cocina

Desde hace un tiempo es rara la empresa que no hace un concurso relacionado con los gastrobloggers, o lo que es lo mismo blogs de cocina y gastronomía. ¿Qué razones puede tener una empresa para liarse la cabeza con estas cosas?

Ha habido varios, actualmente tenemos los premios de Bitacoras y el que ha empezado hoy el de Canal Cocina. Los dos funcionan de una forma similar, básicamente son los propios candidatos los que deben promover su campaña entre los más allegados o visitantes del blog para que se registren, participen y voten.

¿Por lo tanto estamos ante el mejor blog de gastronomía o estamos ante el blog que mejor ha hecho campaña? Indudablemente es lo segundo, creo que nadie podría decir lo contrario. Bien es cierto que si hay suerte podremos ver entre los finalistas de uno y otro concurso a blogs que realmente se lo merezcan por su calidad.

¿Cómo se mide la calidad de un blog?, ¿en especial de uno gastronómico? Habría que analizar diferentes variables: actualización del blog, calidad fotográfica, calidad de los textos, participación que es capaz de mover, y seguro que unas cuantas variables más.

Si estructuramos esta entrada entre lo bueno que puede tener estos concursos y lo malo que pueden tener creo que sale ganando lo malo, la parte “mercantilista” de los concursos.

Lo bueno, centrándonos especialmente en el concurso de Canal Cocina, es que promueven y le dan la importancia que se merece la blogosfera gastronómica. Que menos que un canal de cocina referencia nacional se fije en nosotros los humildes bloggers. Buscando cosas más positivas y de verdad que lo he intentado no he encontrado nada más. Bueno, sí, es evidente que los premios parecen jugosos para el ego de un blogger. UUuuuH!! Eso de salir en un programa de canal cocina explicando tus “quehaceres”, tus gustos y aficiones en torno a la cocina es sin duda un impulso importante para participar y sobre todo si lo que buscas a través del blog es el promocionarte en un mundo tan lleno de “padrinos y ahijados”.

Lo malo. Detrás de todo esto no puedo evitar pensar en la dinámica del propio concurso. Es decir esto realmente consiste en quien es capaz de atraer más votos y como se consiguen esos votos. Bueno, los votos se consiguen a través de un registro previo en la web de canal cocina, es decir tú debes crearte una cuenta en canal cocina y ellos de ese modo conseguirán probablemente, no solo la mayor base de datos de blogs de gastronomía sino que además tendrán una muy nutrida base de dados de toda la gene que se registrará para que voten tu blog o voten mi blog.

(Aclaración. Para quien trabaja en temas de marketing y comunicación, es decir lo que es este concurso de Canal Cocina, tener una Base de Datos de esta envergadura ya es todo un éxito).

Así las cosas El Monstruo de las Galletas se presentó al concurso y no quiero decir porque El Monstruo de las Galletas ha hecho campaña durante 6 horas y ahora mismo se encuentra en periodo de reflexión sobre si continuar o no.

Creo que después de todo lo expuesto está claro que no seguiré participando en este concurso y no solo por la parte de “lo malo” del concurso. Claro está que aquí tenemos que salir ganando todos, los blogs, los que votan y canal cocina. Me lo estoy pensando sobre todo porque la tecnología que han puesto a disposición del concurso no es una buena tecnología ni está adaptada a muchos inconvenientes. Por ejemplo, un buscador para que la gente pueda buscar el blog que quieren votar. Ah, y no estoy enfadado porque hayan tardado 7 horas en aparece los primeros votos que me dijeron que me habían hecho, eso, si son los votos que me dijeron… (sic).

Bueno, sea como sea El Monstruo seguirá de cerca el concurso… por cierto en Bitácoras he estado el 38 pero lamentablemente no puedo participar allí porque soy un blog demasiado joven.

Y por último hay que decir que este post me ha servido para inaugurar una nueva sección: El Monstruo criticón.