Las pastas rizadas son de mis preferidas, aprendí a hacerlas en la escuela de hostelería. Allí las poníamos con el café en el comedor de “servicio especial” a los comensales que venían de fuera a comer unos menús realmente buenos que preparábamos los alumnos. Los menús solían ser de varios platos, en plan degustación y se podían comer como hasta nueve bocados diferentes más los postres, cafés, etc. En su época un menú que costaba 18 euros por persona.

Pues bien, las pastas rizadas eran un clásico junto al café, e incluso en algunos casos se utilizaban para hacer regalos a algunos de las personas que venían a comer. Se llevaban su caja, y bueno, algunas solían ir cayendo entre los alumnos. Qué buenos tiempos aquellos donde todo estaba por descubrir, y todo a pesar de que mi paso por la escuela también estuvo lleno de trabajo diario, compaginaba los estudios con mi puesto en una empresa de asistencia en viaje por las tardes. Pero, ahora mismo, y si lo pienso bien podrían ser de los mejores años de mi vida. Bueno, tal vez la negra espesura del presente no me deje ver los pocos rayos de luz que tengo, sé que los tengo.

Cómo hacer pastas rizadas con manga pastelera

Bueno, como su propio nombre indica este tipo de pastas se hacen con manga pastelera y una boca rizada del número 12. Son pastas rizadas muy suaves, algunas con coberturas de chocolate, en algunos casos con puntos de mermelada para pegar dos piezas. Son blanquitas porque hay que cocerlas en su justo punto para que se deshagan en la boca, si se cuecen más quedan doradas por debajo (cuando no por encima) y la textura es peor.

Sí, también se pueden hacer con pistola, aunque la pistola es de esos inventos que no llego a conocer porque la verdad donde haya una manga pastalera y un poco de práctica para utilizarla que se quite cualquier pistola de hacer galletas o pastas.

Ingredientes

165 g de mantequilla
85 g de azúcar lustre
1 huevo grande
250 g de harina
Pizca de sal
1 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración paso a paso

Empezaremos trabajando la mantequilla hasta dejarla en pomada. De esa forma trabajaremos mejor la masa después, si no estará muy dura y será complicado utilizar la manga pastelera. A la mantequilla en pomada le añadimos el azúcar y mezclamos bien. Después añadimos el huevo, también a temperatura ambiente. Si lo añadimos frío la mantequilla se vuelve a endurecer.

A continuación añadimos el harina, la sal y la vainilla. Mezclamos bien, sin trabajar en exceso, pero justo lo necesario para obtener una masa cremosa que se puede utilizar en una manga pastelera.

pastas rizadas pasos de elaboración

Escudillamos la masa en una placa de horno engrasada o sobre papel de horno y le damos la forma que queramos: herraduras, lenguas rizadas, rosas, estrellas, zig-zag, etc. Se cuecen al horno a 180 ºC durante 10 minutos.

Al sacar dejamos enfriar y en nuestro caso le hemos puesto una cobertura de chocolate con leche, pero se pueden hacer muchas más cosas como por ejemplo emparejarlas (las de la misma forma) con un poco de mermelada por dentro. Aunque son solo dos de las cosas que se pueden hacer, en próximo capítulos más.

pastas rizadas con chocolate

Actualizo para aclarar comentarios sobre el chocolate que he usado.

Bien, el chocolate que he utilizado para esta receta de pastas rizadas de manga pastelera es un chocolate con leche, la marca Valor. No es el más adecuado para este fin, hay que usar coberturas, al menos de 50% de cacao. Dan mejor resultado. Dicho esto, hay que derretir el chocolate al baño maría o en el microondas, poco a poco. Y una vez derretido se introduce la pasta hasta la mitad y se deja enfriar sobre un film de cocina o papel de horno. Una vez que esté duro el chocolate ya se podrán sacar y comer.

Las pastas de manga son delicadas y lo mejor es guardarlas en un sitio seco, un poco de humedad las reblandece.