Recuerdo que hace tiempo mantuve una conversación con algunos amigos en Twitter sobre el mal que el éxito comercial de algunos productos causaban a la gastronomía. Bueno, este no era el tema, es como yo lo traduje para hacer un post que se ha retrasado más de la cuenta. Uno de esos éxitos comerciales es el de la “Levadura Royal” que han conseguido que generaciones completas confundan el el termino Levadura y piensen que la Royal lo es.

Y en cierto modo es una Levadura, pero es química. Y correctamente debemos llamarla de otro modo. En mis recetas, en la sección de ingredientes, suelo poner, cuando toca, impulsor o gasificante cuando toca introducir lo que comúnmente se conoce como “Levadura Royal” ya sea cualquiera de las diferentes marcas que existen en el mercado.

Es que es arrollador el fenómeno Levadura Royal. Da igual la marca que utilicemos que al final si no pones como aclaración que se trata de Levadura Royal siempre habrá alguien que pregunte en los comentarios que qué es eso de impulsor o gasificante. Yo creo que esto es comparable con el fenómeno del almidón de maiz, alias “Maizena”.

Ahora por lo menos podré tener un post al que derivar a la gente cuando me pregunten qué es el impulsor. Pero….

¿Qué es realmente la Levadura Royal?

La Levaradura Royal es realmente levadura química, un gasificante o un impulsor que utilizamos en respotería para que las masas suban ya que en el horno generan dióxido de carbono gaseoso lo que genera las burbujitas que hacen subir una masa de forma rápida.

Lo que tenemos dentro de un sobre de levadura Royal es básicamente la unión de una sal alcalina junto con un ácido. Esta unión, su mezcla en un medio como es la masa y la cocción en calor es lo que produce el dióxido de carbono. En concreto la levadura royal tiene Bicarbonato sódico (sal alcalina) y difosfato disódico (un ácido).

Otro tipo de impulsores o gasificantes

En el mercado también podemos encontrar otro tipo de levaduras químicas. Nuestras abuelas las conocían como “blancas y azules” o como “gaseosas”. Yo este tipo de sobres solo los encuentro en Mercadona. Y es lo mismo pero separado (bueno, la Levadura Royal tiene algunos ingredientes adicionales que actúan como emulgentes y otros que hacen que este gas que se produce se libere dentro del horno más lentamente).

Por un lado tenemos el sobre “azul” con el bicarbonato sódico (3,3 gramos) y el sobre blanco con los acidulantes: ácido málico y ácido tartárico (2,2 gramos). La cuestión es que hay que hacer la mezcla rápidamente porque empieza a actuar desde el mismo momento que se mezcla. Por eso también nos pueden servir por ejemplo para ponerle burbujas a un zumo de cualquier ingrediente que queramos.

La cuestión es que existen muchísimas marcas en el mercado de gasificantes e impulsores o levadura químicas. No todo en la vida es Levadura Royal. Creo que es nuestra obligación empezar a llamar a las cosas por su nombre y no solo o únicamente por su denominación comercial que en muchos casos lleva a errores, en especial cuando la gente piensa que la Levadura Royal sirve para hacer masas panificables.