Cómo os comenté la semana pasada por fin empezado capítulos con más miga, o al menos me parece a mí que os van a parece más interesantes, dentro del curso de repostería que estamos llevando a cabo. Con vídeo, que podéis ver al final del post, aprenderemos a usar la manga pastelera ya que es uno de los utensilios más básicos que tenemos a nuestro alcance y que lo usaremos en multitud de elaboraciones.

Sí, elaboraciones que van desde los bizcochos a las coberturas o los rellenos. En el vídeo de hoy veremos lo básico: la posición de las manos, cómo poner la boquilla, cómo taponar la salida para que no se salga la mezcla mientras rellenamos la manga y cómo debe ser la presión para conseguir que salga bien la mezcla de una forma uniforme.

La manga pastelera: tu amiga

Pastas rizadas

No hay que temer a la manga pastelera y solo usándola muchas veces conseguiremos que nos salga muy bien todos los rellenos que hagamos. El relleno de hoy, o mejor dicho la masa del bizcocho de soletilla la verdad que no es de las más fáciles de usar para las primeras veces. Os aconsejo que hagáis esta otra receta de pastas de manga rizadas. Al ser muy densa os vendrá genial para que practiquéis.

Básicamente hay dos tipos de mangas pasteleras en función del material que están hechas. Unas textiles, de materiales sintéticos y otras de plásticos que son desechables. Yo uso de las segundas, me parecen más útiles. Lo único que tendremos que tener en cuenta será que tendremos que recortar el pico para poner la boquilla.

En cuanto al tamaño lo mejor es que sean de tamaño medio, ni muy grandes ni muy pequeñas. Las pequeñas son una guarrería a la hora de usarlas. Las grandes se vuelven muy incómodas.

Boquillas: hay de muchos tipos. Suelen ser metálicas, se miden por el tamaño de la boca, de esta forma veréis en las recetas que pueden poner que hay que usar boquilla lisa del número 12 por ejemplo. Por cierto, son algo caras ya que cuestan unos 3 euros cada boquilla. Aunque las hay más baratas. Y después las tendremos lisas, rizadas, aplastadas, etc.

Cómo usar la manga pastelera

Pues como habéis podido ver en el vídeo empezaremos colocando la boquilla. Si es desechable, la manga, no cortéis el plástico muy a ras, dejad que sobre un poco de espacio.

Después pondremos un tapón con la propia manga en la boquilla para que no se salga el batido o mezcla a la vez que la estemos rellenando.

A su vez daremos la vuelta al extremo opuesto para que al añadir la mezcla no se manche. El uso de la manga pastelera debe ser lo más limpio posible.

Después, si somos diestros, con la mano zurda cogeremos la parte de la boquilla con la palma de la mano hacia arriba. Con la otra cerraremos el otro extremo girándolo y cogiéndolo con el pulgar contra los otros dedos como si fuese una pinza.

A medida que vayamos echando poco a poco la mezcla iremos girando la manga pastelera para conseguir que siempre tenga una cierta tensión y no quede flácida.

Con estos pasos, repetidos una y otra vez, podéis ver el vídeo varias veces, conseguiréis aprender a usar la manga pastelera.

Por último, me ayudáis si le dais a me gusta al vídeo y os suscribís a mi canal de YouTube.