La forma de hacer los pistachos salados de esta receta de brownie nos valdrá para cualquier fruto seco que queramos darle ese toque salado. ¿Y para qué querríamos frutos secos salados? Pues porque en los postres dulces, el contraste del azúcar con el salado es perfecto para sorprender a nuestro paladar (primero) y para quienes cocinamos (después). Así que vamos con una receta de brownie de pistachos.

En primer lugar haremos los pistachos salados. La forma es muy sencilla, por lo que vamos con ella. Para unos 200 g de pistachos utilizaremos una clara de huevo y una cucharadita de sal fina. Mezclamos la sal con la clara, añadimos los pistachos y los removemos bien hasta que queden bien empapados. Después los colocamos sobre una plancha de silicona de horno y los metemos unos 10 minutos a 160 ºC. Sacamos, separamos si se han quedado pegados y dejamos enfriar. Ya los podremos utilizar para hacer un brownie de pistachos.

Cómo hacer un brownie de pistachos

La receta base viene inspirada por mi famosa receta de brownie clásico. La verdad que es muy versátil, porque haciéndole pocos cambios se pueden obtener 1001 brownies diferentes. Ya sabéis que yo le doy mucha importancia al tiempo de cocción: 18-20 minutos. Y, además, a comerlo al día siguiente a hacerlo.

Ingredientes

250 g de mantequilla
150 g de chocolate 70 % cacao
4 huevos
200 g de azúcar
80 g de harina
200 g de pistachos salados

Pasos

1. Empezaremos derritiendo la mantequilla en el microondas, en espacios de 30 segundos hasta que esté derretida del todo. Después añadimos el chocolate en trozos y si hiciese falta, para que se derrita también, lo meteremos en el microondas un poco más. Mezclamos para ayudar.

2. A continuación, mezclamos los huevos con el azúcar hasta que esté todo bien incorporado. Añadimos a la mezcla anterior hasta obtener un resultado homogéneo.

3. Añadiremos, ahora, la harina, mezclamos hasta que quede incorporada. Y, por último, los pistachos salados. Ya tendremos nuestra elaboración de brownie de pistachos lista para hornear.

4. Precalentamos a 180 ºC. Yo el brownie lo hago en un molde cuadrado de unos 22 cm de lado. Le pongo mantequilla al molde y papel de horno. Incorporo el batido de brownie y a hornear. 20 minutos, que quede casi hecho. El truco está en dejar enfriar y no comer hasta el día siguiente, así la mantequilla y el chocolate endurecen y la textura final es fundente, como si fuese el interior de un bombón (de los que se derriten al meterlos en la boca).