Si hace unas semanas vimos los pasos más importantes a la hora de hacer un bizcocho, hoy veremos de una forma más clara y determinante los principales errores que se cometen a la hora de hacer un bizcocho y así seguiremos avanzando en nuestro curso de repostería.

¿Qué es un bizcocho?

Ya sabéis que se tratan de unas masas esponjadas por huevos que pueden llevar o no grasa en su composición. Lo de esponjada no es más que añadir aire, la primera vez al emulsionar el huevo y el azúcar. Se bate con varilla o con batidora. El huevo y el azúcar se mezclan y al mismo tiempo incorporan aire formándose microcápsulas de burbujas huevo, azúcar y aire que hace aumentar el volumen del batido y después en el horno formarse la esponja.

Bizcocho-de-yogur-esponjoso

Por eso, este batido debe hacerse con suavidad, para evitar que se destruyan estas cápsulas que después en el horno aumentarán de volumen por acción del calor al tratar, el aire, de expandirse y quedar atrapado en las parecedes del batido de harina, huevo y azúcar. En las masas con grasa se necesitará impulsor o gasificante para darle un impulso extra, una fuerza extra, al aire.

Pero existen varios motivos por los cuales un bizcocho no sube. Veamos.

Principales errores por los que un bizcocho no sube

Bizcocho de Yogur

1. Por un batido escaso. Un batido insuficiente hace que el huevo no esponje lo necesario y, al mezclarle la harina, lo que se hace es amasar formando una pasta que al cocerla quedará dura y no como si fuese una esponja.

2. Por una mezcla con una carga de aire excesiva también conseguiremos que el bizcocho no esponje porque lo que haremos será destruir las cápsulas comentadas con anterioridad. Y al mezclare la harina se bajará mucho y en el horno no esponjará.

Pero es que también el bizcocho se puede bajar en el horno por otras razones.

Otros errores típicos al hacer un bizcocho

Miga del bizcocho

1. Por un reposo demasiado prolongado de tiempo, después de elaborarlo, antes de cocer, ya que con el paso del tiempo la carga de aire tiende a escaparse y por lo tanto se producirá de forma automática el proceso de amasado descrito anteriormente.

2. Dentro del horno, si a medio subir y sin haber conseguido aún consistencia, se golpea, la carga hundirá el bizcocho o si el horno se abre, la carga perderá temperatura paralizándose el aumento de volumen de aire de las cápsulas y, por tanto, se producirá lo descrito en el punto 1.

3. Por una excesiva temperatura del horno, se dorará excesivamente por fuera, endureciéndose y haciendo que el aumento del volumen no pueda producirse y a la vez quedará crudo por dentro con lo que al sacarlo del horno se bajará y no podrá utilizarse.

Más artículos del curso de repostería:

La levadura: tipos y funciones
Huevos: clases, propiedades, cómo usarlos y más
Pasos más importantes para hacer un bizcocho