Archivos de la categoría Recetas

Navajas a la plancha

  
El gusto por lo sencillo. Aunque no os lo creáis la sencillez es difícil de llevar a cabo hoy en día. Es complicado porque estamos rodeados de mensajes que nos dicen todo lo contrario. Que gastemos, que nos compliquemos la vida, que tengamos cosas que no necesitamos realmente… Me enamoré de María por muchas razones pero una de ellas es su gusto por lo sencillo.

Nos imponen una vida radical, donde si no eres una cosa eres la otra por sistema. Pero creo que existen los arcoiris de colores y que entre el blanco y el negro hay una gama válida y real de opciones. No es austeridad o despilfarro. De hecho, nuestra forma de vida se caracteriza por el gusto por lo sencillo, por las cosas normales, sin lujos… Saber disfrutar en cada momento por cada instante vivido.

Al final, lo sencillo es complicado. Porque es optar por algo que no está ahí por una vía natural. Hay que salir a buscarlo. En la comida, por ejemplo, llevo cocinando para blogs desde el 2008, y siempre, siempre, siempre, hay que hacer cosas sencillas pero adornadas con… digamos tonterías… ¿Y sí cocinamos cosas sencillas, pero de verdad?

La comida forma parte de la vida y como tal también refleja el estilo de vida de cada uno. Estas navajas a la plancha no son más que el gusto por lo simple. Producto, técnica de cocina muy básica, poco tiempo, y disfrute al máximo con una receta realmente rica.

Continue reading

Idas y venidas y receta de mejillones en vinagreta

Mejillones en vinagreta

Pues sí, ya era hora. El 22 de mayo fue el último post y no porque no haya cocinado desde entonces, lo he hecho y muchas cosas que además no tengo en el blog. Pero entre unas cosas y otras, entre unas idas y venidas no he podido dedicarle tiempo.

1. Primero la falta de ganas. Hay que ser sincero pero a veces ponerme en plan “tengo que actualizar el blog porque llevo tiempo sin poner nada” o “tengo que actualizar el blog porque tengo que escribir dos o tres cosas a la semana” me da una pereza mortal.

Dedicarle tiempo a algo que no tienes ganas se convierte en una obligación que a la larga te hará aborrecerlo. Así que a partir de hoy actualizaré el blog cuando me apetezca realmente dedicarle un rato. Quién sabe, lo mismo se convierte en el modo de mantenerlo más actualizado sin habérselo propuesto de antemano.

2. Desde el 1 de julio vivo, definitivamente, con María. Lo de definitivamente quiere decir algo así como que ya no hay maletas de por medio entre nosotros porque realmente llevábamos viviendo juntos mucho tiempo.

Desde mi punto de vista pocas cosas cambian. Bueno, ahora firmaremos nuestro primer papel legal… No, no… no nos casamos ni tampoco firmaremos un papelito de pareja de hecho (cosa más inútil, desde mi punto de vista, imposible). Vamos a hacer algo mucho más serio, aunque de cara a la legalidad vigente no nos proporcione ningún derecho como pareja (en fin). Vamos a firmar una cuenta de banco en común para esas pequeñas cosas, y casi insustanciales, como compartir gastos de recibos, comida, etc.

Vale, vale… parece que le quito hierro al asunto. Pero de verdad, ¿por qué hay que hablar de esas cosas del día a día como si fuesen un muro que hay que saltar?

La verdad que la mudanza ha sido todo un reto. De lo que yo creía que sería una semana a lo sumo se han convertido en unas tres semanas de trabajos forzados. Ahora ya estamos asentados, quedan detallitos por pulir (como por ejemplo cambiar un halógeno) pero incluso ya hemos pasado una semana con los peques bajo el mismo techo y hay que decir que todo ha ido genial y nos lo hemos pasado en grande.

3. El plan de empresa que estoy haciendo parece que ya está encaminado. Me queda poco de las fichas técnicas de las cosas ricas ricas que haré y pretendo vender, acto seguido intentaré hacer el plan de viabilidad económico y después quedarán cosillas como el plan de marketing o el plan de comunicación y definir bien los perfiles de los trabajadores que querré tener en mi mini paraíso para el gordo que llevamos dentro.

Y lo más importante será ponerse a buscar un inversor, o dos, o quizá tres que confíen en mi buen criterio, en mi sacrificio por el trabajo y sobre todo por mis ganas de hacer felices a los que se atrevan a entrar y consumir alguna de mis pequeñas delicias azucaradas.

Ojalá cada fase de las que os estoy hablando hubiese sido estanca, pero bueno… Las idas y venidas son lo que tienen. Lo bueno es que soy feliz y que a pesar de no tener trabajo (con todo lo que eso acarrea para el autoestima de uno mismo y para la percecpción social hacia el que no tiene trabajo) puedo decir que ganas no me faltan para que el 2015 sea un muy buen año en todos los aspectos. Y en el caso del tema laboral, que es lo que más preocupa ahora mismo, aún faltan cinco meses y medio de año para lograrlo.

Y hora la receta de mejillones en vinagreta:

Continue reading

Receta de lasaña de carne

lasaña2

La lasaña de carne es la receta preferida de Oriol, mi peque mayor, así que aprovecho a hacérsela de vez en cuando. Aunque reconozco que lleva bastante tiempo hacerla, al menos mucho más que una cena o comida normal. La verdad que las que venden congeladas son lo peor, aunque os saquen de un apuro lo mejor es dedicarle tiempo y hacerla uno mismo. Así que os animo a todos a prepararlas en casa. Es entretenido y muy rica.

Lo que hago es una especie de salsa boloñesa. Sí, especie, no es la tradicional, así que los defensores de esto se tiene que hacer así porque es lo tradicional no veáis en esta receta un ejemplo de salsa boloñesa. Aunque sí que comparten algunos ingredientes y forma de hacerse. Por ejemplo yo le añado zanahoria, una forma de incluir hortalizas que de otro modo no suelen comer fácilmente.

Por cierto, este tipo de sala la he hecho también cambiando la zanahoria por calabacín. Lo que hago es triturarlo junto al tomate, y la verdad que no se “nota” nada. Una forma genial para que los niños coman verdura. Al menos los niños que por lo general no suelen comerla fácilmente cuando se reconoce en el plato.

Continue reading

Receta de hummus o puré de garbanzos

hummus

Según Salah Jamal, autor del libro Aroma Árabe, para mi un libro imprescindible a la hora de abordar la comida árabe, el hommos o hummus es un plato que durante el siglo XX, hasta la década de los setenta, fue considerado un plato para el desayuno. Era un plato que servía para que pequeños grupos de personas se reunieran a horas tempranas. ¿Qué mejor forma de empezar el día?

Uno de los males de nuestro tiempo es que estamos perdiendo muchos momentos de contacto entre las personas que tenemos cerca. Nuestros horarios de trabajo infernales, de empezar muy temprano y terminar muy tarde, hacen que no nos veamos, que no hablemos, que perdamos ese roce indispensable para que las relaciones, sean de la índole que sean, avancen, maduren, y perduren a lo largo de los años.

Imaginad que todos los días pudiésemos sentarnos, nada más levantarnos, alrededor de un plato. Que pudiésemos compartir el primer momento del día. Tal y como indica Salah Jamal en su libro, lleno de relatos y anécdotas en torno a la comida:

“A pesar de que el plato (el hummus) es muy pequeño y contiene poca cantidad de puré, los comensales sueltan de forma automática la palabra tfadaluh (invitación a comer), a cualquiera que pase por delante y les eche una simple mirada.”

Ayer, nos sentamos a la mesa, María y su madre, mi madre y yo. El primer plato: hummus. Espero que todas tuvieseis un feliz Día de la Madre.

Continue reading

Receta de calamar picante

calamar picante

Hace más de tres años estaba desayunando una cookies en lo que era mi oficina. Una oficina que no era más que una mesa, un ordenador, un cámara de fotos. Las vistas eran las que eran por aquel entonces. En tres años me ha cambiado mucho la vida. Por aquel entonces había algunas personas que me envidiaban porque mi trabajo consistía en hacer recetas, escribir posts… Por aquel entonces me escribían preguntándome cómo podían llegar a trabajar de lo mismo. Realmente no era muy feliz con mi trabajo así que imaginad lo que pensaba cuando recibía un nuevo mensaje o mail preguntándome por esto.

Hoy, mis vistas han cambiado. También los aromas. Ahora mismo al frente la gardenia, a un lado un jazmín y detrás mio la hortensia amenizan mi tarde mientras escribo una receta más. A un lado, también tengo lavanda, orégano y romero. Un pequeño rosal naranja y más allá la albahaca, hierbabuena y tomillo. Las hierbas aromáticas que desprenden esos aromas, en especial al moverlas ligeramente. Son una delicia. Al final del verano esperamos, incluso, recoger algunas manzanas.

Los sonidos están muy bien. Ahora mismo se oye una ambulancia de lejos, un coche pitando, otro arrancando, muchos pájaros (claro, la tarde cae y es cuando se ponen juguetones). También se oyen niños jugando a lo lejos. No se oye a un solo vecino y lo que más se oye y se siente es el viento.

Desde el ático los tejados de Madrid tienen algo muy especial, deberíais subiros a algún sitio alto y observarlos durante un tiempo. Parece que la ciudad se paraliza en las alturas. Ahora no tengo oficina. Pero estoy más feliz. Poder regar las plantas, mojarme los pies, que el agua recorra pequeños ríos, que el frescor inunde la terraza, hace que me sienta en un oasis.

Fuera del oasis hay muchas cosas que poner en orden. La primera encontrar mi lunes, mi 1 de septiembre, mi 1 de enero, mi último día de mes… La paz y la tranquilidad me viene por oleadas. Pero quiero ser yo el que genere esa paz y esa tranquilidad, quiero ser mi propio motor, mi propio generador, y es lo que ahora mismo no marcha del todo bien. Ahora es el momento.

– Me apetece cenar chino. Podías hacer el pan chino y unos noodles.
– Uhmmm, sí, puedo pensar en algo que hacer.

Así, de un momento a otro se piensa en una cena. Y de un momento a otro se origina lo que será un momento de paz y tranquilidad en común. ¿Picante? Sí, me encanta la comida picante, debo reconocerlo. Ese picante que te empuja a comer un poco más, pero que tampoco te abrasa. Ya tengo en marca la receta de calamar picante.

Continue reading