¡He vuelto! Al blog y a la masa madre. Esto de ir y venir por las cosas de nuestra vida es al final como un camino, como cualquier camino. Van y vienen. Unas veces le damos importancia a unas cosas y otras veces a otras, pero si es bueno, eso… seguro que terminará por volver a nuestras vidas. Mi masa madre ya tiene casi dos meses y ha sido hora de hacer una bica gallega de masa madre.

Rebuscando recetas encontré la de Uno de Dos, aunque terminé dando con una del Foro del Pan que me gustó porque ya tenía los ingredientes con la masa madre, cosa que es importante, porque me he propuesto hacer todas las masas con masa madre (siempre que pueda). De momento hago el pan semanal, por un lado, y, por otro, la pizza de todos los viernes cuando están los niños conmigo.

Ahora toca los bizcochos, y qué mejor que hacer una rica Bica gallega, que la primera vez que comí una fue cuando compraba pan en El Horno de Babette. No, ya no les compro pan ni nada, la verdad. Pero si no tenéis tiempo de hacerlo en casa, vivís por Madrid, es opción seguro de calidad.

Bueno, a lo que vamos, aunque para hacer etsa bica gallega no he comprado manteca de vaca venida de Galicia, sí que la he clarificado yo. Sí, la manteca de vaca se elabora de la leche de la vaca, de su nata… que sirve para hacer mantequilla. Esta mantequilla se cuece para eliminar el suero lacteo y es cuando se obtiene lo que llaman como manteca de vaca. Es una mantequilla 100 % grasa.

Cómo hacer una bica gallega de masa madre

La bica es un tipo de bizcocho… o un híbrido entre un pan y un bizcocho. Se elabora a partir de la masa del pan. Por ejemplo, hacéis pan, pues podéis guardar una porción para el día siguiente. O hacer como yo, y a partir de masa madre elaborar una masa de pan, dejarla fermentar unas 4 a 6 horas y con la porción correspondiente elaborar la masa para la bica gallega.

Por otro lado, necesitaremos hacer la mantequilla clarificada si no tenemos la suerte de conseguir manteca de vaca. Para hacerlo hay varios métodos. Yo la hago a fuego muy suave, dejamos que se derrita por completo y entonces veremos como el suero lácteo se separa de la grasa, entonces con una cuchara lo vamos sacando. Para que os hagáis una idea he necesitado unos 280 gramos de mantequilla para obtener los 200 gramos de mantequilla clarificada de esta receta.

mantequilla clarificada

Ingredientes

Masa de pan a partir de masa madre

150 gramos de masa madre al 100 % de hidratación
y 200 g de harina de fuerza
75 g de agua
Una pizca de sal (unos 3 gramos)

masa de pan

Para la bica

200 g de mantequilla clarificada
y 200 g de azúcar
también, 200 g de la masa de pan anterior (con el resto podéis hacer un pan pequeño)
además, 200 g de huevo (unos 4 huevos tamaño M)
200 g de harina
100 g de azúcar más 1 cucharadita de canela para espolvorear por encima

Paso a paso de la bica gallega de masa madre

1. Haremos la masa de pan. A la masa madre le añadimos el agua, mezclamos bien. Después la harina, mezclamos y amasamos ligeramente, añadiendo la sal. Dejaremos reposar unos 15 minutos y volvemos a la masa, dando varios pliegues. A la media hora y a la hora repetimos operación y ya dejamos reposar en un cuenco aceitado y tapado con un film.

2. Unas cuatro horas después deberá haber doblado el volumen. Ya sabéis que depende de la temperatura y demás factores. En ese punto nos ponemos manos a la obra con el resto de la bica.

3. Hacemos la mantequilla clarificada. Más arriba tenéis cómo. También podéis hacerla al baño María. Un poco más lento, pero igual de efectivo.

4. Mezclamos el azúcar con la mantequilla clarificada hasta obtener una pasta. Después los huevos, a temperatura ambiente y uno a uno. Continuamos por la masa de pan, que una vez bien incorporada añadiremos la harina.

masa de bica

5. Forramos el molde, el mío es de unos 24 por 24 cm y estoy pensando en aumentar los ingredientes en 50 g cada uno porque queda un poco fina. Ponemos la masa y por encima espolvoreamos la canela con el azúcar mezclado hasta cubrir todo el bizcocho.

6. Horneamos, con el horno precalentado a 175 ºC, durante 50 minutos. Sacamos, dejamos enfriar y a disfrutar de lo impresionante que es una bica gallega.

Bica recién horneada