Ahora que estamos en temporada de melocotones es momento de aprovechar para hacer conservas. Una de las conservas que podemos hacer es la tradicional, clásica, etc., mermelada de melocotón. La receta de hoy no falla, es genial para conseguir una mermelada equilibrada en sabores y en dulce.

Cómo hacer mermelada de melocotón

Vamos al grano… O, mejor dicho, a los ingredientes.

Para un kilo de melocotones (limpios, sin piel ni “hueso”) necesitaremos 500 gramos de azúcar.

Paso a paso:

1. Primero pelaremos los melocotones. Después cortaremos la carne en trozos más o menos regulares de un centímetro o algo más. Descartamos el hueso.

2. Pesamos la cantidad de carne de melocotón que ha salido y pesaremos justo la mitad de azúcar.

3. Ponemos, tanto el melocotón como el azúcar en una olla y calentamos a fuego alto. Removeremos constantemente hasta que el melocotón haya soltado su agua. En ese momento podemos ir bajando el fuego hasta obtener un hervor constante y uniforme.

4. Seguiremos removiendo para que no se pegue el azúcar y, sobre todo, para conseguir que con la cocción el melocotón se vaya deshaciendo.

5. Una vez conseguido sacamos una cucharada de mermelada a un plato , lo extendemos y con la cuchara despegamos la mermelada del plato. Si se ven hilillos estará terminada. Si no, seguiremos cociendo unos minutos más.