Llevaba tiempo queriendo hacer unas alitas de pollo picantes, en especial desde que hice las costillas de cerdo picantes. En aquella ocasión las hice con una salsa comprada. En esta ocasión, las alitas, las he hecho con una salsa casera estilo Buffalo Wings.

En un momento y sin muchas prisas, de una forma muy sencilla, podemos tener una salsa picante que nada tiene que envidiar a la verdadera Buffalo Wings. Pero veamos, mejor, paso a paso, la receta de alitas de pollo picantes. La primera vez que comí estas alitas fue en un TGI Friday’s y desde entonces, siempre que puedo, me las hago.

Cómo hacer alitas de pollo picantes con salsa Buffalo casera

Los ingredientes que necesitaremos para 4 personas son:

3 o 4 alitas por persona
Dos cucharadas de tomate concentrado
50 ml de aceite de oliva virgen extra
75 ml de vinagre de Jerez (sirve uno de vino blanco normal)
1 o 2 cucharaditas de chile molido (depende el nivel de picante que queráis)
Dos cucharaditas de sal
Una cucharadita de azúcar

Paso a paso de las alitas de pollo picantes

1. Cortamos las alitas por la mitad y quitamos la punta de la alita. En un bol añadimos todos los ingredientes de la salsa y mezclamos bien. Después, incorporamos las alitas y las dejamos en la marinada durante un par de horas en frío.

2. Encendemos el horno a 180 ºC y en una bandeja, de horno, ponemos papel de aluminio suficiente como para envolver las alitas con la salsa. El paquete debe quedar bien cerrado. Introducimos en el horno durante unos 40 minutos.

3. Pasado ese tiempo, abrimos el paquete y con cuidado de no quemarnos con el vapor que salga, y volvemos a introducir en el horno a 200 ºC hasta que veamos que se doran las alitas.

Ya tendremos nuestras alitas de pollo picantes. Podéis recoger la salsa que no se haya evaporado y ponerla en un bol por si alguien quiere mojar las alitas más. ¿De qué las queréis acompañar? Yo, las acompañaría de una ensalada verde y alguna crema, tipo agria.