La foto que veis en esta receta es la de unos rollos de canela… Eso sí, detrás está la receta de rollos de dulce de leche, plátano y nueces que he hecho. Y en los pasos de la receta también tenéis las fotos del “paso a paso” de esta receta. La verdad es que como no pensaba poner la receta en el blog (por pereza) hice las fotos con el móvil y de ahí que se me haya olvidado hacer la foto de presentación. Cosas que me pasan.

Últimamente se ven tiendas, al menos por Madrid, especializadas en panadería y repostería algo diferente a las pastelerías tradicionales. Sí, las hay, cada vez más. Pero me resulta muy triste como los modelos de negocio, la mayoría, los que crecen como champiñones, se dedican a vender malas materias primas envueltas en papel couché. Vivimos en una época en la que el marketing es más importante que lo que nos metemos en la boca y el cómo se hace lo que nos metemos en la boca.

Me produce mucha tristeza como, como masa que nos comportamos, hemos perdido una total crítica de los productos que compramos. Resulta paradójico que lo que nos llame la atención sea el hispterismo del local o el precio de la bollería industrial que nos comemos en lugar de factores dichos anteriormente: ¿Qué y cómo hacen lo que nos comemos?

Ante ese tipo de locales, que seguro tenéis uno cerca de donde vivís, hay otros locales que se han preocupado por invertir dinero donde hay que invertir, que es en formación del personal y en comprar buenas materias primas. Además, los locales también son atractivos. Es esa la muestra de que siempre, siempre, siempre, hay una alternativa mejor, aunque más cara, que los cruasanes de 50 céntimos 2×1. Alguna vez os he hablado de alguno de ellos.

Esta reflexión que os hago es porque haciendo la receta he pensado en los locales que han montado para vender rollos de canela y otros. La mayoría congelados y horneados allí mismo. La gran menteria del horneado allí mismo. Sí, es importante ese detalle. Pero más lo es… ¿dónde y con qué materias primas están hechos?.

Ingredientes para 8 personas:

Para la masa:

850 g aprox. de harina de fuerza
5 g de levadura instantánea de panadero
375 ml de leche entera
100 g de azúcar
100 g de mantequilla
2 huevos
1 cucharadita de sal

Para el relleno:

2 plátanos no muy maduros, pero tampoco verdes
1 bote de dulce de leche
1 puñado de nueces

Para el glaseado:

250 g de azúcar glass
1 cuchara de leche
5 gotas de zumo de limón

Paso a paso:

1. Por un lado mezclaremos la harina con la levadura. Al ser instantánea de panadería no nos hará falta hidratarla primero.

2. Por otro lado mezclamos la leche, la mantequilla, el azúcar y la sal. Lo calentamos para que se derrita la mantequilla y posteriormente y fuera del fuego añadimos los huevos, mezclando enérgicamente.

3. Añadimos esta mezcla a la harina y amasamos. El resultado de la masa debe ser suave, que no se pegue a las manos. Si es necesario añadir un poco de harina o un poco de líquido lo haremos. Dependiendo si está pegajosa o bien está muy seca. Amasaremos a mano unos 10 minutos o 5 minutos en maquina.

rollos-dulce-de-leche-pasos-1

4. Dejaremos que la masa fermente hasta el doble de su tamaño inicial. La amasamos para desgasificar y volvemos a dejar que leude.

5. Estiramos la masa con un rodillo sobre la mesa enharinada. Hacemos con una forma alargada y estrecha a lo ancho. La pintamos con dulce de leche y distribuimos el plátano cortado en rodajas y las nueces en mitades. Después enrrollamos a lo ancho y cortamos en rollos de unos 5 o 6 centímetros.

rollos-dulce-de-leche-pasos-2

6. Los colocamos en un molde de bizcochos o similar previamente engrasado con mantequilla. Los dejaremos un poco separados para que cuando fermenten de nuevo se junten. Horneamos a 200 ºC durante unos 20 o 25 minutos, hasta que estén dorados.

rollos-dulce-de-leche-pasos-3

7. Los sacamos, y todavía en caliente echaremos por encima el glaseado. La mezcla de azúcar, zumo y leche debe dejar una mezcla espesa. Dejamos enfriar y servimos.