Publicada en

¿Felicidad? Por favor

20130713-204339.jpg

Cuando uno lleva demasiado tiempo sin escribir en el blog lo primero que hace es pedir disculpas por no haber escrito y después da los motivos de ese abandono.

Yo siempre he sido de la opinión de que el blog es una extensión de uno mismo y cuando algo falla en uno, es decir cuando por el motivo que sea no estás completo, no eres feliz, no consigues encontrarte bien contigo mismo, difícilmente conseguirás que todo lo demás funcione como es debido.

Hasta ahora sueno un poco abstracto, lo sé. Llevo mucho tiempo sin ser feliz y la culpa no es más que mía. Y es que cuando uno no consigue ser feliz no se le puede echar la culpa a nadie más que a uno mismo.

No podemos delegar la responsabilidad de conseguir ser feliz a otras personas. Hacerlo nos lleva a cometer errores y a un camino lleno de piedras y socavones. De todas esas piedras la peor es la del miedo, el miedo nos lleva a cometer muchos errores. El miedo se apodera de nosotros, toma el control de nuestros sentimientos, actuamos guiados por lo irracional y sólo en momentos de lucidez, que son como islas en un océano inmenso, vemos la cantidad de errores que cometemos.

Lo ideal sería confiar en que la gente que nos quiere nos entiende y no tendrá en cuenta nuestros errores. Que entenderá nuestros motivos y nos guiará por el buen camino. Pero eso no ocurre, o tal vez pase pocas veces, y estas a su vez con un coste en la relación demasiado grande, dejando una herida difícil de cicatrizar.

Ojalá tuviese el secreto de la felicidad. Seguro que si fuese mío no estaría como estoy ahora. De hecho en el terreno personal soy tremendamente infeliz. Pero a pesar de eso intento salir, intento ser feliz y sobre todo intento recuperar la esencia de lo que era antes. Volver a tener la determinación, el empuje y la seguridad que en el terreno personal tenía antes.

Ahora es un camino que tengo que recorrer sólo. Se que tengo apoyos, de hecho es la única parte positiva que tengo de la (mierda) de vida que tengo desde hace muchos meses. La buena gente que me estoy encontrando en mi camino.

Pero como he dicho antes la felicidad al final depende de uno mismo. Depende de una serie de factores que hay que trabajar. Encontrar tus fortalezas y tirar de ellas para conseguir empujar las debilidades. El trabajo para mi está siendo fundamental por ejemplo. Me siento feliz en el trabajo, me gusta lo que hago todos los días. Los amigos, es un terreno que tenía abandonado por diferentes aspectos, conozco a mucha gente y mucha gente me conoce a mi, pero la amistad es otra cosa. Ahora día a día intento tejer una nueva red de amigos, haciendo nuevos y recuperando viejos.

Esto son sólo algunos ejemplos de las cosas buenas que hay que trabajar para ser feliz. Lo malo y lo que me lastra mucho es la soledad que siento, lo dolorido que tengo el corazón y sé que voy a tardar mucho en pasar esta página de mi vida.

¿Y por qué escribo esto ahora? No sabría deciros, tal vez porque lo llevo pesando mucho tiempo y lo he ido dejando. Estoy en el AVE de regreso a Madrid después de mi primer evento de Gastronómadas, un evento que han realizado junto al Tweets&Food y creo que es un buen momento para empezar a retomar el contacto con mi blog. Y no podía hacerlo sin situarme, sin decir como estoy, como me encuentro. Para mi este siempre ha sido, más que un recetario, un espacio donde contar mis sentimientos. Y no hacerlo me parecería un error tremendo.

Tengo muchas ganas de divertirme, de pasarlo bien, de escapar de mi yo pasado. Quiero dejar todo lo malo y lo que me ha lastrado mi forma real de ser en el pasado. Una necesidad de huir hacia delante, una necesidad vital. Y lo voy a hacer. Lo estoy intentando todos los días. Ojalá que el futuro sólo me depare reencontrarme conmigo mismo y de esa forma conseguir recuperar muchas cosas…

En fin, dicho todo esto, debo hablar del Gastronómadas. Pero lo haré en el próximo post, que será dentro de poco. Ya mismo me pongo a escribir.

(Este post lo he escrito desde el móvil así que siento las faltas y demás)

33 comentarios en “¿Felicidad? Por favor

  1. Dani, acabo de conocer tu blog gracias al link de una compañera. Iba a ponerte en favoritos y he leido tu post.
    Muchísimo ánimo, un abrazo

  2. Gracias.
    He caído casualmente aquí, y me alegro mucho, necesitaba leer algo así.
    Espero que encuentres la felicidad, seguro que lo haces, sabes donde buscarla.
    Un besazo,

  3. Un fuerte abrazo.
    Santiago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.