No soy mucho de aceptar productos y mucho menos de hablar de ellos en mi blog, no sé, es algo complicado de explicar sin meterse en muchos jardines, por lo que lo dejaré para algún otro post. En este caso con Estrella de Galicia (la cerveza) ha sido diferente porque me trae muy buenos recuerdos. Por lo que no dudé ni un solo momento en aceptar y ya estaba pensando en la receta de pan que haría con la cerveza.

Los buenos recuerdos no son otros que los comienzos de los encuentros que empecé a organizar junto con Alfonso de Recetas de Rechupete. Sí, os hablo de los Tapas&Blogs. Y que en próximas fechas volverá con un nuevo encuentro y muchas ideas para este año.

En diciembre del 2009 nos reunimos por primera vez en Maceira. Allí tienen solo cerveza, vino y agua. Por supuesto vino gallego y por supuesto cerveza gallega, en concreto Estrella de Galicia. Para muchos una de las mejores cervezas de España y si no tanto, al menos es garantía de buena calidad en el grifo de un bar.

Esta claro que el envío de este producto se enmarca dentro de una campaña de promoción por parte de la marca… pero está claro (también) que hay que aprovechar estas oportunidades para poder cocinar (en mi caso) con buena materia prima. Este pan es la muestra.

Pan Estrella de Galicia

Cómo hacer un pan de masa madre con cerveza

El pan de hoy es una variación más del pan de masa madre clásico. He variado algunos ingredientes en relación al último pan que hice y creo que he acertado; consiguiendo un pan de color dorado estupendo gracias a la cerveza y una textura rústica genial gracias a la harina integral de centeno. Y no digamos el aroma. Aún no lo he probado, pero no tardaré.

Ingredientes

    150 g de masa madre (100% hidratación)
    490 g de harina blanca de fuerza
    50 g de harina integral de centeno
    300 g de cerveza (hoy Estrella de Galicia)
10 g de sal

Elaboración del pan paso a paso

Empezaremos refrescando la masa madre. Solo en el caso de que sea necesario. Yo la tenía desde hace una semana sin usar, así que la refresqué. Puse 100 g de masa madre antigua en un bol, añadí 50 g de harina blanca de fuerza y 50 g de agua. Mezclé y dejé tapada 12 horas. Resultado:

Después mezclamos todos los ingredientes junto con 150 g de la masa madre. Hasta formar una bola, no amasamos. Solo dejaremos 30 minutos para que la masa madre empiece a trabajar.

Amasamos durante 15 segundos, 4 veces cada 10 minutos. Con la mesa engrasada para no tener que añadir más harina. Dejamos leudar un 50% de su volumen inicial. Este pan ha tardado 8 horas a temperatura ambiente (unos 23 ºC) y 10 horas en nevera (5º C) para leudar ese volumen.

Amasamos para desgasificar, enharinamos ligeramente y ponemos en un banetón o en un bol con un paño de algodón fino o lino enharinados, con la parte lisa hacia abajo. Dejamos leudar otro 50 % de su volumen inicial. Este pan ha tardado 8 horas.

Horneamos a 210 ºC durante 40 minutos. Antes de hornear ponemos un poco de semolina en la piedra de hornear, encima el pan dado la vuelta y le hacemos unos cortes para que termine de desarrollar su tamaño. A mi me gusta (después de unos cuantos panes), introducir el pan con el horno frio (en el caso de que le falte algo de leudar) unos 50 minutos a 210 ºC. Con la temperatura inicial el pan crecerá un poco, justo lo que le faltaba por crecer.

Ahora solo queda pensar en todos los buenos momentos que compartiremos en la mesa y en el que este pan nos acompañará: comida, cena, desayuno…