O consejos para que que no se estropee la tarta de queso en el horno. Así de sencillo y así de claro. Estoy haciendo una tarta de queso en este mismo momento en el que escribo estas líneas y me he dado cuenta que esta es una de las grandes preguntas de la humanidad a la hora de enfrentarse a hacer una tarta de queso caliente.

¿Caliente? Sí, se llaman así a las tartas de queso que necesitan del horno para hacerse. Eso seguro que ya lo sabíais, no es que se coman calientes, aunque lo mismo también están muy ricas de ese modo. Pues bien, a pesar de hacer la mejor masa de cuchara del mundo, a veces, la tarta de queso se nos suele hundir al sacarla del horno, o también se suele agrietar al cocerse en el horno. De ahí que si seguís estos consejos, pocos y breves, habrá un alto porcentaje de ocasiones en los que os quedará perfecta.

Consejos para hornear una tarta de queso

La clave a la hora de hacer una tarta de queso es no tener prisas, ya veréis el porqué:

  1. Haremos el batido sin prisas ni agobios. Lo mejor será hacerlo a mano y despacio, mezclando sin aspavientos para evitar introducir mucho aire en el interior del batido con el objetivo de que después ese aire no infle mucho nuestra tarta ya que es uno de los motivos por los cuales después de inflarse en el horno se desinflará fuera del horno.
  2. Dejaremos reposar el batido una media hora antes de introducir al horno con el objetivo de que parte del aire que haya entrado en el batido al mezclar los ingredientes salga poco a poco.
  3. La cocción en el horno será lenta y prolongada. Haciéndolo de este modo evitaremos que, precisamente, el aire del interior del batido que haya podido quedar no haga crecer demasiado la tarta y así ni se agrietará ni se abombará.
  4. Una vez cocida, si lo hemos hecho a baja temperatura (por ejemplo 150 ºC y 1 hora para un molde normal de unos 21 cm de diámetro), la dejaremos reposar en el horno a puerta cerrada evitando así diferencias de temperatura que hagan que se agriete o se baje muy rápido y quede abombada. Al cabo de una hora con el horno apagado podremos sacarla y terminar nuestra tarta si queremos con el topping que deseemos.

Ya veis, os dije que eran pocos y breves los consejos para evitar que no tarta de queso salga fea del horno. Así que ahora solo toca poner en práctica los consejos con alguna de estas tartas: