roscon-reyes

¡Pero qué haces! ¿Roscón de Reyes en abril? Pues si os digo la verdad esta receta tiene ya su tiempo, y de hecho el último roscón que hice fue a principios de enero para el Día de Reyes. Pero es que los blogs de recetas nos solemos poner bastante pesados… en demasiadas ocasiones. Por eso, decidí no publicar la receta en Navidad y dejarla para más adelante, cuando la gente no esté tan cansada de la gordura navideña.

En esto de los blogs, como en otras cosas, mis sensaciones han cambiado mucho desde el primer día que decidí tener un blog propio, que fue como año y medio después de empezar a escribir, de forma profesional, en blogs. Nunca he compartido cosas como la obligación de pasarme a decir “qué rico” o “qué pinta” en mil blogs a cambio de que los editores de esos blogs se pasen por el mío a decir lo mismo. Tampoco he compartido la necesidad de hacer fotos con la perspectiva del tipo de foto que se acepta como buena y que al final lo único que ocurre es que haya muchos blogs con el mismo tipo de foto, que para mi resultan excesivamente cuquis.

Hay más cosas que no he compartido nunca y que con el paso del tiempo ese no compartir se ha traducido en un aborrecimiento generalizado de unas prácticas que veo como perjudiciales y que solo vienen a crear una endogamia y una superficialidad en los blogs que me aburre en exceso. Sumado a otras cuantas cosas: cansancio, tener otras prioridades, etc., han hecho que en ocasiones me haya distanciado bastante de este, mi blog.

Y aquí, de nuevo, un día más, intentando ponerme como norma una actualización periódica con varios objetivos. El primero distraer mi mente de otras cosas. La segunda, contar mi día a día, objetivo vital de este blog. Y la tercera, por dejarlo en tres…, siendo sincero, crear contenido, subir visitas y que con ello obtener más posibilidades de un éxito de futuro basado en una idea fundamental. Quiero que el blog se transforme, tal y como una crisálida se transforma en una mariposa.

Cómo hacer un roscón de reyes paso a paso

Debo decir que hace tiempo hice un roscón, uno sin lactosa. ¿Qué contatos de este roscón? Mejor de los roscones que hice estas navidades. Han sido roscones especiales, porque la posibilidad de hacer algo tan tradicional y que requiere tanta dedicación es lo que más me gusta. En este caso, quien probó mis roscones este año, por primera vez, fueron mi chica y su madre, y creo que les gustaron mucho.

Ingredientes para dos roscones medianos

450 g de harina de fuerza
125 g de azúcar
2 huevos (medianos y a temperatura ambiente)
120 ml de leche
120 ml de agua
3 g de sal
1/2 ralladura de naranja
1/2 ralladura de limón
1 cucharadita de agua de azahar
1 cucharadita de ron negro
7 g de levadura de panadería instantánea (o 20 g de levadura fresca)
125 g de mantequilla

Además,

Granillo de almendra
Fruta escarchada o confitada
Azúcar
Una sorpresa

Paso a paso

Empezaremos haciendo una masa de arranque previa. Pondremos, 150 g de harina de la masa y 75 g de agua tibia. Esperaremos a que fermente y doble el volumen.

Por otro lado mezclamos el resto de ingredientes menos la mantequilla. Cuando la masa de arranque haya doblado la añadimos y mezclamos, amasando de nuevo y empezamos a incorporar poco a poco la mantequilla hasta incorporarla por completo. La masa que resulta será pegajosa pero es lo mejor para que después quede esponjoso el roscón. Si no tenéis amasadora es importante amasar rápido, levantando y golpeando la masa contra la mesa.

Dejamos la masa en un bol con aceite (un poco en las paredes del bol), tapamos con film de cocina y cuando hay aumentado a casi el doble volvemos sobre la masa.

Dividimos la masa en dos en el caso de querer hacer dos roscones medianos. Forramos dos bolas sobre la mesa aceitada e introducimos el pulgar en la masa cogiendo el roscón en el aire y dejándola caer y a la vez giramos para más o menos quede del mismo grosor. Ponemos sobre una bandeja de horno a la que habremos puesto un papel de horno y apretamos un poco el roscón y dejamos leudar de nuevo al doble de su tamaño. (Puede tardar 1 hora o 3 horas, depende de la temperatura que haya en la cocina).

Después pintamos con huevo, ponemos el azúcar que habremos humedecido para que se formen unos grumos con el azúcar, ponemos la fruta y la almendra. Horneamos a 190 ºC durante unos 18-20 minutos o hasta que veáis que está dorado.

Cuando saquéis el Roscón de Reyes del horno lo dejamos unos minutos sobre la bandeja del horno y después lo pasamos con cuidado a una rejilla de enfriar. Una vez enfriados solo quedará comerlos. A no ser que los queráis rellenar, en ese caso los rellenaremos al día siguiente para poderlos partir bien y que no se rompan.