Me he decidido a hacer estas galletas de nata inspirado en las Maruxas de nata. Inspirado, no es su receta, porque ésta solo la sabrán ellas. Pero, debo de decir que me he acercado bastante… Al menos, en lo que respecta a “buenismo” debo decir que están muy rica. Eso sí, he añadido algo de mantequilla a la elaboración. La razón no es otra que conseguir más cantidad de grasa en la receta.

Sí, en un vídeo, y en un artículo, que vi y que leí hace tiempo sobre la Granja Maruxa mencionaban que la grasa que utilizan proviene de lo que en hostelería se llama “nata doble”. Es decir, una nata que tiene el doble de grasa que la de repostería. Es decir, en torno al 60 % de grasa. Como es tan difícil de conseguir, lo que yo he hecho ha sido añadir una parte de mantequilla, en concreto algo menos de un tercio de la grasa es mantequilla y el resto es nata de repostería con un 35 % de mg.

Hecha esta puntualización, ya que la receta de las maruxas de nata solo lleva: azúcar, nata y harina. Debo decir que la textura que he conseguido ha sido guiado por lo que “se ve” en el vídeo antes mencionado. Aunque, creo que ellas le deben de poner menos cantidad de harina, proporcionalmente, a la que yo he añadido. En cuanto al tiempo de horno, me he fijado en lo que se ve en el vídeo y he conseguido en mis galletas de nata un color final bastante similar.

Cómo hacer galletas de nata

Ingredientes para un buen montón de galletas de nata

360 g de nata (35% mg)
100 g de mantequilla
750 g de harina
230 g de azúcar moreno de caña integral

Paso a paso de elaboración

1. En un recipiente pondremos la nata y la mantequilla derretida, incorporamos el azúcar y mezclamos bien para que se disuelva, en la medida de lo posible el azúcar.

2. Incorporamos la harina de golpe y mezclamos hasta que esté todo bien unido. Es mucho mejor hacerlo con una batidora de pie dada la cantidad a mezclar.

3. Después, cogemos porciones, las hacemos un rulo fino de como 1 cm o poco más y cortamos pequeñas porciones de otro cm de largo.

4. Como las galletas de nata no crecen en el horno, simplemente las pondremos en bandejas con papel de horno y las podremos poner no muy separadas. Así cabrán muchas de una sola vez.

5. Horneamos a 190 ºC con aire durante unos 25 minutos. Deben quedar bien doradas. Así que ir comprobando su punto hasta obtener el color deseado.

6. Sacamos las galletas de horno y las pasamos a una rejilla para que se terminen de enfriar. Advierto: son un vicio.