Archivos de la categoría Otros

Enamorado de los fogones

Two glasses of white wine and bottle

Como cada año San Valentín vuelve a asomarse a nuestro calendario. Pero esta vez va a ser diferente. Nada de galletas con forma de corazón, ni bombones, ni globos, ni lazos. Este año vamos a celebrarlo como se merece. Y no hay mejor manera de hacerlo, que sentados en torno a una mesa delante de una deliciosa cena. Este año San Valentín se viste con delantal y se planta delante de los fogones.

Si tu media naranja es también un/a cocinilla como tú, la jornada será sensacional y el placer será doble: cocinaréis y disfrutaréis juntos.

Como he dicho no vamos a llenar la cocina de globos de colores pero sí podemos darle una atmósfera especial para que no sea el ambiente de siempre. ¡Creatividad al poder! Prueba a colocar algunos de tus utensilios de cocina como si fueran decoración en la pared. Sobre ellos deja post its que contengan los ingredientes de una receta nueva y sus explicaciones. No las dejes ordenadas. Como si de una yincana se tratara, tu acompañante deberá buscar la receta completa. ¡Puede ser un comienzo de tarde divertido antes de meternos en faena!

Romantic_dinner_IT_ambience

Presta atención a la mesa que montas para la cena. Pon algún detalle que sea algo nuevo y personal: una vela sobre una botella de vidrio verde como si de un candelabro se tratara o pon un candelabro de metal en el medio de la mesa. La iluminación ayudará a dar un ambiente de más calidez y una atmósfera más romántica.

Una vez resuelta esta prueba de destreza, habrá que ponerse con las ‘manos en la masa’. No hace falta que elaboréis un menú muy complicado. Podemos comenzar con una tabla de quesos o un foie acompañado de rebanadas de pan tostado con pasas. Siempre podemos acompañarlo con un vino que maride con nuestra elección. Como plato principal, podemos elaborar una pasta fresca casera con una salsa también homemade.

El postre en una jornada como esta no puede faltar: San Valentín es goloso por naturaleza. Una propuesta refrescante y muy sencilla es poner unas cucharadas de yogur griego en unas elegantes copas de vino. Después, pela unos kiwis y los bates junto con una cucharada de azúcar (si son lo suficientemente dulces no hará falta) y un poco de crema agria. El resultado lo añades sobre el yogur que teníamos previamente servido en las copas. Si encima lo decoras con trozos de galletas María, obtendrás un postre irresistible para cualquier monstruo o cocinillas que se precie.

¿Sabéis lo que son los ramen?

Japón me encanta, no porque haya estado allí, aunque sé que si fuese entonces me volvería loco. Me gusta principalmente por su gastronomía, que por supuesto es mucho más que sushi. Una de las comidas más tradicionales que adoptaron de china son los ramen. De hecho se suele confundir bastante a menudo. El tipo de fideo es el chino pero los japoneses lo adoptaron y lo hicieron suyo en una versión callejera de la comida.

Este plato tiene más de 4.000 años de vida, y hasta tiene su propio museo donde se juntan dibujos, recetas, historia… La palabra que da nombre al plato se forma de dos caracteres chinos, por un lado – ra – que significa estirar y otra – men – que significa fideos. Es decir, la forma de hacer estos fideos es estirando la masa una y otra vez. Enrrollando y estirando y así hasta conseguir miles de estos fideos.

Los japonese fueron geniales porque hicieron de esta comida un plato completo ya que se compone de verduras, setas, carne, miso, pollo, salsa de soja, huevo cocido, curry y muchos otros ingredientes que lo hacen genial. Vamos, ideales. Digamos que es una comida rápida muy completa, tanto que… ¿Quién de nosotros no los ha comido? ¿Y vosotros de quienes sois?

Este post tiene contenido patrocinado.

La ganadora de la cesta Lidl Deluxe es…

Después de revisar los 140 comentarios para participar en el concurso de la cesta de Lidl con productos Deluxe nos hemos decantado por dos comentarios. El primero el de Roger y el segundo el de Paquita dado que a nuestro juicio eran los que cumplían con mejor criterio los requisitos para ganar.

Pero, como finalmente solo puede haber un ganador, nos hemos decantado por el de Paquita por su emotividad e historia…

¡Muchas gracias a todas y todos por participar!

¡Feliz Año!

Mi consejo: no volar nunca con Vueling porque alguien te #robing

Sí, lo habéis adivinado. Esta semana no hay receta, por el momento. Lo que hay es una crónica de lo que me ocurrió hace dos semanas al volar con Vueling a París. Sí, mis primeras vacaciones en bastante tiempo. Además, mis primeras vacaciones con María. En fin, un viaje muy especial y donde cada parte del mismo debe ser perfecto para que todo vaya redondo. Sí, el vuelo, las compañías aéreas también deben hacer su parte en crear una experiencia, si no perfecta, al menos que no se recuerde, ni por buena ni por mala, con posterioridad al viaje. Y este no ha sido el caso, mi consejo es que nunca voléis con Vueling, que evitéis esta compañía aérea siempre que podáis.

El pasado 8 de diciembre volamos con Vueling, el retraso de una hora es, incluso lo de menos, nos daba igual, puesto que para nosotros era lo suficientemente alegre el motivo del viaje y nada podía joderlo. Así de claro. Bien, vamos con nuestro equipaje de cabina más un bulto de menor tamaño. En mi caso era una bolsa de fotografía de Canon en la que puse:

  • Mi Canon EOS 450 D.
  • Un objetivo de 50 mm 1.8.
  • Otro objetivo macro 100 mm sin estabilizador (el anterior al que hay ahora en el mercado).
  • Mi otra cámara compacta, una Lumix Lx5.
  • Dos baterías externas para cargar el móvil, entre las que estaba esta Mophie.
  • Un cable y cargador de iPhone5.
  • Una cámara de vídeo, con la que he hecho por ejemplo esta receta.

¿Qué ocurrió? Que por despiste (sí, por mi culpa) me la dejé debajo del asiento, en el lugar destinado a dejar pequeños bultos, como mochilas y demás. Me di cuenta nada más llegar a la terminar de recogida de equipaje del Aeropuerto CDG de París y nos pusimos en contacto con el personal de tierra del aeropuerto encargado de reclamaciones de equipaje. El hombre, muy majo y amable, Michelle, hizo mil llamadas hasta que consiguió ponerse en contacto con el personal del avión. Sí, consiguió hablar con ellos y les pidió lo que suele pedirse que alguien acercarse la mochila a la terminal.

Desde el avión le confirmaron que la mochila estaba donde yo dije que estaba, debajo del asiento 28D. Y ahí, la cara de sorpresa (cara de sorpresa que el trabajador de Vueling con el que hablamos a la vuelta se repetirá) del propio señor del aeropuerto. Le dicen desde el avión que por “motivos de seguridad” no pueden devolverme la mochila y que se tiene que volver a Madrid con ellos. Inexplicable, en palabras del propio Michelle. Ya que si bien, a lo mejor no podrían llevarla en ese momento, lo que se suele hacer en el caso de que se olvide algo en el avión es dejar el equipaje olvidado allí donde se produce el olvido. En este caso, en París.

Desde el avión, además, indican, que para poder recuperar en Madrid la mochila con las cámaras tengo que poner una reclamación a través de la página de Vueling. En fin, nosotros nos quedamos perplejos. Llamamos a atención al cliente de Vueling desde el mismo aeropuerto de París, me dicen que allí es solo para gestionar el programa de puntos y me facilitan el del departamento de equipajes. Llamamos y si no hay expediente abierto no pueden hacer nada y que lo tengo que poner desde la web de Vueling.

Doy de alta una tarifa para poder navegar desde el móvil en Europa. Me conecto desde el iPad de María, ya que desde el móvil la versión de la web que te ofrece no tiene la sección de equipajes. Cuando consigo llegar a esa sección me pide un número de PIR, número que te facilitan cuando abres una reclamación. Vamos, la pescadilla que se muerde la cola. Vuelvo a llamar al 902 de equipajes de Vueling y me facilitan un correo electrónico al que dirigirme, un correo electrónico de Iberia. Y me dicen que me llamarán para indicarme los próximos pasos. Esta gestión, todo esto que he contado ocurre en la siguiente hora a bajarnos del avión y nosotros ya en un tren camino a París.

Pasan los días en París sin que me llame nadie de Vueling y con la duda de qué habrá sido de mis cámaras y demás.

Volvemos el 12 de diciembre a Madrid y directamente nos dirigimos al puesto de equipajes que tiene Vueling en la T4 de Barajas. Allí le explicamos al chico que atienen el puesto todo lo ocurrido. Es decir, hasta este momento le relato todo lo que he escrito aquí. La cara de perplejidad del chico es alucinante.

Nos dice, para empezar, que en ningún caso la mochila se tenía que haber vuelto a Madrid, que debía de haberse quedado en París y nosotros haberla ido a recoger unas horas después o al día siguiente al aeropuerto si es que en ese momento no podían acercarla. Que aún así lo suyo hubiese sido, y más habiendo hablado con el avión, que la hubiesen acercado en ese mismo momento o haberla dado a alguien de landing del aeropuerto para que la hubiesen acercado a la terminal.

Para continuar me comenta que el correo electrónico que me facilitaron solo se da en los casos en los que no se encuentra el equipaje después de 5 días de pérdida.

Para terminar me dice, que allí no lo tienen y que además no tienen registro de nada de lo que comento. Eso ya nos huele, mal no, fatal.

Finalmente se le ocurre llamar a un almacén que tiene Iberia en la planta de arriba a ellos pero nos dice que supone que no lo tendrán porque en ese caso ellos deberían tener constancia de lo ocurrido.

Llama y WOOOO, ¡la tienen! Va a buscarla y cuando vuelve la abrimos y descubrimos que… ¡¡¡¡¡me han robado!!!!! Me faltaba todo lo que no es marca de Canon, es decir la Lumix LX5, las dos baterías externas de móvil y el cable del iphone5 (por lo que tuvimos que comprar otro nada más llegar a París). Es decir, ¡¡¡me han robado unos 700 euros!!! Un robo que se ha producido desde el avión de Vueling hasta el almacén de Iberia. En la hoja de registro del almacén de Iberia solo registraron lo que me devolvieron.

La persona o personas que hicieron el robo bien lo hicieron ya que… ¿cómo demuestro yo que estaba en la mochila todo lo que digo que estaba? De hecho, es evidente que la persona o personas que cometieron el robo sabían que yo tenía la palabra del personal del avión de Vueling de que habían encontrado la mochila y que la devolvían a Madrid. Es evidente porque robaron todo el material que no era de Canon, supongo que pensando que yo no podría demostrar que había más cosas de Canon (recordad que la mochila era marca Canon). Por otro lado, cogieron, supongo que lo ellos pensaban que era de menos valor. Sí, era de menos valor, pero aún así son 700 euros. En la mochila en total había casi 2.400 euros de valor.

Vueling debería aclarar si siguieron el procedimiento adecuado en estos casos. Si devolver la mochila a Madrid, en lugar de dejarla en París era lo correcto o no.

Vueling debería aclarar el porqué desde el avión se da como excusa “motivos de seguridad” para no devolver la mochila en el momento.

Vueling debería aclarar qué persona o personas son por las que pasa la mochila desde el avión de Vueling hasta el almacén de Iberia y realizar una investigación de quién pudo robar los objetos.

Vueling debería aclarar el porqué no hay constancia de registro de la llegada de la mochila en equipajes de Vueling de la T4.

Vueling debería aclarar el porque no recibí llamada en contestación a mi reclamación vía mail.

Sí, yo me olvidé. Sí, el equipaje que va en cabina no está facturado. Sí, tengo todas las de perder. Sí, voy a luchar lo que haga falta porque Vueling me pague lo que me han robado.

De hecho, además de reclamación por escrito el día 12, que aún no han contestado. Además de reclamación por Twitter, donde se han lavado las manos. He puesto una denuncia en comisaría del aeropuerto de Barajas. Denuncia que no servirá de nada.

No al #robing de @Vueling.

Sorteo de una cesta Deluxe para #TuNavidadPerfecta con Lidl

cesta-de-navidad-(1)

Ya no queda nada para Navidad. Y no sé vosotros, pero mis enanos están nerviosísimos con todos los regalos que recibirán de Papá Noel. La verdad, cada año me gusta más la Navidad y este año, más si cabe, gracias a Lidl que han elegido mi blog para hacer un sorteo de una impresionante cesta. Sí, tan impresionante como la que veis aquí arriba. ¿Y qué tenéis que hacer? Pues simplemente dejar un comentario en este blog respondiendo a esta pregunta: ¿Para ti, como es una Navidad Perfecta?. Todos los detalles de la Navidad perfecta de Lidl los tenéis aquí.

La forma de elección del ganador será por su originalidad, emotividad y desarrollo de la respuesta. Y lo elegirá un jurado compuesto por el equipo de Lidl y un servidor.

Entre los productos Deluxe de este año, diseñados con la colaboración de Sergi Arola, destacan algunos tan sugerentes (y apetecibles) como:

  • Migas de buey de mar del norte Deluxe.
  • Mousse de gamba de Palamós Deluxe.
  • Gama de yogures premium Deluxe, como por ejemplo el yogur con gel de champange y virutas de oro (¡que es único en el mundo!) y el de plátano con cardamomo y azúcar explosivo.
  • Esferificaciones Deluxe (ideales para combinar con carnes, pescados y mariscos), de vinagre con chalota, Pedro Ximenez, Manzana con jengibre.
  • Gama de tónicas premium Deluxe, que vuelven un año más con éxito incorporando este año una base de tomate (para combinar con vodka) y una de maíz (para combinar con tequila).
  • Nueva gama de refrescos premium “mixers” de Freeway. Entre las novedades de este año están la Cola a base de extracto de Indian (para combinar con ron o whisky) y de limón y de naranja, especiales para combinar con destilados.

Todos los productos Deluxe los tenéis aquí y mucho más cerca de vuestra casa gracias a un descuento del 15 % que podéis conseguir en la web entre los días 11/12 y 17/12, imprimirlo y presentarlo en caja para obtener el descuento.

¡¡Pero hay mucho más!! Lidl tiene un apartado “Sorpresa” donde os podréis descargar a través de un tuit la canción para disfrutar de la cena de navidad.

Sigue leyendo