Confieso que no suelo hacer muchas recetas con cerdo porque, aunque me gusta mucho, contiene más cantidad de grasa que otras carnes. Pero, de vez en cuando, me quito el antojo con unas buenas costillas de cerdo al horno. En este caso, es una receta de costillas de cerdo picantes. No es una receta muy grandiosa en cuanto a ingredientes. Lo grande de esta receta es el cómo hacer las costillas de cerdo, ya que quedan muy tiernas. Por cierto, he utilizado la salsa picante del otro día.

Cómo hacer costillas de cerdo picantes tiernas

Aprendí a hacerlas hace bastante tiempo. Había visto formas de hacer costillas de cerdo que no me convencían mucho. Por ejemplo, en algunos sitios las cocían y después las untaban con el marinado y las terminaban en el horno. A mí, el hecho de cocerlas me parecía que perderían sabor. Y, entonces, vi otra forma, y es la que aplico en mi receta de costillas de cerdo picantes. Hay que hacerlas en papillote. Bueno, lo tenéis en el vídeo que podéis pinchar en la imagen de arriba y así verlo.

Yo mismo os contaba hace tiempo, en Directo al Paladar, en qué consiste el papillote. Ni más ni menos es envolver aquello que queremos cocinar en papel de horno, films especiales o papel de aluminio. Y asarlo. Así se hace en su propio jugo.

Ingredientes para 4 personas: 800 g a 1 kg de costillas de cerdo, pimienta negra recién molida y sal. Además, para la marinada una cucharada de miel y medio bote, unos 200 g, de la salsa Texas Sriracha de Stubb’s.

Paso a paso para nuestras costillas de cerdo al horno

1. Primero salpimentamos las costillas que pondremos sobre un papel de aluminio. Las envolvemos dos veces y así evitaremos cualquier tipo de fuga. Es decir, nos quedarán más tiernas.

2. Hornearemos las costillas de cerdo durante 1 hora a 180 ºC.

3. Mientras, preparamos la marinada. Hay que decir, que la podéis preparar con la salsa o ingredientes que queráis. Por ejemplo, si no tenéis salsa podéis fabricar una propia. Yo le pondría, por ejemplo: 1 cucharadita de chile molido, 2 cucharaditas de orégano, 1 cucharadita de tomillo, 1 cucharada de miel, 3 partes de aceite de oliva virgen extra, 1 parte de vinagre, y 1 parte de agua. Si hiciese falta un poco de pimentón dulce para que queden bien rojas. Nuestra marinada, la de nuestras costillas de cerdo picantes, irá con una cuchara de miel, un poco de agua para diluir la miel y la salsa antes mencionada en los ingredientes. El hecho de usar miel es para que juegue con el picante y además haga un efecto de glaseado al hornear.

4. Una vez que haya pasado la hora de las costillas. Abrimos el paquete del papillote. Pintamos las costillas por un lado, horneamos 10 minutos a 200 ºC. Sacamos. Damos la vuelta, pintamos y horneamos otros 10 minutos a 200 ºC. Esto mismo lo repetiremos dos veces más.

Y así, llegaremos a nuestras costillas de cerdo al horno. Estarán picantes, no en exceso. Estarán tiernas, mucho. Crujientes por fuera, un glaseado ideal. Bueno, a mi es que me enamoran.