Hace unos días, nuestra amiga Nuría (la endocrina que me enseñó el método del plato) nos regaló un libro de legumbres (del que os hablaré otro día) de la Fundación Alicia y, hoy, he hecho la primera receta (en vídeo como os comenté hace dos semanas, todas van a ser en este formato): unos nachos de harina de garbanzos.

Cómo hacer una receta de nachos con harina de garbanzos

Dentro del método del plato, ya sabéis que es muy importante comer de todo, pero en su justa medida. Y en este sentido se comen hidratos de carbono de diferentes fuentes: harinas de trigo, pastas de harinas refinadas, arroz, etc., y también legumbres. Pues bien, una forma original y divertida de comer garbanzos es de esta forma, utilizando su harina para hacer unos nachos, que además podemos especiar con lo que queramos y de esa forma hacerlo al gusto de cada uno o pensando en lo que acompañarán: guacamole, hummus, queso crema, tomate, etc.

Aquí tenéis el vídeo:

Ingredientes para acompaña un dip de unas 4 personas:

250 g de harina de garbanzos
80 g de aceite de oliva virgen extra
65 g de agua
1/2 cucharadita de sal
1 cucharadita de especias al gusto
1 cucharadita de impulsor

Paso a paso:

1. Empezamos poniendo la harina de garbanzos en un cuenco y dentro añadimos todos los ingredientes.

2. En el caso de las especias, he puesto pimentón dulce y garam masala. Pero se puede añadir muchos diferentes, mezclas mexicanas, marroquís, otras asiáticas, etc.

3. Amasamos con la mano. Como veis en el vídeo es muy quebradiza. Se puede añadir algo más de agua si queréis, pero es mejor que quede dura.

4. Después, ponemos entre dos papeles de horno y estiramos con paciencia, hasta obtener un grosor fino, aunque tampoco mucho, domo de 2 mm.Dejamos enfriar unos 30 minutos en la nevera.

5. Sacamos, cortamos triángulos y ponemos en una bandeja de horno. Horneamos a 170 ºC durante unos 12 minutos. Sacamos, dejamos enfriar los nachos con harina de garbanzos y a disfrutar comiéndolos.