¿Quién me iba a decir que David Muñoz y sus amigos iban de cañas por La Latina y además que según ellos el mejor sitio para tomarlas es en Casa Lucio, con el olor de sus huevos rotos de fondo? Este es el argumento del vídeo en el que diferentes artistas cuentan sus mejores momentos con una Mahou.

La verdad que yo os podría hablar de muchos momentos inolvidables en los que las cañas estaban presentes. Cañas, y botellines y tercios. Me acuerdo de esas clases de la universidad en la que era imposible no morir de aburrimiento y donde la alternativa estaba en la cafetería.

Me acuerdo que por esos años, mis amigos y yo, solíamos salir principalmente por dos sitios. Uno era Malasaña, nada que ver con el pijerío hípster que vive hoy en día. Era un barrio muy auténtico, supongo que tan real como lo puede ser hoy en día, pero con un significado muy importante. Creo que todo se puede resumir en, “eran otros tiempos”.

Caña de cerveza

Allí las tardes eran, principalmente, para la Pizzería Maravillas y las cañas. La noche se cambiaba por los botellones para después terminar emigrando a otras zonas de Madrid. Recuerdo que mi amigo Aitor vivía por Bilbao, así que algunas tardes aprovechaba que estaba ocioso para darle un toque y tomar un par de cañas en la Plaza 2 de mayo. En esos momentos, ¿qué más se necesita?

El otro lugar por donde solíamos salir era La Latina, y no sé si es coincidencia con David Muñoz o qué, pero creo que es de los mejores sitios de Madrid para ir de cañas con los amigos. Aunque como todo lo que es bueno en Madrid tiene algo de malo, y es que se masifica de lo lindo de jueves noche a domingo. Aún así allí te puedes ir de cañas junto con una buena hamburguesa, de las mejores de Madrid en Mad Café. O comerte una de las mejores tortillas de patatas que has probado nunca en Juanalaloca.

Eso sí, también está la cara B de La Latina, algo alejada de las “cavas” y que da hacia la zona de Puerta de Toledo que está llena de bares de siempre, de los de toda la vida, donde tomar una caña de pie, junto a la barra, y una tapa de tortilla o de boquerones se hace todo un lujo.

Para hacer justicia el título del post – ¿Nadie se viene al domingo de cañas? – se lo debo a mi compi de trabajo, Javi, y una de las personas más sorprendentes que me he encontrado en los últimos tiempos. Pues irse de cañas con él es de lo mejor. Pero en serio, ¿quién no se ha ido un domingo de cañas alguna vez? Amigos, cañas y unas tapas es una mezcla imparable.

Este post ha sido patrocinado por @mahou_es y su campaña #soymuydeMahou.

Pin It on Pinterest

Share This