Bodega José Pariente

Bodega José Pariente

Ya os lo puse en facebook hace unas semanas, yo me quedaba a vivir aquí: (foto en mi muro de Facebook). La foto es de un pueblo de Valladolid que se llama «La Seca». Este pueblo se encuentra en el corazón de la Denominación de Origen Rueda, conocida por sus vinos blancos elaborados con la variedad Verdejo. Y allí es donde estuve junto a otros amigos bloggers hace unas semanas.

Este es uno de esos posts donde bien merece la pena empezar por el final, el capítulo de los agradecimientos, porque fueron 24 horas de viaje muy intensas donde solo recibimos un trato excelente y donde aprendimos un montón de cosas. Los agradecimientos empiezan por los responsables de la propia Denominación de Origen de Rueda, continuamos por la Bodega Cuatro Rayas con quienes pudimos compartir una noche muy especial. Sí, digo noche porque el principal motivo de visita era conocer cómo se realiza la vendimia nocturna, de la que os contaré más detalles ahora. Además, al día siguiente, también visitamos la Bodega José Pariente y comimos en Yllera.

Ya sabéis, de sobra, que yo antes de El Monstruo de las Galletas escribía en Directo al Paladar, y que antes he tenido formación en la Escuela de Hostelería de Madrid. Y la parte de enología es una de las más importantes en la parte del servicio de sala, a pesar de eso no es que se salga hecho un sumiller, pero sí al menos sales con nociones sobre la elaboración del vino, cata, maridajes, etc. Y por supuesto, sales con ganas de aprender más, así que desde entonces, creo que no ha habido año que no haya visitado alguna D.O. o alguna bodega coincidiendo con la vendimia. Y esta vez no podía dejar correr la ocasión. En especial desde que procuro que mi blog sea cada vez más, más gastronómico que galletero.

La Denominación de Origen de Rueda

Suelo cascajoso

Suelo cascajoso

Después de descansar un poco en La Posada de las Esencias, un sitio que la verdad está genial, con mucho encanto y personalidad, regentado por una familia la mar de simpáticos nos fuimos a visitar las oficinas de la Denominación de Origen de Rueda donde nos pusieron en antecedentes sobre la DO, los vinos que se elaboran, los tipos de uvas, etc.

Sobre la D.O. Rueda podemos destacar que la variedad de uva principal es la Verdejo, que es una uva autóctona de la esta zona y en con la que se elaboran casi todos los caldos, aunque también se puede mezclar en diferentes porcentajes con otras uvas como son la Viura, Palomino fino y Sauvignon Blanc.

Los viñedos se caracterizan por estar en una zona con clima continental, donde llueve muy poco a lo largo del año y los suelos se les denomina como «cascajosos» ya que están muy aireados y tienen como piedras por la superficie. Esto va a ser muy importante para entender algunos detalles de la vendimia de este año, muy complicada por la lluvia.

Para mi hay dos Denominaciones de Origen que son mis preferidas (sin desmerecer al resto, por supuesto) a la hora de tomarme un vino blanco, una es la de Valdeorras y la otra es esta, la de Rueda. Un vino blanco Verdejo es un vino muy afrutado con un equilibrio de acidez increíble. En fin, esto hace que sea un vino fresquito como pocos. Además, tiene diferentes elaboraciones que le otorgan diferentes matices, aquí cada maestro tiene su forma de elaborar vino, y nosotros solo podemos disfrutar de ellos.

A la vendimia… ¡Nocturna!

Vendimia nocturna

Vale, lo mejor de ir a una D.O. en la que no habías estado nunca es conocer otros métodos de hacer vendimia. Incluso de derribar algunos mitos o leyendas urbanas que te cuentan en otros sitios como que la vendimia con máquinas es mala y esas historias. Aquí buena parte de la vendimia se hace de noche y se recoge con máquinas. Unas máquinas que deben medir unos casi tres metros de altura que pasan por encima de las cepas y recogen todas las uvas, en algunos casos incluso solo la uva, dejando el todo lo demás en la propia vid.

¿Por qué se recoge así? Básicamente porque se tiene que recoger con frío y mantener ese frío para evitar la oxidación de uva que se produce con más temperatura y con la luz del sol. No olvidemos que es uva blanca, es diferente a la tinta. Las máquinas ayudan mucho en este proceso, no solo porque son muy eficaces en volumen recogido, si no porque son rápidas. Además muchas de estas máquinas ya recogen la uva produciendo el despalillado por lo que el trabajo en bodega es mucho más rápido y eficaz.

Llegada de uva a Cuatro Rayas

Llegada de uva a Cuatro Rayas

Este año además se ha dado la circunstancia que en pocos días, justo antes de la vendimia, llovió gran cantidad de agua, incluso más de la que se suele recoger de pluviometría anual. Los suelos, recordad, son cascajosos por lo que el trabajo con las máquinas es mucho más complicado. Pero aquí se daban dos circunstancias.

La primera es que hay que pensar que la uva para que desarrolle todas sus características y que sea de muy buena calidad no debe recibir nada de agua durante un tiempo antes de la vendimia. Así que tenemos una uva que concentra mucho más su sabor. Pero si a una uva con ganas de agua le cae, en forma de lluvia, mucha cantidad de agua, lo que pasa es que se hincha mucho, crece en volumen por lo que el mosto sale menos concentrado en matices e incluso la uva puede reventarse en la vid y pudrirse lo que hace que muchos racimos no sirvan.

Así que en algunos casos hay que hacer vendimia muy rápido y en otros hay que esperar a que no llueva durante unos días para poder, de nuevo, mejorar la calidad de la uva. Este año la vendimia ha sido muy complicada por este motivo.

La verdad que acudir a la vendimia nocturna fue todo un placer y aprendimos mucho gracias a los responsables de la Bodega Cuatro Rayas, la mayor cooperativa de la zona. Además visitar una bodega donde se elabora vino blanco es totalmente diferente a una de vino tinto, las máquinas que se utilizan, la forma de trabajar, la elaboración, ha sido todo un descubrimiento que antes solo había visto en los apuntes de la escuela.

Un poco de enoturismo

castillo-mota

La visita a la D.O. Rueda se completó al día siguiente con varias visitas. Una fue al Castillo de la Mota. De verdad, visita obligada si vais por la zona, tanto al castillo como subir a la torre. No os lo quiero destrozar, pero es un castillo impresionante, muy bien rehabilitado, y que no le falta ningún detalle, en cuanto a historias, arquitectura, defensa, ataque, de verdad, impresionante.

También fuimos a la bodega José Pariente y tuvimos la oportunidad de estar con las responsables, dos mujeres, madre e hija, que controlan de vino, de su elaboración, de una forma que la verdad pocos bodegueros pueden llegar a transmitir. Una buena visita si estáis por la zona otro año para que os enseñen cómo lo hacen.

En la bodega José Pariente

En la bodega José Pariente

Y por último comimos en la bodega que el grupo Yllera tiene en Rueda. Donde están haciendo un proyecto de recuperación de las bodegas subterráneas de la zona en una ruta guiada que une la mitología con el vino. Resulta muy curioso la verdad, aunque si hay que decir algo un poquito negativo, es que deberían controlar un poco la comida que sirven. Creo que es muy mejorable en muchos aspectos. Y uno, no es que tenga un paladar muy fino.

Bodega Yllera

Bodega Yllera

De todas formas, tienen una ruta que subterránea que han ido uniendo varias bodegas subterráneas y rehabilitándolas. En la zona, prácticamente todas las casas tienen estas bodegas, y no es que se hiciesen así con la construcción de la casa. Eran los propios dueños de las casas quienes empezaban a picar hacía abajo y las utilizaban como bodegas donde elaborar y guardar el vino. Y desde la bodega empezaron hace años a comprar terrenos para poder tener derecho a estas bodegas, reconstruirlas y poder explicar la historia de sus vinos de una forma muy peculiar y atractiva para los visitantes.

Pin It on Pinterest

Share This