Pastel de carne

Que me gusta cocinar creo que es un hecho, ¿verdad?. Primero, si no fuese así seguro que no tendría este blog. Esta receta de pastel de carne la heredé de mi madre, aunque creo que la primera vez que la comí, o al menos que yo recuerde porque se me quedó grabado, fue en casa de una prima en Uruguay. La verdad, no tiene nada que ver con esa receta, es más el recuerdo que otra cosa. Y por supuesto, es algo diferente a las que hace mi madre.

Para empezar, y casi para terminar, hay una gran diferencia. No me gustan las pasas, ningún tipo de pasas. Me resultan bastante desagradables el tacto que dan en la boca. Así que fuera pasas… Pero, ¿recordáis esos momentos en los que estás conociendo a alguien? ¿Diálogos donde os preguntáis cosas, os reís de las manías del otro y de las propias? La verdad, no hay nada como conocer a alguien y darte cuenta que con diferencias añadidas tienes mucho que ver.

Bueno, en este caso no tenemos en común mi poco apetito por las pasas, tampoco por las lentejas y en principio nada más. Pero el hacer una receta por primera vez para alguien me parece igual de… ¿Cuál es la palabra que mejor lo definiría? Con una palabra imposible. Es un conjunto de sensaciones y sentimientos.

Para mi cocinar es algo realmente importante, me encanta hacerlo y os aseguro que no cocino para cualquiera. Me gusta hacer cosas para mis niños, para la gente que quiero y para la gente que aprecio. Si cocino para un grupo grande seguro que hay alguien dentro de ese grupo que está dentro de las tres categorías anteriores. Y cuando cocino lo haré pensando en esa persona. Del mismo modo que cuando cocino para mis dos peques, por ejemplo, y la comida va por separado, mientras cocino lo hago pensando en uno y después en otro. En cada momento en la cocina, cuando corto o cuando hago algo al fuego, o incluso cuando sirvo la comida en el plato me imagino a la persona por la que cocino.

Imaginar, ahora, esas primeras veces que cocinas para alguien. Cómo lo siento dentro de mi. Cada segundo dentro de la cocina, cada instante haciendo algo lo dedico a pensar en esa persona. Al principio es por gusto, después porque empiezas a sentir algo más fuerte… cocinar y sentir en mi caso es una sola cosa.

Esta receta de pastel de carne es una de esas primeras recetas que hecho para alguien muy especial, con la que quiero compartir tantas cosas…

Cómo hacer un pastel de carne

La verdad que por poder se pueden hacer muchos tipos de pastel de carne, este supongo que solo es uno más. Esta receta me gusta porque es muy sencilla y espero que os guste. Tendremos que hacer un «relleno» que carne picada con un sofrito de verduras y por otro lado la «tapa» que es un puré de patatas. En este caso el puré es casero, así que le damos un poco más de valor a la receta.

Ingredientes

Para el relleno
400 g de carne picada de ternera
100 g de panceta
100 g de cebolla
100 g de pimiento verde
100 g de tomate
1 diente de ajo
Pimienta negra recién molida
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Para el puré de patatas
3 patatas medianas
30 g de mantequilla
50 ml de leche
Pimienta negra recién molida
Sal
Además, un poco de queso rallado

Elaboración paso a paso

Empezaremos preparando todos los ingredientes mientras ponemos a cocer las patatas peladas y cortadas en trozos del mismo tamaño. Es importante que sean del mismo tamaño para que se cuezan al mismo tiempo.

Pelamos las cebollas y las picamos bien finas, también el pimiento verde y el diente de ajo. Todo bien picado. La carne de ternera la podemos picar en casa, sería lo mejor, pero si no, que sea picada del día.

Relleno de pastel de carne

El puré de patata es muy sencillo de hacer. Una vez que las patatas están bien cocidas y blandas, las escurrimos. Y las ponemos en un bol. Las pisamos con un tenedor o un pisa patatas. Es importante pisarlas porque de esa forma el almidón que tienen hace mejor su trabajo. Añadimos un poco de mantequilla y mezclamos y después la leche hasta dejarlo de la textura que queramos conseguir. En este caso un puré bien espeso, así que no pondremos mucha. Sazonamos y reservamos.

Hacemos la carne, simplemente pochamos la cebolla, el pimiento y el ajo. Añadimos la panceta y después la carne y dejamos que se cocine poco a poco, que coja color. Sazonamos y dejamos que se evapore todo el caldo. Podéis añadir un poco de tomate también. En este caso es importante que no haya caldo. Se tiene que evaporar todo.

Elaboración de un pastel de carne

Ponemos la carne ya cocinada en un molde o fuente de horno. Encima el puré bien extendido y por último un poco de queso y unas nueces de mantequilla. Horneamos con el grill o solo con la parte de arriba hasta que esté dorado.

Y ya tendremos nuestro pastel de carne terminado y listo para comer. Cuidado, que está caliente.