Esta receta de tarta Red Velvet es ya un clásico de la repostería internacional. Aún así debo decir que todavía no la había hecho para el blog (aunque alguna vez ha caído en alguna celebración familiar). Aunque la receta que os dejo tiene algunas variaciones, especialmente en el aceite que he utilizado: aceite de coco.

No es una tarta difícil de hacer, pero sí requiere tener unos cuantos utensilios de pastelería a vuestra disposición. Por ejemplo, necesitaremos los moldes para el bizcocho, mejor tres de 18 cm para hacerlos a la vez. También, necesitaremos una rejilla de enfriar, unas palas de repostería para estirar el frosting de crema de queso, una lira para igualar los bizcochos, etc.

Cómo hacer la receta de tarta Red Velvet de tres pisos: layer cake

Como curiosidad, os dejo un enlace de unos churros red velvet que he visto y que me han parecido super curiosos. Así que ya sabéis, tal vez sea mi próxima receta ahora que me he metido en el mundo Red Velvet.

Los ingredientes que necesitaremos para tres bizcochos de 18 cm de diámetro son:

120 ml de aceite de coco derretido
320 g de azúcar blanco
2 huevos (105 g aprox.)
25 g de cacao en polvo 100 %
1 cucharadita de colorante rojo en pasta
250 ml de leche entera
10 g de zumo de limón
225 g de harina
75 g de harina fina de maíz (almidón de maíz)
7 g de impulsor

Los ingredientes para el frosting de crema de queso son:

200 g de mantequilla en pomada
550 g de azúcar glas
200 g de queso crema

Elaboración de la Red Velvet con coco

1.Pondremos el horno a precalentar a 180 ºC. Untaremos los moldes con mantequilla para que queden bien engrasados. Y dejaremos, si hace falta, los ingredientes a temperatura ambiente un rato para que no estén fríos. Mezclamos, también, la leche con el limón y tamizamos la harina con el cacao y el impulsor.

2. En un bol mezclamos el azúcar con el aceite de coco. Incorporamos los huevos y seguimos mezclando hasta que queden bien incorporados.

3. Vamos añadiendo la harina (con el cacao) y la leche a partes iguales hasta mezclar todo bien. Por último, incorporamos el colorante rojo y mezclamos hasta obtener un color homogéneo.

4. Vertemos la masa en los moldes a partes iguales, horneamos durante unos 20 a 25 minutos. Comprobaremos que estén cocidos utilizando un palillo. Si sale seco estarán. Si no, dejaremos un minuto o dos más.

5. Dejamos enfriar los bizcochos, al revés (los moldes) sobre una rejilla. Vamos preparando el frosting.

6. Mezclamos la mantequilla con el azúcar glas. Cuando esté bien mezclado incorporamos el queso crema. Mezclamos unos minutos.

7. Ponemos dos o tres cucharadas sobre un bizcocho, si hiciese falta cortarlos un poco por si han salido torcidos se cortarán para igualarlos). Extendemos, ponemos otro bizcocho y repetimos operación. Terminamos colocando el último bizcocho. Ahora pondremos una capa fina del frosting por toda la tarta y dejaremos enfriar unos 30 minutos. Esta capa es para que se queden pegadas las migas que hayan salido.

8. Terminamos colocando la última capa del frosting a toda la tarta. Para facilitar esto, previamente podemos poner los bizcochos sobre un pedestal de 15 cm. Esto facilita que podamos girarlo sin tener que tocar directamente la tarta. También nos ayuda a igualar el frosting.

Ya tendremos la receta de la tarta Red Velvet terminada. Dejamos enfriar de nuevo antes de cortar y de disfrutar el sabor y textura de esta alucinante tarta. Si la hacéis dejadme algún comentario para ver qué tal. ¡Qué la disfrutéis!