Toca receta italiana. Las berenjenas a la parmesana resultan ideales como plato de comer a diario. Aunque dependerá del tiempo que tengáis para prepararlas, si bien podéis hacerlas en fin de semana y tenerlas preparadas para el tupper del trabajo entre semana.

Los que cocinamos a diario en casa tenemos un pequeño problema. A ver si os pasa lo mismo a vosotras. En mi caso, compro más o menos los mismos ingredientes en el mercado todas las semanas. Y, claro, al final suelo terminar cocinando lo mismo con algunas pequeñas variaciones.

¿Qué hago para solucionar esto? Pues de vez en cuando, cojo alguno de mis libros de cocina y busco por el ingrediente principal que quiero cocinar. Por ejemplo, el caso de hoy. Cogí La cuchara de plata, uno de los libros de cocina italiana por excelencia y busqué por el ingrediente que tenía en mente en ese momento (y en la nevera): berenjenas.

La verdad que hay bastantes recetas con berenjena pero la que más me llamó la atención fue la receta de berenjenas a la parmesana que os dejo hoy. Creo que este método es un método fácil de cocinar y de variar de vez en cuando el recetario en casa.

Cómo hacer la receta de berenjenas a la parmesana paso a paso

Yo veo esta receta como un milhojas, como si fuese una lasaña pero muy sencilla, con pocos ingredientes, pero que consiguen un gran potencial todos juntos, además de la forma en cómo está hecha. Se trata de capas de berenjena, tomate y queso. Así que, uf, no tiene despercidio.

Ingredientes para 4 personas: 3 berenjenas o 4, 1 kilo de tomates para hacer salsa, un manojo de albahaca fresca, 150 g de mozzarella, 150 g de queso parmesano rallado, 2 huevos batidos, aceite de oliva virgen extra y sal.

Pasos de elaboración de las berenjenas a la parmesana

1. Cortaremos las berenjenas en rodajas de, más o menos, medio centímetro. Las sazonamos y las dejamos en un escurridor durante una hora.

2. Mientras, podemos hacer la salsa de tomate. Escaldamos los tomates, haciéndoles un corte en cruz en la piel en su base, en agua hirviendo durante 30 segundos. Los refrescamos con agua fría. Los pelamos. Vaciamos de pepitas y cortamos en dados. Después, los pondremos a cocer con unas hojas de albahaca y sal. Si estuviesen muy ácidos podemos añadir una cucharadita de sal. Cuando la salsa de tomate, para las berenjenas a la parmesana esté espesa ya estará.

3. Después, haremos las berenejnas fritas en aceite de oliva virgen extra. Yo, las hago a la plancha, menos aceite y mismo resultado. A continuación, en una fuente de horno, colocamos un poco de salsa en el fondo, después una capa de rodajas de berenjena superpuestas. A coninuación pintamos las rodajas con huevo batido. Ponemos mozzarella y queso parmesano. Un poco. Y a continuación, de nuevo, tomate.

4. Repetimos el tercer paso hasta, capa a capa, hasta que ya no tengamos berenjenas y terminaremos con una capa de tomate a la que pondremos un poco de parmesano por encima y un poco de mantequilla en trocitos. Yo hice la receta en una fuente ancha así que me dio para dos capas. Si la hacéis en una más estrecha os dará para más capas.

Berenjenas a la parmesana. Paso a paso

Un paso más rapido de las berenjenas a la parmesana

Una variante más rápida para hacer la receta de berenjenas a la parmesanas es ahorrar tiempo con el tomate. Sí, está claro que una buena salsa de tomate casera lo es todo, pero el tiempo… ¡Ay, el tiempo! ¿Cuántas veces no hacemos una receta porque no tenemos tiempo?

Pues nada, Podéis sustituir los tomates y todo su proceso por un par de latas de tomate triturado natural (las pequeñas) que coceremos unos 6 o 7 minutos con un poco de albahaca y un poco de sal. Así habremos ahorrado cerca de 1 hora de elaboración de la receta. En especial si los tomates tienen mucha cantidad de agua que habría que dejar cocer más tiempo.