Bueno, típico post en el que podríamos no decir utensilios indispensables para hacer postres, podríamos enumerar muchísimos más. Y es que no es lo mismo hacer unas natillas que unas galletas, o un bizcocho normal que una tarta decorada, o utilizar chocolate que no utilizarlos. Así que sirva este post para enumerar algunos que por mi experiencia son los que más se utilizan o podéis utilizar. Es decir, los básicos.

Como consejo os diré que no hace falta que los tengáis todos ya. Una cocina se hace poco a poco, a medida que vais haciendo recetas necesitaréis unos utensilios o moldes diferentes y es ahí cuando los iréis comprando. No compréis por comprar porque luego ocurre, lo que tiene que ocurrir. Qué tendréis muchos cacharros sin utilizar.

(Están colocados sin atender a ningún orden de prioridad)

Diez utensilios indispensables para hacer postres

varillas

1. Varillas. Se conoce con este nombre al utensilio que sirve para batir huevos, montar claras, etc. Tiene un mango que suele ser de silicona o metal y después unos alambres (de metal o silicona u otros materiales plásticos) curvados en forma elíptica y sujetas al mango. Como os he indicado son especialmente buenas para montar y batir huevos, claras, yemas, nata, y cualquier otro líquido con base de grasa, clara o gelatina de la que queramos hacer una espuma.

boquillas

2. Manga pastelera con boquillas. La manga pastelera tiene forma triangular, antes eran de tela, ahora se encuentran de materiales plastificados o incluso de plástico desechables o de un solo uso (mis preferidas). Para casa no necesitaremos una muy grande y de boquillas hay miles de tipos, incluso estuches con más de 100 tipos diferentes. Ahora, desde el principio os aconsejo un juego de dos tipos y tres tamaños. Lisa y rizada y tamaños de 8, 10 y 12. Ideales para hacer desde lenguas hasta buñuelos o pasando por bizcochos de soletilla.

chino2

3. Chinos. Sé que cada vez su uso está más extendido, así que a lo mejor no es novedad. Pero para quien no lo tenga, se lo aconsejo, no solo como básico para hacer postres si no para tenerlo en la cocina para otras elaboraciones. Son unos conos metálicos con agujeros, ideales para pasar cremas, caldos, etc. Lo de «pasar» quiere decir echar una crema, por ejemplo pastelera, y hacer que caiga a otro recipiente para quitarle posibles grumos, etc. Así queda más «fina».

brocha

4. Brocha. Cuando yo empecé se utilizaban brochas de pintor tal cual. Pero claro está, comprada para usarla en repostería. Ahora se utilizan brochas de silicona. Preferir, sigo prefiriendo la primera, pero es más higiénico la segunda. Se utilizan para pintar. Por ejemplo de mantequilla un molde, de clara para impermeabilizar una base de tarta hecha con masa sableaux, etc.

cortapastas

5. Juegos de cortar pastas. En este blog no podían faltar, aunque tampoco los utilizo mucho ya que suelo hacer más cookies que pastas. Pero es indispensable tener un buen juego, especialmente uno de aros que corten pastas en forma lisa y en forma rizada. A partir de ahí el mundo de los cortadores de pasta se abre una barbaridad: formas, tamaños, materiales, etc.

bascula

6. Báscula o peso. Mi preferido una balanza que sea fina, de pilas, que mida por gramos, tenga diferentes tipos de medidas, y pesé hasta 5 kg. La precisión en repostería es básica y no es lo mismo añadir 250 gramos de harina que poner 275 porque te pases con una balanza mecánica tradicional.

tazas

7. Tazas medidoras. En el mundo de la repostería muchas de las mejores recetas vienen o hay que cogerlas de fuentes anglosajonas. Es una realidad como un templo, especialmente cuando nos salimos de la repostería tradicional española. Así que es indispensable tener un juego de tazas y cucharillas medidoras. Su uso se aprende rápidamente, pero hay que tener especialmente cuidado ya que no es lo mismo medir mantequilla, que azúcar, que azúcar moreno, que harina, que arroz, etc.

papel

8. Papel del horno. Se puede llamar papel vegetal, papel sulfurizado, etc. Es blanco, lo hay por láminas precortadas o para cortar al tamaño que queramos. Un día puedo hacer una prueba de papeles de horno, pero mi recomendación es que uséis uno que no se queme a la primera de cambio. Si se usa bien incluso se le puede dar varios usos. Ideales para hacer galletas o incluso para forrar moldes entre otras cosas.

9. Lámina de silicona. No es lo mismo que el papel, tiene otros usos o incluso se puede usar como sustituto del papel, pero por ejemplo para hacer galletas es preferible usar papel antes que silicona porque esta se caliente más y cuece demasiado el fondo de las galletas. La silicona viene genial para otras elaboraciones, como podría ser el merengue.

10. Rodillo. Desde los tradicionales de madera, hasta los de aluminio o pasando por los de cerámica o incluso de mármol. Cada uno tiene su uso, así que coger unos básico, pero que pese. Os ayudará los que son giratorios. Y para utilizarlo bien solo se necesita práctica. Una recomendación si os decantáis por un rodillo de madera, limpiarlo sin mojarlo en exceso. La madera chupa agua y al secarse se agrieta.

Uf, la verdad que me estoy dando cuenta que me dejo muchos utensilios en el camino, así que este post seguro que tendrá segunda parte con otros diez utensilios básicos para hacer postres.