Publicada en

Glotoncito de brownie y limón

Esta receta es larga, el post es largo, largo ha sido el tiempo que he tardado desde la última receta en vídeo , semana y media con las cervicales un poco mal. Pero todo esta “largura” ha valido la pena. Ya lo veréis. Aunque creo que la foto de esta receta que he llamado glotoncito de brownie y limón lo dice. Pues mirad el vídeo después del leer más y veréis.

Cómo hacer un postre con sablé de chocolate, brownie y crema de limón…

y terminar llamándolo “Glotoncito de brownie y limón”. Estos días de “baja” he estado viendo muchas cosas y pensando muchas más. Las que veía se podían clasificar en, por un lado, locales, y, por otro lado, pastelería francesa. Los locales para el negocio que quiero montar y que está siendo un verdadero suplicio (que se lo digan a mis cervicales). Pero este tema, no quiero tocarlo por aquí, por el momento.

El tema pastelería francesa me tiene hipnotizado. Creo que si tuviese la oportunidad de volver a estudiar en la escuela de hostelería me decantaría, firmemente, por irme a una buena escuela de pastelería, aunque fuese carísima. Lo haría convencido de que, creo, que hoy en día es una de las mejores profesiones que se pueden tener. La creatividad unido al cálculo casi científico de las preparaciones creo que tienen una magia increíble.

Pero. Sí, hay un pero. A mí la pastelería francesa no me termina de convencer. Me parece demasiado fina, demasiado perfecta. Por un lado siento envidia, por lo que decía antes. Pero por otro lado, a mí me gusta más otra cosa. Me gusta ser feliz con lo que es el lema de mi futuro negocio, “Un paraíso para el glotón que llevamos dentro” y es que por algo este blog se llama El Monstruo de las Galletas. El monstruo que yo conocí de pequeño, en la tele claro, era basto, tosco, gracioso, grande, gordo… me encantaba. No me imagino a este ser comiéndose un pastel frances de formas, colores y sabores que parecen de otro mundo. Me lo imagino mezclando chocolate, azúcar, huevos, cremas, galletas, etc., de mil y una formas y dando resultados de glotonería a tope.

Pensando en todo esto, he llegado a la conclusión de que es la repostería americana la que encarna esta visión pero no toda la repostería americana. Hay una gran parte de esta que no me gusta nada en absoluto: la de los colorcitos (de colorantes) y las cosas “chachis” y guays. A mi me gusta lo realmente glotón. ¿Y si cogemos la pastelería francesa en su forma pero la elaboramos con partes de la repostería americana? Bestial lo que puede salir. Allá voy yo.

Ingredientes para 6/8 glotoncitos como yo

Para la base sablé de chocolate,

210 g de harina
40 g de cacao molido 100 %
100 g de azúcar glass o lustre o molido
125 g de mantequilla
2 huevos
Una pizca de sal

Para el brownie,

2 huevos
100 g de azúcar
75 g de chococolate (55 % cacao)
125 g de mantequilla
60 g de harina

Para la receta de brownie tenéis este enlace donde podéis ver cómo se hace en vídeo. La diferencia es que aquí utilizaremos otro molde que tenéis en el vídeo de esta misma entrada.

Para la crema de limón,

(Mejor, haced el doble de cantidad que la que hay en el vídeo, sería estos ingredientes)

4 huevos
150 g de azúcar
Zumo de 3 limones
Ralladura de 1 limón
100 ml de nata (35 % mg)
65 g de mantequilla

Pasos

1. Primero haremos el sablé de chocolate. En amasadora es fácil, mezclamos todos los ingredientes hasta que se hayan unido sin trabajar mucho. Si lo hacemos a mano, mezclaremos primero con la punta de los dedos la harina con la mantequilla y el cacao molido. Después añadiremos el resto de ingredientes y mezclamos sin amasar. En el primer caso podremos pasar al segundo paso inmediatamente, sino tendremos que esperar a que la masa se enfríe en la nevera envuelta en film.

2. Ponemos un papel de horno o vegetal. Ponemos la masa y otro papel encima. Aplastamos un poco y estiramos con un rodillo hasta dejar un grosor de medio centímetro. Horneamos a 180 ºC durante unos 15 minutos.

3. Al sacar, cortamos con un corta pastas de unos 6 centímetros. Dejamos enfriar tal cual, como podéis ver en el vídeo.

4. Hacemos el brownie como os he puesto arriba, podéis ver la receta aquí. El molde que utilizaremos será uno de silicona de 5 centímetros de diámetro. Horneamos a 180 ºC durante 6-7 minutos y como saldrá poco hecho lo congelaremos el brownie para poderlo desmoldar bien.

5. Para la crema de limón, lo que haremos, será mezclar todos los ingredientes en un bol y llevarlo al fuego hasta que espese. Calentar a fuego suave y remover todo el tiempo. Que no hierva puesto que se puede cuajar el huevo o incluso cortar la nata y se estropearía.

6. Montamos en unos aros de 6 cm unos rollos de papel, aunque lo suyo es utilizar unos rollos de pvc o acetato que venden para repostería y pastelería. En la base ponemos la galleta de chocolate. Después el brownie dentro y por último, encima, tapando todo la crema de limón.

7. Metemos en el congelador para que se endurezca todo y poderlo desmoldar bien. Después decoramos al gusto de cada uno, dejamos que se atempere en la nevera o a temperatura ambiente y a comer nuestros glotoncitos de brownie y limón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.