las hice de muchas formas, con glaseado de azúcar (glasa real), con chocolate blanco, negro, colorantes, etc. El resultado la verdad que no me entusiasmo nada de nada. Y finalmente no llegó a cuajar ese evento. Me alegre porque no tuve que decir que no lo hacíamos.

Pero todo va mejorando y hoy en día, aunque me queda mucho que dominar puedo decir que ya voy cogiendo el truco a hacer este tipo de glaseado. Una glasa real para el borde de la galleta, un glasa muy líquida para el interior. Dejar secar 12 horas y decorar de nuevo con glasa real u otro tipo de elementos.

Elefant bleu

Por cierto, no penséis que soy del Barça (que no tendría nada de malo tampoco) pero el elefante azul, me recuerda al Elefan Blau (mi catalán nefasto, ni siquiera en la intimidad). Aquel grupo opositor del que salió el actual Presidente del Barcelona.

¿Qué te ha parecido?
[Total:0    Promedio:0/5]