Introducción

Salsa de tomate y hortalizas. Receta del curso de cocina básica

No es una salsa de tomate cualquiera, no se trata de una salsa de tomate frito: lo cual se haría simplemente con un ligero sofrito de ajo y cebolla y el propio tomtate. Se trata de una salsa de tomate con hortalizas. Por lo tanto, es una receta mucho más completa e ideal para acompañar arroces, guarniciones, pastas, o incluso para utilizar como fondo de otras recetas.

Además, se trata de una receta del curso de cocina que estoy haciendo en mi canal de YouTube. Esta receta está dentro del primer capítulo, dedicado a las verduras y hortalizas. En próximos capítulo podremos ver otro tipo de recetas, ingredientes y técnicas en relación a pastas, arroces, salsas, fondos de cocina, pescados, carnes, etc.

 

Personas

6-8

Tiempo:

90 min

Calorias:

74/100 g

Buena para:

Guarniciones

Ingredientes

  • 200 g de cebollas
  • 250 g de zanahorias
  • 300 g de puerros
  • 2 dientes de ajo
  • 2 kg de tomates
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Comino molido, albahaca, pimienta negra recién molida y sal

Antes de ponernos con la receta de salsa de tomate, vamos a limpiar y pelar los tomates. Os dejo los pasos a seguir en vídeo aquí.

Salsa de tomate del recetario de cocina internacional

Hay muchos tipos de salsas de tomates. Por lo general, en casa, se suele hacer una salsa de tomate frito. Es decir, aquel que se sofríe con cebolla y ajo, no mucho. A veces se aromatiza con alguna hierba y ya está.

En este caso tenemos una salsa de tomate, la salsa reconocida en el recetario de salsas internacionales. Se enriquece con verduras y hortalizas y, la verdad, no está en mucho uso habitualmente. Yo creo que ha perdido importancia frente al tomate frito.

En cualquier caso, esta salsa de tomate está mucho mejor: es más espesa, y mucho más importante a nivel nutricional porque tiene cebolla, puerros, ajos y zanahorias. Además, yo la condimentos con especias y hierbas aromáticas. Esto último es a elección de cada uno.

Cómo hacer salsa de tomate

Paso 1

Una vez que tengamos los tomates escaldados ya podremos empezar. Lo haremos cortando los ingredientes en dados, todos del mismo tamaño menos la zanahoria que lo haremos un poco más pequeña.

Paso 2

En una cazuela pochamos con aceite de oliva virgen extra la cebolla, ajo, puerros hasta que estén blandos. Añadiremos un poco de sal para ayudar y lo taparemos para que la verdura se ablande.

Paso 3

Añadiremos el tomate pelado, y cocinaremos todo junto hasta que el tomate se haya deshecho y el agua que ha soltado se haya evaporado. Todo esto a fuego lento o bajo.

Paso 4

Lo mejor, c uando ya hemos llegado a este paso es pasar la salsa por un pasapurés, porque así el color no quedará claro, y será más rojo. Si no tenéis, pasamos la salsa por una batidora y después por el chino.

Pin It on Pinterest

Share This