Esta receta de helado de brownie creo que es el último helado de la temporada, básicamente por dos razones: La primera es que no me queda mucho sitio en el congelador para volver a meter la heladera de la KitchenAid. Y la segunda es porque quiero empezar a hacer otras recetas con más asiduidad, como por ejemplo seguir con mi reto personal de hacer 100 recetas de galletas.

Y veréis la foto y diréis que se me ha derretido un poco antes de hacer la foto. Bueno, realmente tiene un objetivo esta foto que se puede explicar de varias formas. La primera, es que después de terminar de helar la crema de chocolate con el brownie, y antes de meterla en el congelador para que terminase de formarse, me lo he comido tal cual. Y la segunda, que es derivada de la primera y de la propia esencia del brownie, es que no podría ser un helado digno de llevar el apelativo brownie si no lo dejaba a medio hacer. Es decir, un helado de brownie lleva implicito el momento de la gula gastronómica. No hay que esperar ni un momento a comérselo.

Cómo hacer un helado de brownie

Esta receta no es más que una receta de helado de chocolate a la que he añadido unos trocitos de brownie congelado. Pensé en que a lo mejor quedaría bien un helado de vainilla, pero luego creí oportuno que todo fuese de chocolate. Eso sí, lleva parte de azúcar vainillado, para darle ese toque de vainilla que tienen todos los brownies.

El por qué de añadir el brownie congelado, no es más que por un motivo. Mi brownie es tan fundente que si lo añado sin congelar se rompería. Y ahora que ya tenéis todas las claves de la receta, vamos a la cocina.

Ingredientes

1 brownie de chocolate
1 litro de leche
8 yemas de huevo
250 g de azúcar
50 g de azúcar vainillado
150 g de chocolate (50 % mínimo de cacao)

Elaboración paso a paso

Empezaremos haciendo virutas el chocolate. Lo mejor es utilizar un rallador o bien el cuchillo, cortando finamente el chocolate.

Acto seguido ponemos la leche a calentar en un cazo y mientras mezclaremos el azúcar con las yemas.

Cuando la leche haya empezado a hervir la añadimos poco a poco a la mezcla anterior. Después volveremos al fuego y sin dejar de remover calentaremos hasta que espese. No debe hervir porque si no la crema inglesa se puede cortar. Una vez fuera le añadimos el chocolate.

Mezclamos bien y enfriamos la mezcla colocándola en un bol y este sobre otro más grande con agua y hielo. Removemos para que se enfríe por completo.

Una vez frío pondremos a funcionar la heladera (según las instrucciones de cada máquina) y helaremos la mezcla. Una vez esté a punto de: comer o bien meter en el congelador, añadiremos los trozos de brownie, removemos unos segundos y como os digo: metemos en el congelador para que termine de helarse o bien lo comemos. La gula es la gula.

Como digo al principio de la receta de helado de brownie, lo mejor es comerlo cuando lo saqueis, lo que no al congelador. Es un helado canalla y como tal hay que comerlo.