Esta nueva entrada con cosas curiosas de la cocina japonesa responde a una necesidad. Esta necesidad nace de la siguiente explicación. Si los sábados me he propuesto tener un post semanal con recetas interesantes de la blogosfera gastronómica, otro día a la semana incluiré trucos de cocina y, además, de la receta semanal que intentaré sea en vídeo, quiero añadir otro post a la semana con curiosidades gastronómicas del mundo.

Seguramente muchas de vosotras no lo sabéis. Ya que, ateniéndome a los datos de Google Analytics, aproximadamente un 80 % de la visitas que recibo son de nuevos visitantes. Hace muchos años quería estudiar Antropología y el año pasado me decidí a matricularme. Durante mucho tiempo pensé que estaría genial unir mis dos pasiones o gustos: la Gastronomía y la Antropología. Ahora, no estoy tan seguro de ello… la verdad. Básicamente porque hay muchos otros campos de la Antropología que me están pareciendo apasionantes.

Ahora bien, en un intento de unir estas dos pasiones voy a hacer esta nueva entrada, que ya digo quiero que sea semanal. No necesariamente estos posts irán unidos a la Antropología y no necesariamente serán posts “científicos”. Aún así, creo que pueden estar muy bien. Este primero, sobre la cocina japonesa viene a cuento porque me encanta este tipo de cocina.

El hecho de ser una gran isla (archipiélago de islas) durante buena parte de su historia se han mantenido aislados de prácticamente todo el mundo conocido. Esto ha hecho que en su cultura actual permanezcan vivos muchos rasgos culturales que en otras culturas ya sea por roce, asimilación, aculturación, etc., se han ido modificando a lo largo de los siglos. Y, claro, la gastronomía forma parte de la cultura.

Cinco curiosidades de la cocina japonesa

1. La cocina japonesa está fuertemente unida a su entorno. El relieve, la proximidad al mar, las montañas, la naturaleza en general ha aportado una gran complejidad y variedad a la cocina japonesa. Los ingredientes, las recetas, incluso la vajilla muestran esa harmonía entre entorno y elaboración. Incluso, después de la revolución Meiji los japoneses han sabido transformar e incorporar recetas extranjeras a su recetario. La cocina japonesa demuestra una capacidad de adptación como pocas en el mundo.

2. El arroz, algo más que un ingrediente. Para nosotros el arroz, salvo en sitios muy determinados, es un ingrediente que forma parte de guarniciones. Para los japoneses el resto de platos de la mesa giran en torno al grano de arroz. Este se sirve hervido y sin condimentos. El resto de platos en pequeñas porciones se disponen alrededor de este, como en cierto modo queriendo decir que su papel en la mesa es el de abrir más el apetito para comer más arroz. Pero hay más que demuestra la importancia del arroz.

3. Desayunar, comer o cenar se dice ‘go-han’ o ‘taberu’, que significa literalmente “comer arroz”.

4. Hasta tal punto llega la devoción por el arroz que el “postre” más importante se elaboran 100 % con granos de arroz: el mochi. Antiguamente los pobres y los agricultores de tierras altas, que no podían acceder a mucho arroz, lo mezclaban con granos de menor importancia. Pero los mochis, siempre al 100 %.

5. Antiguamente, los japoneses creían que los espíritus de las plantas del arroz vivían en los granoso de estas. De este modo, se batían los granos de arroz en morteros grandes y se consumían, en forma de mochi, en las fiestas más importantes del año. Cosa, que por supuesto, se sigue haciendo.

Cinco curiosidades más de la cocina japonesa

6. No hay comida importante sin arroz, sin mochi, y, por supuesto sin sake, bebida alcohólica elaborada de arroz.

7. Buena parte de la cocina japonesa de hoy en día viene derivada de la cultura, que durante siglos existió, derivada de la religión budista y sintoísta, que prohibía comer carne de mamíferos de cuatro patas e incluso de aves. Algún día escribiré uno, o varios, posts sobre estas creencias y sobre cómo muchas de ellas son formas de aplicar a la vida lo que es lógico en función al acceso de recursos de los que se disponía. Así que, buena parte de la dieta de la cocina japonesa está repleta de pescado (incluidas ballenas, aunque estas fuesen mamíferos, que eran vistas como peces grandes). Así que, no es de extrañar que se haya desarrollado tanto el noble arte de la preparación del pescado.

8. La cocina japonesa intenta que la intervención en las elaboraciones sea la mínima y necesaria. Huyen de los alimentos demasiado cocinados o de incorporar demasiados condimentos.

9. Más importante que la mano de un cocinero lo es que la materia prima sea fresca. Hasta tal punto de que son verdaderos enamorados de la cocina de temporada (shun).

10. Fue la época de apertura Meiji la que hizo posible que se incorporarán al recetario de cocina japonesa recetas con carne. Y lo hicieron porque la apertura exigía incorporar mano de obra y militar más alta y robusta y por lo tanto con más necesidades de proteína.

Fotos en Flickr y Flickr