Ya está aquí la vídeo receta de los OREO polvorones. Esta receta no la tenía prevista pero no por ella no es esperada. Luego os explico. De las recetas de polvorones que había previsto a hacer estaban: los tradicionales, los de chocolate, de limón (en unos días) y los de con piñones (unos días después). Digamos que esta receta es una bola extra.

Hace tiempo que hice esta receta en un taller para padres e hijos, incluso la llegué a poner en el blog ya, por lo que no voy a escribirla de nuevo, pero ahora la pongo pero en vídeo. Que es lo suyo… Esto de adaptarme a los nuevos tiempos me está costando un poco. Para hacer vídeos se necesita tiempo, se necesitan ganas (muchas ganas), se necesita material (focos, micro, una buena cámara…), se necesita una buena cocina (eso ya vendrá dentro de unos años… jajaja)…

En cuanto al tiempo. Para que os hagáis una idea, cuando comencé a hacer vídeos me llevaban entre la elaboración y la edición, dos días. Ahora, por lo general he conseguido hacerlo todo en medio día, unas 5 horas. Aunque, en ocasiones, sube a las 8 o 9 horas. Ahora, esta receta de Oreo polvorones me ha llevado relativamente poco tiempo, unas dos o tres horas a lo sumo.

Ganas. Bueno, las ganas son más para actualizar el blog que por otra cosa. Pero al final, necesito tener ganas para pensar en la receta, el cómo hacerla, cómo grabarla, qué decir, cómo decirlo, etc., y esas ganas al final son estar concentrado única y exclusivamente en hacer el vídeo. Ahora pensar en todas esas cosas que hay que hacer cada día. Pues eso, ganas… es una palabra muy complicada. Tan complicado como adaptar la vida a hacer vídeos y posts.

Material. Las cosillas para grabar vídeos, vamos. Yo me compré la cámara, los focos Led y el micro para un proyecto que quería hacer: una escuela de cocina online. Cosa que no desisto en hacer algún día, pero de momento lo he aparcado por la dificultad de encontrar local y financiación. Pero, entre cámara, micro y focos me gasté unos 1500 euros. Sumad a la parte gráfica de los vídeos, otro tanto. No es barato si se quiere hacer medianamente bien. Y eso que mis vídeos, muchas veces, me salen con unos cuantos errores. En la receta de Oreo polvorones la luz me ha quedado sobre expuesta… ainsss.

La cocina. Ay, la cocina. La mía es enana, la cámara la pongo en el pasillo y dese ahí me grabo. Es lo que tiene vivir en un ático. Algún día tendré una casita en el campo, con una gran cocina donde poder grabar mis vídeos, clases de cocina, etc… Tiempo al tiempo.