Esta receta de croquetas no solo está muy rica y es fácil si no que queda muy cremosa. Es una de las últimas recetas que hemos hecho en los talleres que imparto en un par de centros culturales del Ayuntamiento de Madrid de ahí que la foto sea un poco regulera pero es lo que tiene el hacer recetas «in live».

Bueno, para hacer croquetas podemos utilizar los mismos ingredientes del «roux» (harina más mantequilla) junto con el líquido. La diferencia vendría a ser que los ingredientes se suelen añadir cocinados, así que se los echaríamos al final justo cuando el punto de la bechamel lo hayamos conseguido.

Croquetas de chipirones en su tinta

Ingredientes para seis personas:

600 g de chipirones
2 sobres de tinta de calamar
110 g de harina
110 g de mantequilla
150 ml de nata
650 ml de leche entera
2 dientes de ajo
2 huevos
Pan rallado
Aceite de oliva
Sal

Pasos:

1. Empezamos limpiando los chipirones y los picamos lo más finito que se pueda. Los reservamos.
2. Continuamos dorando los ajos, cortados en láminas finas, en una sartén o cazuela baja con un poco de aceite de oliva virgen extra. Cuando estén dorados los retiramos.
3. Añadimos los chipirones y los cocinamos bien, soltarán líquido y lo dejaremos que se evapore. En ese punto añadimos la mantequilla y dejamos que se derrita.
4. Incorporamos la harina, mezclamos bien y vamos incorporando poco a poco la leche con la nata. No incorporaremos más hasta que no esté bien mezclada. Una vez que hayamos añadido todo el líquido ponemos a punto de sal y pimienta y la tinta de calamar. Ponemos la masa en un plato o envase para que se enfríe. Lo taparemos con un film de cocina para que no forme costra.
5. Para empanar pasaremos porciones de masa, siempre iguales y del mismo tamaño, por harina, damos forma, huevo batido y pan rallado, rectificando la forma si fuese necesario.
6. Freímos las croquetas en aceite bien caliente, que queden bien doradas. Sacamos a un papel de cocina y servimos.