Todas las semanas, que mis hijos están conmigo, hago galletas. Esta semana, por variar porque por lo general las hago de mantequilla normales, las he hecho de chocolate. Son, unas galletas sablés de chocolate con trocitos de chocolate. Una forma diferente de hacer galletas de mantequilla y una receta que además he venido cambiando las últimas semanas.

Antes, una receta de galletas de mantequilla utilizando una masa quebrada dulce o una masa tipo sablé (sableaux) las hacía básicamente con: mantequilla, harina, azúcar y huevo. Ahora, voy cambiando algunas cosas, no solo proporciones. Por ejemplo, añado dos tipos de azúcar diferentes, o incluso a veces tres: azúcar moreno, azúcar blanco normal y azúcar glass o lustre o molido.

Además, les añado, a las galletas sablés de chocolate, diferentes harinas o féculas. De solo hacerlo con harina de trigo, ahora le añado siempre una proporción de almidón de maíz. He comprobado que quedan mucho más crujientes. También, podéis añadir, porque así lo hago yo, en ocasiones, harina de arroz. Quedan muy bien y os lo aconsejo de verdad.

Y, por último, les añado menos cantidad de humedad a las galletas. Como os expliqué en el post sobre cómo crear una receta de galletas desde cero, la humedad puede venir de líquidos como la leche, pero también viene de los huevos. Así que, ahora le añado menos. ¿Cuánta cantidad? En los ingredientes tenéis más.

Cómo hacer galletas sablés de chocolate

Ingredientes para unas 50 galletas sablés de chocolate de unos 5×5 cm y grosor de 4 mm (depende del tamaño y grosor que las hagáis, os saldrán más o menos):

250 g de mantequilla
50 g de azúcar blanco normal
100 g de azúcar lustre o glas
40 g de cacao molido 100 % cacao
1 huevo a temperatura ambiente
60 g de almidón de maíz (maicena)
400 g de harina de trigo normal
Una pizca de sal
80 g de cobertura de chocolate troceada

Paso a paso

1. Pondremos la mantequilla en pomada. Después, le añadimos los dos tipos de azúcar y lo mezclamos bien hasta que se forme una crema.

2. Añadimos el huevo y mezclamos hasta que quede bien incorporado.

3. Incorporamos el cacao molido, junto con la harina y la maicena tamizados. Añadimos la pizca de sal y los trozos de cobertura de chocolate. Si tenemos una batidora de pie genial, intentamos que se mezcle todo bien para formar una masa lo más rápidamente posible. Si es a mano, intentamos mezclar con la punta de los dedos, solo mezclar y unir. No amasar porque si no la masa se vuelve elástica y encogerían las galletas en el horno.

4. Ponemos la masa de las galletas sablés de chocolate en un film de cocina y dejamos enfriar unos 30 minutos. Si estuviese muy caliente, por haberla trabajado en exceso con las manos, la dejaremos más tiempo.

5. Pasado ese tiempo cogemos porciones de masa, como un cuarto por vez. Espolvoreamos la mesa de trabajo con azúcar lustre y estiramos con ayuda de un rodillo. Después cortamos con corta pastas o con cuchillo. En este caso he preferido hacer galletas rectangulares a cuchillo por darle un toque más casero al salir desiguales de tamaño. Pero, del mismo grosor para que se horneen a la vez y no haya algunas que queden más hechas que otras.

6. Ponemos un papel de hornear sobre una bandeja de horno. El horno a 180 ºC. Colocamos las galletas, separadas un poco, y horneamos unos 13 o 14 minutos.

7. Dejamos enfriar sobre la bandeja unos minutos y después con cuidado las pasamos, con ayuda de una espátula o ballena, a una rejilla de enfriar.