Archivos de la categoría Recetas

Receta de roscón de reyes (unos meses antes/después de Navidad)

roscon-reyes

¡Pero qué haces! ¿Roscón de Reyes en abril? Pues si os digo la verdad esta receta tiene ya su tiempo, y de hecho el último roscón que hice fue a principios de enero para el Día de Reyes. Pero es que los blogs de recetas nos solemos poner bastante pesados… en demasiadas ocasiones. Por eso, decidí no publicar la receta en Navidad y dejarla para más adelante, cuando la gente no esté tan cansada de la gordura navideña.

En esto de los blogs, como en otras cosas, mis sensaciones han cambiado mucho desde el primer día que decidí tener un blog propio, que fue como año y medio después de empezar a escribir, de forma profesional, en blogs. Nunca he compartido cosas como la obligación de pasarme a decir “qué rico” o “qué pinta” en mil blogs a cambio de que los editores de esos blogs se pasen por el mío a decir lo mismo. Tampoco he compartido la necesidad de hacer fotos con la perspectiva del tipo de foto que se acepta como buena y que al final lo único que ocurre es que haya muchos blogs con el mismo tipo de foto, que para mi resultan excesivamente cuquis.

Hay más cosas que no he compartido nunca y que con el paso del tiempo ese no compartir se ha traducido en un aborrecimiento generalizado de unas prácticas que veo como perjudiciales y que solo vienen a crear una endogamia y una superficialidad en los blogs que me aburre en exceso. Sumado a otras cuantas cosas: cansancio, tener otras prioridades, etc., han hecho que en ocasiones me haya distanciado bastante de este, mi blog.

Y aquí, de nuevo, un día más, intentando ponerme como norma una actualización periódica con varios objetivos. El primero distraer mi mente de otras cosas. La segunda, contar mi día a día, objetivo vital de este blog. Y la tercera, por dejarlo en tres…, siendo sincero, crear contenido, subir visitas y que con ello obtener más posibilidades de un éxito de futuro basado en una idea fundamental. Quiero que el blog se transforme, tal y como una crisálida se transforma en una mariposa.

Continue reading

‘Carrot cake': tarta de zanahoria con nueces

Tarta de zanahoria

Hace ya tiempo que hice esta carrot cake o tarta de zanahoria y puedo decir que la receta me ha encantado, es una versión de la que hizo Robinfood en su programa de Telecinco. Y digo versión porque he cambiado un ingrediente y algunas cantidades, aunque al César lo que es del César.

En estos días ando dando vueltas a la cabeza, tal vez demasiadas vueltas y es hora de ponerse en acción, a la idea de poner una tienda. Realmente es algo que llevo pensando hace algunos años y, ahora, es el momento de hacerlo realidad. Son muchos los miedos y dudas que asaltan en el camino, supongo que es normal, y que lo preocupante sería que no hubiese miedos ni dudas.

Los miedos son necesarios porque nos hacen ser precavidos. Las dudas hacen falta para poder resolver los problemas de una mejor forma. Ahora, son monedas de dos caras y comparten la cara B. Esta no es más que la que nos empuja a la inacción, a la pasividad, a la congelación y por lo tanto a la frustración. Qué difícil es luchar contra estar cara del juego… pero saldré.

Bueno, el caso es que esta tarta de zanahoria se pone en cabeza para que salga en la carta de elaboraciones que tendré en la tienda. Es treméndamente jugosa (lógico, siendo de zanahoria) y tiene un sabor muy equilibrado. Haya vamos con la receta.

Sobre la foto. Yo sigo con mis pruebas de fotos naturales y de “momentos”. En este caso, fue la foto al día siguiente desayunando un café en la cocina. Momento fotografiado y compartido.

Continue reading

Receta de pak choi salteado con sésamo

Pak choi salteado con la receta de @pepekitchen

Una foto publicada por Daniel Martinez (@pintxo) el

Los “lunes al sol” tienen estas cosas, que ahora puedo cocinar algo más. Aprovechando que estoy cerca de la calle General Margallo (Madrid) he comprado algunas cosas asiáticas para la delicia de nuestro paladar. Ya sabéis, y si no no os vais a librar de que os lo cuente, que en esta calle se sitúan algunos de los mejores “super” asiáticos de Madrid. De hecho, cada vez hay más, aunque casi todos sean propiedad de Ibero China.

Me encanta ir a esta tienda, en especial porque el público ha cambiado muchísimo de la primer vez que fui hace ya unos cuantos años. En alguna ocasión me encontré a algún cocinero de DiverXO, otras veces, como hoy, me encuentro a señoras que a priori no dan con la imagen de alguien que le guste este tipo de comida, otras veces, jóvenes compradores que se nota que saben elegir. Pero lo que más me gusta es ir con alguien que va por primera vez. Sus caras al descubrir ingredientes nuevos son las mejores. La cocina asiática es, definitivamente, muchísimo más, infinitamente más que el sushi. Solo hay que dar un pequeño paso para descubrirla.

El Pak Choi o Bok Choy lo encontraremos en este tipo de tiendas bajo la denominación de ‘Col China’. Y es que eso es lo que es. Si tuviésemos que compararla con alguna verdura nuestra, podría ser algo más suave que nuestra col o repollo. Por supuesto que de forma no se parece ni de lejos, en este sentido se puede parecer más a las acelgas, aunque su sabor también es más suave y por supuesto también es diferente en forma.

Continue reading

Masa base para bollería. Receta de suizos

bollos-suizos

En una ocasión hice una receta de suizos sin lactosa. Ya veis, no tiene mucho mérito las cosas “sin lactosa” por lo general porque casi siempre consiste en sustituir mantequillas por margarinas o leche de vaca por leches de soja o similares. El resultado no es igual, es similar a las recetas originales. Así que hoy he querido darle un enfoque nuevo a una receta de bollos suizos, explicando la receta base que podemos utilizar para hacer bollería en casa y a partir de esta y con difentes terminaciones podemos hacer muchos, muchos, muchos bollos, como por ejemplo estos suizos.

Pero antes dos detalles. El primero es que a mi hijo, Oriol, le han encantado los bollos y eso me hace muy feliz porque la verdad que es un niño que desde siempre nos ha costado mucho que pruebe cosas nuevas. De hecho, con 6 años que tiene aún no ha probado el helado (ni una “miajita de naa”). Daros cuenta de lo feliz que me hace que le guste lo que cocino.

La segunda razón de esta receta, es realmente la primera, el por qué los he hecho. El fin de semana pasado, comiendo en casa de mi suegri, salió el tema de la bollería tradicional gracias a unos bartolillos que compró en la pastelería El Pozo. De los cuales dicen que son los mejores de Madrid. Y entonces, comentó que los suizos son de los bollos preferidos de María. Aunque a mi el tema bollería no es que se me de muy bien (las terminaciones, formas…), soy más de hacer cosas casi grotescas, lo que las hace divertidas y originales, ya había hecho suizos en algunas ocasiones (en la Escuela de Hostelería, en un hospital en el que trabajé y dos o tres veces en mi casa), así que le prometí que se los haría. Y prometido y hecho… con toda mi dedicación para ella.

Disclaimer. Sobre las fotos, seguro que habéis notado en los últimos posts que las fotos no son como las que siempre he puesto en el blog. La explicación es que mi vida tampoco es como era antes. Ahora no tengo tanto tiempo para dedicarle a ciertos aspectos del blog y mientras he preferido volver a contar cosas de mi vida a la vez que las recetas, también he decidido que las fotos deben reflejar mi estado actual.

Me interesa cocinar, dedicar tiempo a mi y a los que quiero. No me interesa hacer las cosas bonitas y superficiales para que queden preciosas en el blog. Es por este motivo que ni hago mil fotos del paso a paso, como hacía antes, ni preparo una foto de presentación. De hecho, mi cámara principal es el móvil. Más rápido, intuitivo y de, por supuesto, qué se le va a hacer, peor calidad.

Pero hay que ver las fotos desde este punto de vista. Son así, porque así soy ahora. Para mí son perfectas tal y como están porque reflejan lo que quiero que reflejen. Y como es algo tan subjetivo y personal he necesitado explicarlo para que se entienda.

Continue reading

Pizza de pepperoni y champiñones más una ensalada de mozzarella y tomate

pizza pepperoni

¿Qué sentido tienen las dos recetas de hoy (Pizza de pepperoni y champiñones y una ensalada de mozzarella y tomate)? Las hice la semana pasada, las hice para ella, para ti. El otro día le conté que solo siento satisfacción y disfruto plenamente de la cocina cuando lo hago para otros. Podría comer, si lo hiciese solo, todos los días macarrones con aceite o cosas similares. Es decir, que no me importaría comer cosas aburridas si son para mí. Pero cuando cocino para otras personas, ya sean platos elaborados o recetas sencillas, me encanta hacerlo y disfruto como un enano.

¿Cómo lo hago? Mientras preparo los ingredientes, mientras elaboro la receta, incluso mientras sirvo la comida en cada plato, pienso tanto en el grupo de personas que vienen a comer a casa, como en cada persona de forma individual. Pienso en ellos de una forma especial, cada uno como se merece. Con cariño, con respeto, con amor, con distancia o con cercanía. Esto no es un post sobre “Como agua como para chocolate”, es mi realidad.

Ahora mismo estoy viviendo una época de mi vida muy extraña. Tengo motivos sobrados para estar más que preocupado por mi futuro, también tengo motivos más que sobrados para estar feliz. Y lo extraño no es esta dicotomía de vida, lo extraño es que no me parece estar viviendo montado en una montaña rusa de momentos buenos, muy buenos, malos y muy malos. Estoy en un momento crucial de mi vida, muy a corto plazo se tienen que solucionar diferentes problemas:

  • Me han despedido del trabajo y sin derecho a paro.
  • Con mi pareja hemos pasado un bache del que, estoy seguro, hemos salido mejor de lo que estábamos. Sabiendo, que por supuesto, hay que trabajar muchas cosas. Ahora y siempre.
  • Firmar un documento que pone fin a otro documento. El segundo, que fue el primero en su día, no significo mucho. El que tengo que firmar ahora, sí que significa mucho.
  • El final de una vida parece que se aproxima. A una persona que ha sido muy importante en mí vida.
  • A la vez estoy poniendo en papel todas mis ilusiones acumuladas en los últimos años. Ilusiones acumuladas en mi mente, ilusiones que quiero transformar en una profesión, en un futuro para mí y mis hijos y también para la mujer que está a mi lado.

Y así es como me siento, navegando a la vez con cosas duras y tristes y con una idea muy fuerte y positiva que se reduce con una frase: “Do what you love”.

Continue reading