La segunda receta que hago con Ruavieja es con la Crema de Orujo. En este caso pensé, qué le puede venir bien a la crema e instantemente pensé en un brownie. Ya sabéis que los brownies son mi perdición además de una de mis especialidades y que me encanta combinarlos con un sinfín de productos: frambuesas, castañas, nueces, plátanos, chocolates diferentes, caramelo, m&m’s, etc.

Pues nada, en este caso llevaba tiempo queriendo hacer un Mississipi Mud Pie que le eché el ojo hace un tiempo a Martha Stewart. Así que su receta me ha servido de inspiración para hacer mi propia versión reconvertida en una tarta de brownie con top de queso y Crema de Orujo Ruavieja. Por cierto, después del leer más tendréis la receta en vídeo y el texto con el paso a paso.

Cómo hacer una tarta de brownie con top de queso y crema de orujo

Para que el brownie pierda su condición de brownie tal cual pensé que sería bueno repetir la base del pie de Martha. Es decir, le he puesto la base de galletas tipo Oreo. Como relleno le he puesto el propio brownie. En este caso mi receta que sé que más de una tienda por España tiene para vender a sus clientes (y no me extraña porque debo decir que está genial – no hace falta que mi abuela me eche piropos -). Y de top le he puesto una nube de queso crema con el topo de la crema de orujo Ruavieja.

Ingredientes:

Para la base

250 g de galletas tipo Oreo sin el relleno blanco
75 g de mantequilla

Para el relleno

4 huevos
200 g de azúcar
250 g de mantequilla
160 g de chocolate mínimo 55 % de cacao
120 g de harina

Para la nube de queso

600 g de queso crema
65 g de crema de orujo Ruavieja
50 g de azúcar

Paso a paso:

  1. Empezaremos por la base. Quitamos el relleno de las galletas y las metemos en una bolsa de plástico para machacarlas.
  2. Una vez machacadas le añadimos la mantequilla derretida y la mezclamos bien. Ponemos la mezcla en la base de un molde de unos 18 cm de diámetro. Dejamos en frío unos 30 minutos para que se endurezca.
  3. Seguimos por el relleno de brownie. Mezclamos los huevos con el azúcar hasta que quede bien incorporado.
  4. Derretimos la mantequilla y le añadimos el chocolate, también derretido. Mezclamos bien.
  5. Incorporamos a la primera mezcla y removemos bien. Añadimos la harina hasta que quede una mezcla homogénea.
  6. Ponemos en el molde y horneamos a 180 ºC. Ahora es importante esta indicación. Si queréis que quede poco hecho, a mi me encanta el brownie poco hecho, tendréis que hornear 25 minutos. Si queréis que quede bien hecho unos 35 minutos. Al final os explico más.
  7. Terminamos haciendo la nube de queso crema. En un bol mezclamos el queso crema, el azúcar y la Crema de Orujo hasta que quede bien lisa y suave. Guardamos en frío hasta el momento de servir la tarta. En ese instante la ponemos por encima y extendemos de forma irregular.

Sobre el punto del brownie

Los que me seguís desde hace tiempo sabéis que soy un ferviente defensor del brownie poco hecho. ¿Por qué? Porque si lo coméis caliente es un placer comer el centro del brownie como si fuese un coulant. Pero es que además, una vez frío y en especial de un día para otro, el brownie termina endureciendo quedando el centro de una forma suculentamente denso. Podéis ver la diferencia al final del vídeo (recién hecho) y la fotografía de portada del post en la que ha pasado un día en nevera. Las dos formas son realmente exquisitas de comer el brownie, como digo, poco hecho.

La otra forma es cuajarlo del todo en el horno. Con más tiempo el brownie sale cuajado como un bizcocho denso. En este caso me gusta menos porque sale como más seco. Cosa que empeora de un día para otro.