hummus

Según Salah Jamal, autor del libro Aroma Árabe, para mi un libro imprescindible a la hora de abordar la comida árabe, el hommos o hummus es un plato que durante el siglo XX, hasta la década de los setenta, fue considerado un plato para el desayuno. Era un plato que servía para que pequeños grupos de personas se reunieran a horas tempranas. ¿Qué mejor forma de empezar el día?

Uno de los males de nuestro tiempo es que estamos perdiendo muchos momentos de contacto entre las personas que tenemos cerca. Nuestros horarios de trabajo infernales, de empezar muy temprano y terminar muy tarde, hacen que no nos veamos, que no hablemos, que perdamos ese roce indispensable para que las relaciones, sean de la índole que sean, avancen, maduren, y perduren a lo largo de los años.

Imaginad que todos los días pudiésemos sentarnos, nada más levantarnos, alrededor de un plato. Que pudiésemos compartir el primer momento del día. Tal y como indica Salah Jamal en su libro, lleno de relatos y anécdotas en torno a la comida:

«A pesar de que el plato (el hummus) es muy pequeño y contiene poca cantidad de puré, los comensales sueltan de forma automática la palabra tfadaluh (invitación a comer), a cualquiera que pase por delante y les eche una simple mirada.»

Ayer, nos sentamos a la mesa, María y su madre, mi madre y yo. El primer plato: hummus. Espero que todas tuvieseis un feliz Día de la Madre.

Cómo hacer hummus (humus), hommos o puré de garbanzos árabe

En unos 5 minutos tendremos un plato delicioso, solo necesitaremos un vaso de batidora y la batidora y estos ingredientes:

250 g de garbanzos cocidos
1 cucharada de tahina
Zumo de 1 limón
1 diente de ajo
1 cucharada de yogur natural sin azúcar
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
Un poco de agua
1 cucharadita de sal

Paso a paso

Pondremos todos los ingredientes en un vaso y los batimos con la batidora. Si resulta muy espeso podemos añadir un poco más de agua. Lo mejor es batir casi sin añadir agua para que no nos pasemos y quede demasiado líquido.

El yogur es opcional ya que se utiliza para blanquear el puré en el caso de que haya quedado muy oscuro. Hay algunas pastas de tahina ligeramente oscuras que oscurecen el puré.

Una vez que tengamos ya el puré al gusto que queramos (de sal, limón, espesor…etc.) lo ponemos en un plato llano y lo extendemos.

En este caso le he puesto un poco de pimentón dulce por encima y comino molido. También se le suele poner trocitos de garbanzos, un hilo de aceite, perejil picado… Se suele acompañar de cebolleta y otras verduras. La verdad que no hay ponerle límite a la imaginación.

Pin It on Pinterest

Share This