La semana pasada Mercedes me comentó que iba a ir a la nueva edición, última antes del verano, de los Gastronómadas, que además en esta ocasión lo organizaban junto a Tweets and Food. Un plan que en otras oacasiones, especialmente hace unos cuantos años ni me hubiese pensando durante un segundo la posibilidad de no ir, pero que hoy en día, son decisiones que me cuestan tomar. Al cabo de unos días recibo un Whatsapp de Rafa Prades diciéndome que hay un aplaza libre y que me la reserva.

El mensaje de Rafa supuso para mi una gran emoción, y una especie de reconciliación con el pasado, un volver a encontrar un amigo. Algo que hoy en día se ha convertido en una necesidad. Así que, y a pesar de que le dije que se lo confirmaba al día siguiente, la decisión estaba tomada. Tocaba pagar la comida, y sacarse el billete de AVE para la vuelta. Mercedes iba en coche desde aquí, y yo de copiloto.

A pesar de llevar algo más de 5 años en esto de la “blogosfera gastronómica” el viaje, la comida y tal, supuso algo nuevo, y eso es lo bonito de este tipo de actividades. Que son “encuentros”. ¿Por qué? Pues muy sencillo porque te encuentras con mucha gente, algunos se encuentran con personas ya conocidas y el momento es precisamente el de ponerse al día, compartir gustos, hablar de la familia, del trabajo, o de cualquier otra cosa. Pero para mi supuso el encontrarme por primera vez con gente con la que tienes contacto prácticamente todos los días, pues porque intercambias un saludo de buenos días en Twitter, o porque te responden a un comentario tuyo o simplemente porque entras en sus blogs e vez en cuando o porque ves sus actualizaciones en redes sociales sin ni siquiera llegar a responderles. Pero ese contacto existe.

Eso es lo bueno de estos encuentros.

La verdad que mi participación en el encuentro fue rápida, pero ya lo remendaré más adelante, que tiempo no falta ni tampoco las ganas. Me perdí la cena oficiosa del día antes y la visita a Valencia. Pero llegamos a lo importante. Lo primero fue un “Momento Sangría La Casera), han hecho el lanzamiento recientemente en Madrid, y como es un cliente de la agencia en la que trabajo se me ocurrió la idea de ofrecerles un pequeño detalle, y con el calor que hacía en Valencia (unido a la humedad) creo que sentó muy bien.

Después pasamos por unas ostras de Gastrogourmet Valencia. Pues eso, ostras y más ostras, ricas, sabor a Mar, frescas… me encantan. Y a @jforcadell también!!!

Después la comida. Un menú genial del restaurante Ciro. Que os voy a poner a continuación. A grandes rasgos, píldoras de creatividad e ingenio en este restaurante valenciano, y si tengo que quedarme con algo me viene a la mente las palabras: sabor y buena atención.

ENTRANTES

Canutillo de doritos con guacamole
Nube de gazpacho
Sardina en tempura rellena de crema de queso, tomate y oregano
Piruletas de langostinos con romesco y ajos tiernos

PLATOS PRINCIPALES

Bacalao con sofrito de coliflor y piñones

Arroz de pollo y setas

POSTRES

Chocolate con maiz
Espuma de natillas, polvo de galleta y tofee
Sandia escarchada

BODEGA

Vino blanco Nuviana (V.T. Valle del Cinca, Aragón, Chardonay 100%)
Vino tinto Capellana (D.O. Utiel-Requena, Cabernet Sauvignon y Tempranillo)

Después de la comida, buena conversación y momentos tan divertidos como el de @chafardeando mostrando el plato que le ha hecho Lila. A la que le tengo que hacer un pedido…

Ya de regreso, momento del AVE que ya conocéis (el post anterior). Bajarme, pensar la mejor manera de volver a casa desde Atocha, a mi casa, a estar solo de nuevo después de haber compartido el día con muchos amigos, nuevos y no tan nuevos, pero a estar solo de nuevo. A pesar de que cada vez lo llevo mejor lo de estar solo, me cuesta mucho hacerme a la idea. En fin, pequeño paseo por Madrid, desde Atocha a coger el metro en Retiro y a casa. El Retiro, un parque al que creo que volveré a pasear más a menudo, y si alguien se anima, quedamos por allí a pasar el rato, compartir una conversación, una merienda, deporte… Quien sabe, lo mismo os animáis a venir conmigo.

Mientras, os dejo con su estanque (pinchando se hace más grande).