Los blogs son terreno de lo personal, de contar las cosas como las vivimos y las sentimos, y por lo tanto todo lo que se cuente queda manchado por la subjetividad que da el mirar las cosas desde un prisma diferente al del resto del mundo, del resto de personas.

Este diciembre, dentro de 3 meses hará dos años que nos reunimos la primera vez un grupo de bloggers, algunos nos conocíamos de otras ocasiones, otros nos desvirtualizamos y a otros les conocí por primera vez. Fue una reunión genial, sin duda alguna pusimos la semilla de algo muy grande.

Lo importante, cuando se crea algo que componen personas: asociaciones, encuentros de diferente índole, instituciones, empresas, etc., es que estas mismas sean capaces de sobrevivir a las propias personas que las organizaron. Por eso hace unos meses me dí cuenta que era el momento perfecto de tomarme un descanso en lo que se refiere a la organización de los Tapas&Blogs, con todo lo que ello conlleva.

Hace tres años que tuvimos a nuestro pequeñín, ya es un mayor con tres años. Hace un año nació Alma. No os podéis imaginar lo feliz que hace a alguien que centra su proyecto de vida en su familia, en precisamente eso, formar una familia.

Todo sería mucho más fácil, sin duda alguna, no tener niños, ni perros, ni gatos. Dedicar todo el dinero que entra en una casa a disfrutar del ocio, además de los gastos vitales y necesarios que todo el mundo tiene. Todo sería mucho más fácil si tuviésemos ayuda en el día a día con los peques y sobre todo, todo sería mucho más fácil si la gente entendiese que es tener dos peques y que aún así, seguimos existiendo.

Mi familia es lo más importante, es lo primero que tengo en mi cabeza y por la que intento luchar día a día. Por eso quería contaros el segundo motivo por el cual he decidido poner una pausa en mi participación de los Tapas&Blogs.

Hace unos meses me llegó a mis oídos que había personas que ponían en tela de juicio la transparencia con la que estábamos organizando los encuentros de bloggers. Claro, cuando uno está dentro parece que lo ve todo claro y que todo se está haciendo bien, por lo que era necesario replantear las cosas. Y ví, entonces que el trabajo que había que hacer, yo no podía hacerlo por dos razones principales: tiempo y dedicación de recursos.

La primer variable que tenemos es el tiempo. El tiempo, por lo que os he explicado antes, es de lo más escaso en mi vida. Y no me refiero al tiempo libre, que no dispongo de el directamente. Me refiero a los días que parecen acortarse cada vez más. Y por lo tanto es imposible arañar más.

La segunda variable, la dedicación de recursos. Los Tapas&Blogs son sin ánimo de lucro, y no solo eso, si no que encima en más de una ocasión nos ha tocado poner dinero a las personas que lo organizábamos. Dinero en forma de tiempo, que cuando tienes que dejar de trabajar en cosas que te proporcionan dinero para poder dedicarle tiempo a los Tapas&Blogs es dinero que se deja de percibir por otro lado. Dinero en forma de gasolina para acudir a reuniones. Dinero en forma de aparcamientos o incluso dinero en forma de IVA de restaurantes o Ticketea.

Las cuentas de Tapas&Blogs están ahí y se pueden pedir a los responsables de los encuentros. Este blog no es sitio, ni tampoco es el momento de sacarlas.

Los últimos meses además han sido muy duros en lo profesional. Pero me han abierto la mente a querer hacer más cosas, y para poder hacerlas y poder emprender proyectos de estas ideas, necesito sobre todo tiempo para mí. De ahí que haya decidido dar un «Hasta luego Tapas&Blogs».

De los encuentros me quedo con lo más importante de ellos. Todos los bloggers que han pasado por ahí, los que han emigrado a otros países europeos pero que han quedado como amigos, Damián, Mercedes y Anita. Y que me era obligatorio mencionarlos por la lejanía física a la que están. Pero sobre todo me quedo con la ilusión y el optimismo de Alfonso, un gran compañero y amigo durante muchos encuentros.Y por último, pero no menos importante, Marta y con ella sus dosis de fuerza, pasión y paciencia. Una pareja fenomenal que nos dará muchas alegrías en forma de cenas, encuentros o comidas, a los que me apuntaré de nuevo cuando emprenda nuevos viajes profesionales.

En fin, sin todos vosotros los Tapas&Blogs no podrían ser. No es una frase, es la realidad. Y encima ya tenéis otro en marcha.

Pin It on Pinterest

Share This