La receta de salsa de caramelo de hoy forma parte de una tercer receta. Es decir, es la segunda, porque la primera fue el bizcocho de chocolate para tartas de la semana pasada. La terminación, la tercera, ya os digo yo que va a ser la bomba: de azúcar, de golosidad… mortal.

Cómo hacer la receta de salsa de caramelo o toffee

Antes de nada los créditos de esta receta. Antes, hacía el toffee con mantequilla, nata y azúcar. Cocer y cocer hasta que aquello cogía color y espesaba. Lo podéis ver en mi receta de torrijas caramelizadas. Desde hoy, haré la receta como he visto en el blog Tastes better from Scratch . Ya veis que en unos 10 minutos la tenéis lista. Así que vamos allá.

Ingredientes para unos 500 g de salsa de caramelo: 175 g de mantequilla, 150 g de azúcar moreno, 2 cucharadas de agua, 100 ml de leche evaporada y un poco de aroma de vainilla (opcional).

El paso a paso de la receta de toffee

1. En un cazo, como veréis en el vídeo de la receta de salsa toffee, pondremos la mantequilla, primero a fuego suave mientras añadimos el resto de ingredientes: azúcar moreno y el agua.

2. Aumentamos el calor y removemos hasta que se derrite la mantequilla y empieza a hervir. En ese momento bajamos el fuego y dejamos hervir 5 minutos.

3. Después, de esos 5 minutos, apartaremos del fuego y añadimos la leche evaporada. Si queréis, también podéis añadir algún tipo de aroma.

La salsa de caramelo o toffee se puede conservar en frío: espesará y se pondrá más dura. Para utilizarla la podéis calentar un poco. Incluso, si queréis hacer caramelos de toffee simplemente tendréis que dejar cocer más tiempo la salsa y dejarña enfriar en bloque. Después cortáis en cubitos y envolvéis individualmente.