Ya hice unas galletas hace poco tiempo, que por cierto las tengo pendientes de publicar, y ayer hice esta otra receta en vídeo. Mi celebre banana bread pero con el añadido del butterscotch. Bueno, realmente tiene más cambios la receta. Además, lo más especial es que la he hecho con mis dos enanos, que me han salido muy cocinillas.

¿Por qué? Porque a pesar de que aquel entonces pensase que era la mejor receta, y lo siga pensando, los gustos cambian con el tiempo y lo que antes era mucho dulce ahora prefiero algo menos y más disfrutar de otros sabores. El dulce mata otros sabores, como por ejemplo la intensidad del plátano. Así que a esta receta de hoy, le he puesto menos azúcar y creo haber cambiado otras proporciones como la harina y demás. Bueno, ya sabéis después del leer más viene el vídeo y la receta con el paso a paso.

Ingredientes para un bizcocho:

2 plátanos maduros (en mi caso uno más que otro)
200 g de azúcar moreno
100 g de mantequilla
50 g de butterscotch
100 g de leche y unas gotas de vinagre o limón
300 g de harina
1 cucharadita de sal
10 g de impulsor

Paso a paso:

  1. Empezaremos mezclando los plátanos con el azúcar hasta conseguir una masa más o menos homogénea.
  2. Después, añadimos la mantequilla derretida con el buttersotch. Mezclamos bien e incorporamos el buttermilk.
  3. Una vez incorporados los ingredientes líquidos añadiremos la harina, a la que previamente le hemos incorporado la sal y el impulsor.
  4. En un molde engrasado y con papel de horno ponemos la masa y horneamos a 180 ºC durante 40 minutos. Después ponemos un papel de aluminio por encima y bajamos a 170 ºC y seguimos horneando unos 20 minutos.
  5. Antes de sacar comprobaremos que está bien cocido pinchando en el centro con un palillo o brocheta. Si sale seco es que estará si no, pondremos 5 minutos más y repetiremos con el palillo.
  6. Una vez terminado dejamos enfriar un poco y desmoldamos. A mi me encanta comerlo un poco templado pero lo mejor será que esperéis un poquito más.