Había un mundo antes de que existiesen los sifones iSi de Ferran Adrià. Igual que existían las cabinas de teléfono antes que los móviles, las espumas también podían hacer sin sifón. De hecho, este tipo de espumas formaban parte de la cocina francesa que revolucionó la cocina mundial antes de que lo hiciese la cocina de vanguardia que todos conocemos por ser más cercana en tiempo y lugar.

Pero bueno, esta forma de hacer espuma de aguacate nos acerca un poco a la cocina sin cosas tan clásicas, hoy en día, como es el sifón, que buena parte de vosotros no tenéis y que los que lo tenemos, lo tenemos tan bien guardado que no solemos sacarlo nunca, ni tan siquiera para hacer esta receta. Bien es cierto que con el sifón nos ahorraríamos mucho trabajo puesto que consistiría básicamente en hacer puré del aguacate maduro, mezclarlo con la nata, pasarlo por un tamiz, meterlo en el sifón, cerrar, poner la carga, enfriar y hacer la espuma.

Hacedme caso, se pueden hacer espumas sin el sifón de Adrià

Pero el trabajo también nos aporta ventajas, por ejemplo en este caso la espuma que conseguimos nos durará mucho más tiempo montada, lo cual sí o sí es una ventaja. ¿No?

Ingredientes para 4 personas:

2 aguacates
250 ml de nata de 35 % mg (materia grasa)
350 g de gambas
250 ml de salsa rosa (que podemos hacer en casa)
Sal, pimienta y perejil picado
1/2 limón

Cómo hacer espuma de aguacates sin sifón

1. Empezaremos cociendo los gambones en casa. Sí, es mucho mejor, pero también podéis comprarlos ya cocidos. Si os animáis a hacerlo en casa solo tendremos que poner los gambones en agua hirviendo, olla grande, y un par de hojas de laurel. Cocemos unos minutos, pocos, y sacamos a agua fría con hielo para que se enfríen cuanto antes. Después pelamos y reservamos.

gambones cocidos

2. Para sacar la carne de los aguacates los partiremos por la mitad y con una cuchara seguimos la piel por dentro «et voilà» ya estará fuera. El hueso suele salir fácil, si no, antes de sacar la carne claváis un cuchillo en el hueso y saldrá fácil. Trituramos el aguacate para que quede muy fino y le ponemos sal y zumo de limón.

pelar aguacates

3. En un bol a parte montamos la nata. Lo mejor para montar la nata es que esté fría. Si hace calor, para evitar que la nata se caliente, podemos poner un bol grande con hielo y agua y meter dentro el bol donde montaremos la nata. Para montar hay que batir, así batiremos hasta que quede bien montada, consistente.

espuma de aguacate, nata con aguacate

4. Añadimos el puré de aguacate, mezclamos bien y con cuidado para que no se baje la nata y ya podremos servirla.

5. Os animo a presentar la espuma de aguacate como si fuese un cocktail de gambas. Por ejemplo, una cama con la espuma, encima las gambas y después un poco de salsa rosa.