bizcocho-de-platano-y-coco-pasos3

Seguimos en la parte teórica del curso de repostería. Hoy, con los pasos más importantes para hacer un bizcocho casero. Es muy importante este post ya que con el aprenderemos lo básico sobre las masas. Después veremos los tipos de cremas que podemos hacer de relleno de los bizcochos. Y con la última parte, las coberturas, podremos hacer una tarta perfecta.

Los bizcochos, las masas de los bizcochos, básicamente son mezclas de sólidos y líquidos con grasas y aires. Así que tenemos por un lado harina y azúcar, por otro lado huevos y aire. Ademásm se les puede añadir otro tipo de grasas como son aceite o mantequilla. Pero el objetivo es que ese bizcocho sea dulce, meloso, húmedo. De lo contrario la sensación en boca será un tanto malo.

El aire mencionado anteriormente no es más que el añadirlo a la masa mediante batido. Así que si tenemos una batidora de varillas eléctrica conseguiremos una buena cantidad de aire dentro de la masa y nos quedará muy esponjoso. Pero eso no basta, hay que seguir unos pasos.

En resumen, los bizcochos están compuestos por unos ingredientes que dan estructura: harina y huevos. Por otro lado, ingredientes que dan suavidad, sabor, textura al bizcocho que son el azúcar y las grasas.

Ingredientes para hacer bizcochos

harina-mantequilla

Para hacer bizcochos utilizaremos harina normal, la de toda la vida. Sí, también sirve la de «repostería», pero de verdad con la harina de siempre conseguiremos hacer el bizcocho sin problemas. En ocasiones, se puede mezclar la harina con alguna cantidad de almidón de maíz o «maizena» para conseguir que quede más suave.

Además, existe una mezcla en las tiendas que son harinas preparadas para bizcochos. Es decir, vienen con el impulsor o gasificante ya mezclado. Yo soy más partidario de poner lo que venga en la receta así que estas harinas también las descarto.

Por otro lado, no en todos pero sí en muchos, se utiliza grasa: aceite o mantequilla. Este ingrediente se utiliza sobre todo en los bizcochos pesados que necesariamente llevarán gasificiantes porque la masa necesita un impulso extra al aire que añadamos para subir en el horno.

Prefiero usar mantequilla, primero por su sabor, y segundo porque el bizcocho queda mucho más suave al tacto en boca, aunque no tan ligero como el aceite. Por descarte, no uso margarinas. Aunque entiendo que en los bizcochos con intolerancia a lactosa o alergia a la proteína de la leche son necesarias las margarinas vegetales con ausencia de lactosa o leche.

Mantequilla

En cuanto al azúcar, se pueden utilizar varios. En general, se utiliza para dar dulzor, obvio, pero también es la parte crujiente de los bizcochos, la densidad. Sí, un bizcocho que tenemos en mente es un bizcocho esponjoso, pero que es masas de bizcocho se utilizan para muchos tipos de elaboraciones, también hay pastas bizcochadas. Por lo tanto, pensemos en el azúcar como el que da textura a un bizcocho.

Los que más usaremos son: el normal de mesa cuesta disolverlos y es el que más hace que la masa se quede crujiente. El lustre o glas o molido es ideal para batirlo con los huevos, se disuelve rápido. El azúcar moreno, ideal para dar color y sabor, eso sí siempre que sea de calidad y no un azúcar moreno teñido.

Los huevos, siempre a temperatura ambiente y de tamaño M o como mucho L. Estos añaden parte líquida, parte de grasa, proteínas, emulsionantes. Vamos, sin huevos no hay bizcochos tal cual. Sí, hay sustitutos para los casos de alergias al huevo.

Los impulsores o gasificantes, de los que ya hemos hablado en muchas ocasiones.

Después, tendremos una serie de ingredientes adicionales. Chocolate, cacao, cereales, frutos secos, etc. Adiciones que se pueden hacer molidos, en trozos, enteros, etc.

Pasos para hacer el mejor bizcocho casero

Pasos para hacer bizcochos de soletilla 2

Empezaremos por el principio. Primero medimos todos los ingredientes y según la receta, siempre que sea de confianza. Después mezclaremos en orden. Y por último hornearemos en el molde que corresponda.

Ahora bien a veces debemos hacer correcciones a la receta. El equilibrio de los ingredientes dependerá de cómo lo queramos. Por ejemplo, si ponemos demasiada harina o huevo saldrá un bizcocho seco. Si ponemos demasiado azúcar o grasa, quedará demasiado húmedo. Así que, lo suyo es ir probando las mejores medidas y pensar para qué queremos el bizcocho.

En cuanto a la mezcla de la masa del bizcocho hay que seguir unos pasos. Por un lado se mezclan los ingredientes sólidos: harina, impulsor y cacao en polvo si lo hubiese. Es importante pasar la harina con el resto de ingredintes mezclados por un colador para que se airee. Después mezclaremos los líquidos por otro lado, batiendo con energía para que entre aire y montando en los casos que sea necesario a punto de nieve.

Hay mucho más que decir, pero ya lo veremos cuando veamos recetas concretas.

Cómo conservar el bizcocho para que no se ponga seco

Bizcocho de Yogur

El bizcocho que sobre siempre lo mantendremos a temperatura ambiente siempre que sea fresca y suele durar en buen estado unos dos días. Sí lo guardamos en la nevera varios días y en el congelador puede durar hasta meses.

A temperatura ambiente o en la nevera lo mantendremos envuelto con film de cocina transparente o con papel de aluminio, en especial en las zonas cortadas, así no se secarán.

En el congelador, lo envolvemos en film muy ajustado y después en una bolsa de plástico o papel de aluminio para que no lleguen olores al bizcocho. Y para descongelarlo, lo dejaremos encima de la cocina, tapado.