Publicado el

La burbuja blogger “según yo”

cc spatulated

Hoy me vais a disculpar, puesto que no traigo una receta hipercalórica como venían siendo tradición últimamente. Así que podéis seguir con las dietas y la operación bikini, que no queda nada para lucir tipos en la playa. Hoy de lo que se trata es de hacer un ejercicio intelectualoide a más puro estilo yo me lo guiso yo me lo como. Y me he permitido utilizar casi el mismo título que ha puesto David Monaguillo en su artículo de hoy en La Tribuna de Salamanca, La burbuja blogger.

El bueno de David ya sabe perfectamente lo que opino al respecto, de hecho creo que mucha gente sabe lo que opino al respecto, esto de que los bloggers se hayan/nos hayamos convertido en indispensables en los objetivos de comunicación y marketing de las marcas. De hecho, no es el post de David el que me ha despertado las ganas de escribir estas lineas, son algunos comentarios los que me han dado energías para hacer esta entrada.

Definición de marca “según yo”. Una marca puede ser una empresa de alimentación, un restaurante, un producto, una salchicha, un kiosco de helados, un caramelo, etc.

Lo de indispensables va mucho más allá cuando de hecho muchos eventos se crean en exclusiva para influencers. ¡Ops! Nueva palabra. Sí, resulta que los bloggers ya no son solo bloggers/somos bloggers si no que además pasamos a ser influencers junto a otros personajes del Social Media que ni siquiera son bloggers – ¡encima! – y que también pasan a tener los mismos privilegios de copeteo y canapeo que nosotros. De hecho, a muchos periodistas de toda la vida ni les invitan, han pasado a segundo grado.

– Como veréis una palabra del párrafo anterior me lleva a escribir uno nuevo – <- Por si no lo habíais notado. Invitan. Esta palabra tiene el origen de todos los males. A un periodista que ha estudiado una carrera y que encima ha tenido que chupar mucha tinta a lo largo de su carrera, que le inviten o no a las cosas da igual. Especialmente, porque a ellos no les invitan, aunque de hecho sea lo mismo. Pero ese callo que se han labrado durante toda su carrera lo de los regalos no les afecta ni les hiere en la dignidad, siendo siempre limpios y objetivo a la hora de hablar o de narrar un evento, un producto, una marca.

Pues no, creo que a todo el mundo estas cosas le influyen. De una u otra forma, los regalitos influyen. Pero ahí está la profesionalización. A los periodistas los regalos les influyen pero no creo que sea de la misma forma que a esa persona tímida que está en un rincón con su copa y su canapé y que cuando sale por la puerta una vez que el evento de ha terminado le dan una bolsa con un regalo. Ahora el blogger se siente diferente, e incluso especial. Y seguro que hablará maravillas de la marca. – veasé definición de marca “según yo” –

Profesionalización. Oh, gran panacea del mundo blogger. Los bloggers profesionales o no. Recuerdo que ya en 2009 (creo recordar si no me bailan los años), en el primer Navarra Gourmet salió este tema. ¡Bah! Digamos la verdad, es un tema que sale cada dos por tres y es que si hay algo que existe, al margen de la burbuja blogger, es que somos demasiado cansinos, siempre hablando y debatiendo de lo mismo, dando vueltas y vueltas y nunca llegamos a ninguna conclusión.

Ya entonces, dije que yo, personalmente, no me consideraba blogger en la definición personal que lleva implícita la palabra. El concepto de blogger requiere llevar una bitácora de forma personal, se cobre o no se cobre por ella, vendas o no vendas los espacios que tienes. Pero tiene que ser ante todo algo personal. De ahí, que por ejemplo me considere blogger como tal gracias a El Monstruo de las Galletas y en otras facetas de mi vida profesional no me lo considere. Es otra cosa diferente. Tanto lo que hacía con Directo al Paladar como lo que hago ahora con Sabrosía, a pesar de que pueda dejar parte de mi personalidad, como sin duda intento hacer, en cada cosa que escribo. Pero allí soy ante todo editor de blogs, creo contenidos e intento que esos contenidos tengan valor. Y no, no es que me haya sentido aludido, pero qué mejor que hablar del tema si encima puedo poner mi caso personal encima de la mesa. Otros “bloggers” tal vez sí que deberían poner su caso personal sobre la mesa y hacer análisis de que si lo que hacen es ser “blogger” o no lo es.

Yo vendo, tu vendes, el vende… Todos estamos vendiendo algo. Yo con El Monstruo de las Galletas (evidentemente me refiero antes de ser un blog que estará ligado a una futura tienda on line), tú con tu blog de crónicas, tú también con el blog de recetas, el otro con el blog de opinión, todos vendemos algo. ¿Dónde reside el problema? En la forma y el método en cómo se haga. Pero cuidado, que aunque lo hagas con toda la transparencia del mundo habrá quien te critique por ello. Si no entras dentro del esquema mental de lo que ellos consideran que debe ser un blogger, entonces has de saber que lo que tú haces no es ético.

Pero todos nos vendemos. Los que empiezan con un blog, se hacen famosos y acaban escribiendo en un medio, se están vendiendo, y no hace falta necesariamente cobrar dinero para venderse. Y no pasa nada por ello. Nos vendemos los que dedicamos nuestro tiempo a trabajar en un blog. Y no pasa nada por ello, igual que un abogado se vende por su trabajo – y en algunas ocasiones implica esquivar la ley -, un arquitecto se vende por su trabajo – y en algunas ocasiones firman cosas que ni miran -, un médico se vende por su trabajo – cobrando 6.000 euros por tratamientos en clínicas privadas que hacen en lo público a cambio de su sueldo -, y hay miles de casos. ¿Dónde está la diferencia? En que hay que hacerlo con honestidad, y una parte necesaria de la honestidad es la transparencia.

Todo esto me lleva al inicio, a preguntarme el inicio. ¿Hay burbuja blogger? Por supuesto que la hay, pero la hay en todas las profesiones. Siempre habrá quien necesite comprar un servicio y siempre habrá quien lo venda. La cuestión es que quien lo compre se informe antes de qué necesita exactamente. De esa forma podrá llegar al punto de inflexión y no retorno que es el de diferenciar a un blogger que hace bien las cosas – ¿qué será eso de hacer bien las cosas? – frente al que las hace menos bien.

David en su post ha nombrado algunos de los vicios y defectos que tiene el mundo del Social Media en la relación que une marcas y blogs. Por ejemplo, lo del CM para tu empresa – ¡ay! si yo os contase -, la cantidad de eventos en los que se ven las mismas caras, el desconocimiento real que tienen las marcas de este terreno, o lo de “apadrina un blogger”. Y cuidado, ninguna de las cosas me parece mal, de hecho me parece genial que se hagan, pero son las formas las que fallan. Y es por culpa de intentar ser “profesional” cuando no lo es. Y de hecho, aquí tendríamos que introducir un factor que David no ha nombrado, el del aprovechamiento que hacen las marcas de la falta de profesionalización de los bloggers.

Aprovecharse de un blogger es relativamente sencillo, aunque duela decirlo, si se sabe ofrecer esa pequeña cosa que al blogger le viene bien. Un caramelito en la boca y la marca X tiene solucionada la temporada. Y nosotros somos los primeros culpables de que esto exista. Si desde el primer momento les decimos que sí, es que estamos valorando muy poco nuestro trabajo, no solo nuestro blog. Valoremos nuestro trabajo y si decidimos vender nuestro espacio, que ya he dicho que me parece perfecto, hagámoslo de una forma adecuada y profesional. Si existe burbuja, entonces, o no existe, es cosa que deben destacar las marcas y deben saber sacar conclusiones del evento X, de la campaña Y o del concurso Y realizados con fulanito o menganito.

Y para terminar una pregunta y una reflexión, ¿no estaremos nosotros mismos participando de la burbuja blogger? No creáis que lo dejaré sin responder, aunque lo haga de una forma… “que tire la primera piedra quien esté libre de pecado”.

Y aunque estoy reflexionando desde la primera palabra de este post. Quiero cerrarlo, ahora sí, con esto último. En la vida lo más importante que debemos hacer es aprender a relativizar, y en especial aprender a marcarnos nuestro propio camino. Cuántos batacazos nos podemos llegar a dar si nos fijamos en el de al lado. Dejemos a los bloggers que venden su dignidad por nada o menos de nada si estamos a gusto con lo que hacemos día sí y día también. Y corrijamos todo aquello con lo que no estemos a gusto. Ahora bien, intentemos no hacer seguidismo de los que nos intentan vender una moto, cuando realmente tienen un camión de lechugas.

¿Qué te ha parecido?
[Total:0    Promedio:0/5]

28 comentarios en “La burbuja blogger “según yo”

  1. Monstruito mío… Hay una cosa que… Bueno, lo mismo has conocido a muchos periodistas a los que les afectan los regalos. Pero el código deontológico de esta profesión, que es la mía, implica que no se pueden aceptar regalos. Es decir, una cosa es que una empresa te regale un boli (muchas gracias) y otra que te regale una Mont Blanc. Ese regalo se tiene que denunciar y publicar, además, que la empresa intentó conseguir una crítica favorable vía “yo a este tonto le regalo una Mont Blanc”.

    Yo no hago crítica gastronómica, soy periodista de cultura y quizá sea por eso (porque no llevo política ni economía ni nada) no han intentado hacerme regalos nunca. Y tampoco hubieran podido, la verdad. Y tengo un par de blogs de cocina en los que sí, nombro marcas (maicena, por ejemplo, porque lo de “fécula de maíz” dudo mucho que alguien lo entienda: tardé siglos en saber qué es el impulsor o polvo de hornear del que hablaba todo el mundo porque para mí siempre había sido “levadura Royal”) y he hecho publicidad descarada del cacao de comercio justo. Me cuesta un montón saber de qué habláis “exactamente” David y tú porque no estoy metida como vosotros en la blogosfera gastronómica y, realmente, los dos habéis sido muy poco claros para los no avezados.

    1. Bueno, ya sabes que se dice el pecado y no el pecador. Cosa de la que se podría hablar largo y tendido también. 🙂

      Respecto al tema periodistas estaba siendo irónico. Porque a los gastro, por lo general, el tema blogger gastro les da un poco en el higadillo.

      Gracias por el comentario 🙂

      Saludos

      1. No, no quiero que nadie me diga “el pecador”. Es que no entiendo bien “el pecado”. Por ejemplo, si tú haces un concurso con Andrés del Amasadero, ¿es publicidad y es deleznable? A eso me refiero. Que no sé qué estáis criticando.

        1. No, no no, de hecho lo que yo digo es que me parece perfecto que se hagan sorteos, concursos, que se vendan post publicitarios, etc. Lo que no me parece bien es que no se deje claro dónde están los límites. Por ejemplo, hace tiempo fagor (electrodomésticos) hizo a través de galactinet una campaña que consistía en pagar post patrocinados de los bloggers hablando maravillas de un tipo de horno en concreto.

          Aunque el post se pagase a 100 euros, que no sé si fue esto pero por otras campañas del estilo imagino el precio. No veo que un blogger se venda a hablar bien de algo que no ha probado. Esto es un ejemplo claro de lo que estoy criticando, e imagino que David también.

          Otros ejemplos, pues por ir a un evento y otro evento y otro evento, siempre se hablen bondades de los mismos. O que incluso vayas a eventos a cambio de hablar si o si del mismo y encima hacerlo bien. Esto también se hace.

          Hay bloggers que no necesitan llegar a ese acuerdo previo, porque por un lado van a todos lados y por otro lado siempre hablan bien con la esperanza de que les sigan invitando o regalando cosas.

          Para que te hagas una idea yo no hablo ni de la decima parte de cosas que me envian, ni de la decima parte de eventos a los que me invitan. Porque ni voy, y muchas cosas ni las acepto. Solo acepto lo que veo que puede ser interesante a priori y si después no lo ha sido tampoco comprometo mi palabra. Porque para hablar mal, directamente no hablo.

          En fin, imaginaté que más de cuatro años en este mundillo dan para muchos casos prácticos de lo que se podría considerar mala práctica blogger.

          1. Vale. Ya entiendo. Es que me parecía un poco raro, la verdad.

  2. Muy interesante el artículo Dani, no puedo estar más a favor de lo que dices, creo que tienes mucha razón.
    También interesantes los comentarios entre OAyuso y tú, he aprendido mucho.
    De hecho, a mi me pasa, que me resulta incómodo entrar en ciertos blogs en los que constantemente se hace alusión a marcas porque siento que hablan bien de ellas simplemente porque se las regalan.
    Saludos.

  3. Sabes? es un artículo de lo más interesante y has dejado preguntas que todo blogguer debería hacerse, sobre todo esos en los que las últimas quince recetas van a acompañadas de productos de promoción, una tras otra y todas son estupendas y maravillosas.
    Soy periodista de profesión y entiendo lo que dices también por esa parte y creo que es fundamental separar las cosas y no mezclar. No es lo malo los regalos, que las empresas quieran testar productos o que los bloguers los acepten. También en prensa se reciben discos o te invitan al cine para la crónica. Lo malo es dar por hecho que eso significa que tengas que hacer una crítica estupenda del producto aunque sea una auténtica mierda, no vaya a ser que se me acabe el chollo.
    Entiendo que hay blogueros “profesionales” al igual que otros hemos optado por hacer de nuestro blog una parcelita particular, sin publicidad ni retribuciones. Me gustan tanto unos como otros, pero siempre con honestidad y de frente.
    Pero en fin, cada uno al final es libre de hacer en su casa de su capa un sayo aunque deberían pensar que los lectores no somos tontos, cada vez somos más críticos.
    Un estupendo análisis!

  4. Hace un par de meses aluciné al ver un comentario en un blog. Resulta que una señora estaba deprimida porque no tenía suficientes seguidores y preguntaba cómo podía conseguir que le enviaran productos y cobrar de algunas marcas.
    Me quedé totalmente alucinada porque no podía creer que a una persona le pudiera afectar emocionalmente este hecho.
    La verdad es que se está convirtiendo en la gallina de los huevos de oro para mucha gente, se ve, como dice Rosa, en el “ansia” con la que se publicitan productos.
    Realmente, soy una de las que no va a tirar la primera piedra, puesto que tengo un par de blogs en los que nombro de vez en cuando mi consulta de nutrición, porque esa es mi profesión. Que lo haga más como afición porque adoro la cocina, no quita que me venga bien para publicitarme. Ahora, sólo tengo los blogs, ni siquiera estoy metida en otras redes sociales, cosa que me vendría muy bien, porque llega a mucha gente, pero que realmente me da una pereza espantosa.

    Que hoy no nos hayas puesto receta, te lo perdono (me encantan), pero ha venido bien toda esta reflexión.
    Besos y buen fin de semana

  5. ¡Los siete pecados capitales! El talón de Aquiles de los blogs.

    Sin ánimo de spamear, ved como piensa la gente del marketing:

    Cómo conseguir que un blogger hable de ti http://bit.ly/KjgaZN

    Saludos,

  6. Me parece una reflexión muy interesante. No difiere mucho entre lo que es comercio tradicional y grandes superficies o tiendas especializadas…bajo mi punto de vista. Creo que el negocio es adaptarse a las nuevas formas…al nuevo mercado. Como usuaria y como bloguer, vivo en internet mas que en otros lugares físicos, por lo que debo conocer mi medio y adaptarme, como lo hace el ser humano desde hace años. Los periodistas que conozco son muy reticentes al medio, y no hay nada peor. Por lo que están dejando espacio a los Social Media a los Bloguer…en vez de adaptarse, ahora que ese es su problema.

    Hace pocas semanas asistí a un curso del ministerio sobre e-comerce y ¿quien puede resistirse al futuro…que es presente?. Dejemos de pensar que las cosas se parecen a las que conocemos….!no!. Los bloguer han abierto una brecha imprescindible y un camino sin retorno.

    Un bloguer no lo tiene fácil, todo tiene su complicación…su adaptación para sobrevivir, hace falta ser bueno, parecerlo y saberlo contar…

    Adaptación esa es la clave para todos…para los que aspiramos a ser, para los que son y para los que se resisten a ser.

    Un saludo
    María José Adán (Acaramelada)

  7. Un articulo muy interesante, con tu permiso lo compratiré en el FB de La ReComendadora.

    Yo pienso que el 90% de los “bloggers” se venden, y ademas muy barato, hay tal burbuja que es muy sencillo comprarlos.

    Cuando voy a comer a un sitio, nunca digo que voy a publicar luego un post sobre el local en mi blog, a veces amigas me han preguntado que porqué… es sencillo, no quiero un trato mejor para que les ponga buena critica, quiero que me traten igual que a cualquier cliente, sino no puedo valorar bien el servicio, la comida y el local en general.

    El año pasado quedé con una amiga a tomar unas tapas y al llegar al sitio ella fue a pedir… nos trataron genial, el dueño vino a explicarnos todo lo que habiamos pedido, nos recomendo cosas, nos invito a varios pinchos… yo alucinaba, por lo que le pregunte a mi amiga si siempre eran asi de majos, y me dijo que eran majos pero no tanto, y que cuando fue a pedir le habia dicho que yo era critica gastronomica… ¿critica gastronomica?.

    Soy una persona normal a la que me gusta comer bien y quiere compartirlo en un blog, pero eso no me convierte en critica gastronomica, pero bueno, que me voy por las ramas, ahí fue cuando entendí porqué nos habia tratado taaaan bien el dueño. Eso es venderse, solo que a mi me vendieron, yo ni lo sabia.

  8. hola, soy una chica que lee blogs desde hace poco.. la verdad es que habia todo un mundo de blogs ahi esperandome
    no tengo ni idea de que hablais, pero igual es bueno que se mire todo con una perspectiva menos altiva..la mayoria de la gente que leemos blogs tampoco somos lerdos, eh? ya se pueden intuir ciertas cosillas , pero la mayoria de las veces simplemente busco recetas que igual nunca haré o los miro porque me chiflan las fotos..ya está
    y si veo que alguien esta todo el rato hablando de este molde o de esta esencia de vainilla pues.. lo voy pillando
    pero bueno que tampoco soy mas que una lectora en mitad de la red…………..
    ademas que esto ha pasado toda la vida…que al lider o la lider de la clase del instituto pues ya le copiabamos todo lo que hacia o llevaba
    animo y arriba esa blogoesfera!!

  9. Muy bueno Dani, muy bueno.

    Besos.

  10. Buenas tardes Dani,
    yo también soy blogger desde algunos años, aunq no blogger gastronómico. Si una empresa o agencia tiene un material susceptible de ser contado en mi blog porque es de una temática afín, normalmente no tengo problema he hacerlo mío contar desde mi punto de vista lo que me envían. Respeto que haya quien no lo haga pero a mi no me cuesta nada, siempre y cuando de mi punto de vista objetivo.
    Como bien sabes, trabajo para algunas marcas y enviamos productos a blogger con la esperanza de que lo prueben y den su opinión objetiva del producto. No se qué puede tener de malo que una marca se gaste una pasta en un envío, y el blogger lo evalúe o lo utilice para un post. Me parece que salen ganando ambas partes.
    Si tienes un blog de tecnología y te mandan un vino o un producto de alimentación, entiendo que no va nada con la temática y el blogger no quiera hacerlo. Pero cuando se trata de contenido afín, también entiendo que el blogger no quiera hacerlo, siempre y cuando no se comprometa.
    Yo no quiero que hablen bien de mis productos, quiero que se hable de ellos y se trasmita una opinión, para eso a muchos os tratamos con eso, líderes de opinión, influencers, posibles prescriptores, etc.
    Dicho esto también me parece muy respetable que haya bloggers que no quieran hacerlo. De cualquier manera las marcas (no todas) hacen esfuerzos muy grandes en dar a conocer su producto, tampoco creo que sea descabellado echar una mano, pero como tu dices, todo es relativo.
    Un saludo y buen post!

    1. Hola Cris!

      Gracias por tu comentario 😉 desde tu punto de vista la verdad que comparto todo lo que dices, tu trabajo me parece muy bueno y te lo digo con sinceridad.

      El problema y mi opinión va en ese camino , no es tanto de la agencia o marca directa si no en la falta de profesionalización de lOs blogs. O mejor dicho de querer ser profesionales sin tener criterio alguno.

      Mi opinión muy resumida es la que han expresado algunos comentarios del post.

      Gracias de nuevo 😉

  11. La verdad que yo antes era más forero, la experiencia “blogger” la comencé hace 6 meses y estoy contento, porque a nivel mío personal me implica tratar de buscar nuevas recetas, experimentar con las que ya hacía antes y tratar de hacer mejores acabados lo que redunda en sentirme más “realizado” al menos personalmente
    Por eso lo que más me ha gustado ha sido lo de la honestidad, yo no estoy aún en posesión de poder ser un gurú de marcas (ni tampoco lo deseo, no podría soportar la presión de tener que hacer cosas sí o sí) ni de crear tendencias, hago lo que hago porque encuentro en internet una forma de plasmar en lo que llevo años interesado y encima lo comparto con amigos (y así de paso no tengo que pasarles a ellos las recetas, que las busquen en la web, jeje)
    Por tanto, yo de la burbuja blogger participo mínimamente aunque si entiendo que hay determinada gente que pueda ver con recelo a estos nuevos gurús y que se sientan desplazados, una nueva especie de intrusismo profesional. Nada más lejos de la realidad, todos podemos aportar nuestro pequeño granito de arena a un mundo abierto de contenidos como es internet que me maravilla y fascina el flujo constante de información que hay.
    Y con esto ya dejo de soltar el rollo.
    Aprovecho para felicitarte por el nuevo diseño y deseando estoy de que pongas la tienda en marcha que me encantaron esos botes que pusiste el otro día por twitter!
    Un saludo

    1. Muchas gracias!! A ver si puedo abrir la tienda en breve… 😀

  12. Muy interesante el post.

    Yo tengo un pequeño blog de recetas, sin pretensiones, y con el que no me gano la vida (como tantos otros). Y desde el primer día decidí unas normas que consistían entre otras cosas en no publicar el nombre de ninguna marca (a ser posible) por mucho que incluso a mi me gustase.

    Pero un blogger que se dedica a ello profesionalmente, debe conjugar su integridad, con la publicidad que debe generar a través de el. Y este equilibrio se valora por el lector. De hecho en los blogs es donde más se valora que el contenido-opinión no este influenciado.

    Por ejemplo, si una marca de quesos te paga, pues haces una receta con esa marca, pones banner, haces un sorteo, etc. Pero no escribes un post diciendo que bueno esta el queso “tal”, porque todo el mundo sabe que te estan pagando por ello y que puedes estar “mintiendo”. El primer caso se entiende, y el segundo caso no (al menos por mi parte).

    Yo estoy harto de ver en medios y blogs publicidad encubiertas a cambio de regalitos.
    Que no digo que lo haga todo el mundo, pero existe claramente. Tengo amigos que trabajan con los medios en eventos y ya te digo yo que cogen el “mont blanc” o lo que sea. Y a unos les influye y a la mayoria no.

    Voy a poner un ejemplo: #experienciariscal Con este caso me indigné, porque resulta que esta marca pago un viajecito con comidas y no se si estancia a un montón de bloggers (a los que respeto en su mayoría). Pues de algunos de ellos no hice más que encontrar tuits y tuits sobre lo buenos que estaban siendo los de Riscal (con todos los pormenores). Señores/as, ¡¡no nos vendamos por tan poco!!. Y es más, a esta marca le tengo especial manía, porque resulta que cuando te acercas a sus bodegas solo te las dejan ver de lejos, o entrar por un camino marcado hasta la tienda para que compres. Nefasta forma de tratar al consumidor.

    En definitiva, me parece estupendo tu post y abrir este debate sobre la transparencia.

    1. Muchas gracias Alberto por el comentario!!

      La verdad que a veces los bloggers nos dejamos llevar demasiado por el síndrome del canapé. Nos sentimos alagados y todo lo que se hace en los eventos nos gusta y lo tuiteamos. También es un problema de los propios organizadores que suelen invitar a bloggers de un mismo sector y por lo tanto son susceptibles de llegar a las mismas personas por lo que una persona que está al otro lado recibe el mensaje no una vez, si no 20 o 30 veces. Lo cual hace que te generé lo que te produjo ese evento en particular. A mi por ejemplo casi no me llegó porque los fines de semana suelo desconectar… 😀

      Creo que hay que ser más transparente y a la vez saber combinar. Un blog personal es eso, y no me parece mal que se quiera ganar dinero con él, pero hasta cierto limite. Y si lo quieres convertir en un blog profesional, adelante, pero en ese caso hay que ser transparente.

      Yo quiero hacerlo bien, y este blog en breve será más comercial, no en publicidad ni productos de marcas, links, etc. Si no por mi propio beneficio de mi tienda on line. Aún así, los espacios y posibles posts que haga en relación a eso, estarán diferenciados en todo momento a los posts que hago de normal… :)) Espero poder hacerlo bien…

      Muchas gracias!!

  13. Felicidades por el post crack, mejor explicado imposible 🙂 ¡Lo comparto en la página de Fan!

    Un abrazo!

  14. Me ha gustado el post. No sabía que tal burbuja existieran ( a mi todavía no han intentado comprarme, soy nueva en ésto, y tampoco soy periodista). Soy muy inocente, puesto que cuando he leído un blog en el que recomienda una marca, siempre he pensado que es que esa marca le daba resultado y era una recomendación. Lo dicho soy muy inocente. Gracias por compartir tus pensamientos.

  15. Soy marca? Soy una muy modesta tienda online que intenta en las redes sociales y en el “mundo real” salir adelante potenciando algo en lo que creo, mis productos.
    Los tengo porque me los creo y así es mas fácil venderlos.
    Ahora bien, todos vendemos, unos un producto físico y otros su influencia como prescriptores. Dónde está la diferencia? en que yo me anuncio como tienda online allá donde voy.
    Los bloggers pueden opinar sobre tal o cual producto o servicio siempre que digan: me han invitado a… he recibido de… y todo queda claro!
    Es muy confuso cuando lees ¿Que buenos los capones de ….! Que rico el cocido de …!, sabes que han ido a una invitaciñon allí y no lo dicen explicitamente.
    En las recetas de cocina lo mismo, cuando se pone marca, si te lo han dado, hay que decir, donado por….
    Ahí está el tema señores! TRANSPARENCIA (palabra muy de moda).
    Yo siempre que comento intento firmar con mi marca para que no haya errores, no soy Victoria (persona) soy Victoria de Clubdelchocolate y estoy trabajando.
    Los bloggers están trabajando? Sí, desde el momento en que cobran en dinero o en especie.
    Por cierto, cada dia tengo que decir a bloggers que lo solicitan que no puedo mandarles muestras o que no puedo contribuir al sostenimiento de su página porque no me llega el presupuesto para tantos.
    A veces esas páginas son mas un escaparate publicitario donde todo se mezcla y no un sitio de opinión de una persona.
    Y sobre los periodistas, pues habrá profesionales mejores y peores como en todos los gremios.
    Me he excedido escribiendo pero es que me animo sola! En twitter soy mas concisa.
    Un saludo y gracias por la reflexion que haces.

    1. Hola Victoría,

      Estoy de acuerdo con cada cosa que has dicho. No hay ningún pero que añadir en mi respuesta. Creo que vamos por el mismo camino.

      Gente honesta y transparente la hay en todos los sectores (bloggers, tiendas on line, etc) y viceversa.

      Sobre lo que comentas de los bloggers que te escriben para que les mandes producto… sinceramente, eso es para un post a parte. Porque es una vergüenza. Y se que ocurre porque yo he trabajado en redes sociales para tiendas on line varias, y también me ocurría eso.

      Muchas gracias

  16. Hola Monstruo (en todos los sentidos 😛 )

    En la madriguera mapache opinamos que tienes razón en unas cuantas cosas. El blogger inexperto siempre o casi siempre va a dejarse influir por los regalitos, por muy tontos que sean. Es, efectivamente, tarea suya intentar cribar y mantener una cierta honestidad y credibilidad.

    A nosotros por ejemplo nos han llegado varios packs y siempre que nos ha gustado, lo hemos publicitado.
    Por ejemplo una conocida marca de cervezas nos pasó un pack con sus cinco variedades. En el blog sólo hemos publicado crítica de tres porque las otras dos son muy planas y no había mucho que comentar. Obviamente, no voy a decir que son geniales sólo porque me las han regalado.

    Tenemos un par de amigos, uno que produce morcillas y otro mermeladas. De momento lo que hemos probado suyo es espectacular así que… ¿por qué no publicitarles? Ellos hacen un producto muy rico que nos gusta, nosotros lo decimos y ellos nos hacen más barato cocinar.

    Nos enviaron muestras de un par de cervezas. Ambas dos, artesanales, eran realmente buenas y así las publicitamos. En cambio hubo un evento en el que una marca artesanal nos invitó a probar sus cervezas y criticamos parte del mismo (incluído el producto en sí) porque estimábamos que aunque estuvo bien, tenía sus carencias.

    También hubo una marca de quesos que nos incluyó en su promoción. A mí no me gusta el queso viejo, pero esa marca realmente me gustó. Ahora que se me ha acabado, la verdad que me gustaría poder comprarlo porque lo echo en falta.

    En definitiva, que sí, que al final todos nos dejamos influir, que nosotros estamos empezando y que alguna vez nos pillan, pero intentamos que las pocas marcas que aparecen (en las recetas) sean sinceras y que les conozcamos medianamente o nos gusten de verdad. Somos jóvenes, pero intentamos aprender de todos 😉

    Un saludo de toda la madriguera 😉

    1. Ahí estamos!!

      Es que somos personas y nos gusta hablar de las cosas buenas. El problema es cuando no hay transparencia.

      Si yo recibo un producto que me gusta… bueno, lo primero es lo primero. No digo a todo que si, si percibo que de primeras no me encaja. Pero si digo que si, y no me termina convenciendo, por seguro que no hablaré.

      El problema son los blogs personales que se convierten en comerciales y que la gente no lo aclara. A mi me gustaría saber si un blogger X ha aprovechado su influencia para entrar en nómina de algunas marcas. Entonces decidiré si sigo creyendole o no.

      Muchas gracias!!

  17. Tengo un blog de recetas, sin pretensiones, y si pongo muchas veces las marcas que uso y me gustan, aunque no me pagan ni se han puesto en contacto conmigo, sólo recomiendo productos que me gustan de verdad. La única publicidad que tengo la he montado yo, para el aceite de oliva, ya que mi familia pertenece a una cooperativa pequeña de pueblo y es una forma de barrer para casa, aunque repito, sin cobrar y sin que nadie me lo haya pedido.
    Comencé con el blog porque tiro mucho de internet para buscar recetas, me resulta muy cómodo, además de tener mi recetario por escrito, porque algunos platos no los hago amenudo y así tengo un archivo virtual.

    Creo que los blogs con mucha publicidad pierden la esencia, a mi me aburre soberanamente un articulo contandote las ventajas de no se que producto, si lo hacen con inteligencia estupendo, se nota mucho cuando al blogger le gusta el producto que promociona, otras veces es solo por el regalo, si al final todo es publicidad, concursos y deja a un lado su estilo y sus recetas, el blog perderá su identidad y sus lectores.

  18. para mí, todas las opciones son respetables. entré en el mundillo de los blogs porque son una fuente de información y aprendizaje alucinantes, y tengo un blog supermodesto una, por compartir lo que otros me enseñan y lo poco que sé, y otra por tener un sitio dónde escribir de todo un poco y recopilar lo que escribo. Es verdad, que huelen algunos blogs a publicidad interesada, pero yo me quedo con lo positivo, que es una forma de conocer nuevos productos (muchos no se comercializan en Canarias y perdirlos online es una tarea imposible por culpa del impuesto aduanero, pero ese es otro tema) y de aplicar los ya conocidos a nuevas recetas. Los que ya no me parecen muy fiables son los que opinan exclusivamente sobre restaurantes, porque no creo que, en general, actúen como “Alicia, la Recomendadora”, que va sin anunciarse, sino todo lo contrario, con lo cual, el trato que reciben no tiene nada que ver con el que le dan a una cuando va con su familia.
    De todas formas, cada uno es libre de usar su blog para lo que quiera y los demás de interpretarlo como queramos, y la experiencia también nos va enseñando que blogs nos parece más transparente y cuál no. El tuyo, David, que he descubierto por mi hija, que le encanta hacer postres y galletas, me parece estupendo y cuando lo utilices de forma comercial, también te leeré, porque seguramente, seguirás enseñando muchas cosas (alabo lo bien que explicas las recetas y el tiempo que le dedicas, que tiene su mérito)

  19. ¡Ay! ¡perdón! aparte de alguna falta que otra de comas y tildes (siempre me pasa por apurada), he tenido un fallo grande con tu nombre, Dani, que no David. Me disculpo otra vez y te mando un saludito desde mi tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.