Después de escribir uno de mis comienzos de post en típicos, en plan “místico” como me dijo Alfonso hace unos días, me he dado cuenta que realmente no pintaba nada, en esta receta de muffins de cereza y vainilla. Por lo que prefiero empezarlo por donde debía y es agradeciendo todos los comentarios que habéis hecho en el sorteo de El Amasadero (van 140). Y es que no quiero responder allí para no inflar el número y que luego sea más complicado hacer el sorteo.

Muchas gracias a todos, de verdad. Me he leído todos los comentarios según han ido llegando. Y debo decir que me encanta comprobar cómo el aroma de unos croissants en el horno (propio o no) despiertan todos esos buenos sentimientos y recuerdos. ¿No es eso lo que al final buscamos con todas y cada una de nuestras recetas?

Esta receta de hoy, responde a algo. Primero, cuando compré las picotas el sábado sabía que quería utilizarlas para cocinar. Segundo, hoy me he enterado de un concurso de recetas de Futuro Bloguero de Lazy Blog. Y como a mí me enseñaron de pequeño que 2+2=4 no hay que ir muy lejos para saber que esta receta es para participar en ese concurso. Y no me gusta hilar fino y meter un enlace así como el que no quiere la cosa, así que a lo bruto. Se pide un enlace a la web de Cereza del Jerte, así que puesto queda.

Ingredientes para 12 muffins de cereza y vainilla grandes

(lo siento, pero las medidas en tazas. Para algunas recetas es indispensable tener buenos medidores en la cocina)

1 taza de mantequilla
2 tazas de azúcar
4 huevos
2 y 3/4 de tazas de harina
1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo
1/8 de cucharadita de sal
1 taza de leche
2 cucharaditas de vainilla

Para el relleno de cereza o picota:

2 tazas de cerezas o picotas sin hueso
1/2 taza de agua
1/2 taza de azúcar
1 cucharadita de vainilla
2 cucharadas de fécula de maíz

Cómo hacer los muffins de cereza y vainilla

Primero hacemos el relleno ya que mientras hacemos los muffins da tiempo a que se enfríe para poder rellenarlos. Cortamos las picotas por la mitad y retiramos el hueso.

Ponemos las cerezas a hervir a fuego lento con el agua durante 10 minutos. Retiramos del fuego y mezclamos la fécula de maíz con el azúcar y las cerezas cocidas. Volvemos a poner a hervir y mezclamos bien con ayuda de una varilla hasta que espese, unos 5 minutos más.

Por último, pasamos por un chino apretando bien. Aunque podéis dejarlo tal cual, aunque yo soy de los que no me gusta encontrarme cosas “toscas” en los bollos. Dejamos enfriar mientras hacemos la masa.

Hacemos la masa de los muffins. Es una masa muy suave y ligera (en consistencia). Primero batimos la mantequilla hasta que esté a pomada (lo que no es nada difícil con el calor que hace), la mezclamos con el azúcar hasta obtener una crema.

Añadimos los huevos uno a uno. Lo que quiere decir que hasta que no se haya incorporado por completo un huevo no pondremos otro.

Añadimos el harina, previamente tamizada y mezclada con la sal y la levadura. Mezclamos bien.

Incorpora la leche y la vainilla. ¡Con fe, saldrá bien!

Rellenamos los moldes hasta 2/3 de su capacidad. Eso sí los queremos que salgan con borde o hasta la mitad si queremos que se queden a ras de la capsula.

Y horneamos a 180 ºC durante 25 minutos. Comprueba que están cocidos introduciendo un palillo y sacándolo seco.

Ahora toca el momento de rellenarlos. Primero los dejamos enfriar fuera de los moldes, sobre una rejilla. Y haremos el método del cono para rellenarlos. No es más que cortar un cono. Introducimos el relleno, una o dos cucharaditas y cerramos.

Origen de la receta.- Aunque como todas siempre me gusta variarlas, en este caso al ser tan poca la variación que le he hecho, la receta original es una de cupcakes de cerezas y vainilla del, para mí, el mejor blog de cupcakes que existe, Cupcake Blog.