Hoy probamos la salsa Texas Sriracha de Stubb’s. Me gusta probar este tipo de cosas, no sé qué tienen… Bueno, sí lo sé. A cualquiera de nosotros nos gusta ir de compras a sitios “no habituales” y comprar cosillas para experimentar en nuestra cocina. Así que, eso es lo que tiene: la novedad nos hace chiribitas en la cabeza.

Información técnica de la Salsa Texas Sriracha de Stubb’s

Será por ingredientes, tiene: agua, azúcar de caña, salsa sriracha de chile (pimientos chiles rojos, vinagre, azúcar, ajo, sal, aroma natural), vinagre destilado, pasta de tomate, sal, almidón de maíz, ajo, aromas naturales, especias, zumo de pera concentrado, cebolla, pasta de pimiento (vinagre destilado, pimiento rojo, sal), espesante E415).

La información nutricional, por cada 100 g, de la salsa Texas Sriracha de Stubb’s indica: tiene un valor energético de 94 kcal, 0 g de grasa, de los cuales 0 g de grasas saturas. 25 g de hidratos de carbono, de los cuales: 18,7 g son de azúcar. 0 g de proteínas. 0,94 g de sal.

El envase de la salsa Texas Sriracha de Stubb’s procede de Estados Unidos y tiene un contenido neto de 340 g. Es una salsa libre de gluten.

Mi opinión sobre la salsa picante de Stubb’s

Tapón Salsa Texas Sriracha de Stubb's

Visualmente es una salsa lograda. Ya de por sí, el nombre atrae a cualquier amante del picante, como es mi caso. En especial, y debo confesarlo, ya que prácticamente todos los días me pongo un poco (a veces bastante) salsa Sriracha real. La extra hot, por cierto. Es lógico pensar que si voy a una tienda llena de cosas golosas a los ojos, vea esta salsa y la quiera comprar. En mi caso, genera un exceso de expectativas que después explicaré.

Si observamos la salsa Texas Sriracha de Stubb’s, como os comentaba, está muy lograda. Tiene un color rojo realmente agradable a la vista. ¿Sabíais que el color rojo se relaciona de forma automática con las cosas agradables al comer? Esto es porque nos recuerda a algo fresco, intenso y sano. Pues esta salsa resulta así, muy fresca a la vista.

No es una salsa especialmente espesa, y eso que entre sus ingredientes está la goma Xantana y el almidón de maíz. En este caso, al decir que no es especialmente espesa la comparo con la salsa barbacoa de la misma marca, que sí lo es. Ya os hablaré de ella en otra ocasión. El caso es que el espesor la hace especialmente buena a la hora de utilizarla como marinada. Pero no, si lo que queremos es hacer unas costillas de cerdo. Receta que os pondré la próxima semana en vídeo.

Probando la salsa Texas Sriracha de Stubb’s

Al gusto, probando la salsa se me queda corta. Es decir, si es una salsa Sriracha en el imaginario colectivo es una salsa muy picante. Por lo que cada salsa que lleve su nombre debería ser realmente picante. En este caso, y por lo que comentaba antes, tal vez al comer la real de forma habitual, esta se queda con un sabor incluso dulzón. No es de extrañar viendo que de cada 100 gramos, casi 19 son de azúcar.

Realmente, al final, juegan con varios sabores que se quedan en la boca: el ácido, el dulce y tenemos el agridulce. Y el picante, o picantillo muy ligero diría yo. El juego es interesante pero no llega a ser realmente una pedazo de salsa. Ahora, debo decir que después del marinado que hice para las costillas que publicaré la próxima semana quedaron muy bien. Pero claro, utilicé la mitad del bote para 500 g de costillas y las pinté hasta 6 veces.

Mi conclusión, es que para una vez está bien. Que para “dipear” puede estar bien. En plan cortes de carne a la plancha o similares. Pero, realmente no es una salsa que merezca la pena comprar. Si quieres una salsa picante basada en la Sriracha de toda la vida, en mi opinión hay formas muy sencillas de hacerlas en casa. De hecho, un día haré una.