¿Os acordáis del anuncio de la Nocilla? ¿Os acordáis de la cancioncilla del final? «Leche, cacao, avellanas y azúcar. Nocilla». Pues eso es lo que tenemos esta semana, una receta de Nocilla casera, o Nutella, porque ya sabéis que es cuestión de gustos, y para mi la mejor (comercial) que se encuentra en cualquier sitio, la Nutella. Que para eso hice un post hace tiempo.

La receta no es mía, la verdad. Aunque tampoco es del blog donde la he cogido, pero como me ha parecido muy buena lo suyo es ponerla, la podéis encontrar en el blog de David Lebovitz. Y debo decir que está bastante buena, pero que requiere hacerla varias veces para dar con el toque definitivo y es que controlar la mezcla en función del tipo de chocolate que utilicemos es algo vital.

Cómo hacer crema de chocolate y avellanas

Sobre esta receta habría que hacer algunas aclaraciones más. Por ejemplo, la nutella como tal nació a partir de la primigenia receta de la gianduja. Se trata de una pasta compuesta solo por chocolate y crema de avellanas. Sin más, ni más. Esta se utiliza como relleno de bombones o en postres. A partir de aquí y añadiendo leche y azúcar principalmente tenemos las cremas de chocolate y avellanas conocidas como nutella o nocilla. Las marcas comerciales más conocidas.

Ingredientes

200 g de avellanas tostadas
400 g de leche entera
60 g de leche en polvo
50 g de azúcar
175 g de chocolate 50% min. cacao
140 g de chocolate con leche
Una pizca de sal

Elaboración paso a paso

Si no tuviésemos las avellanas ya tostadas lo que haremos será tostarlas sobre una sartén y moviéndolas continuamente para que no se quemen. Cuando desprendan olor y estén ligeramente tostadas las retiramos y dejamos enfriar para poder quitarles la piel que les quede. Después las molemos.

Molemos la avellana hasta que esté a punto de crema. Es decir, después de molerla mucho empezará a soltar aceite y ese aceite se mezlca a su vez con la avellana formando una crema.

Por otro lado derretimos los dos tipos de chocolate. Yo lo hago en el microondas poco a poco, de 30 en 30 segundos hasta que está derretido por completo.

En un cazo ponemos la leche, la sal, el azúcar, la leche en polvo. Calentamos y removemos, no hace falta que llegue a hervir.

Mezclamos el chocolate derretido con la crema de avellana.

Por último mezclamos la pasta de avellanas y chocolate con la leche. Rellenamos unos botes y dejamos enfriar en la nevera.

Ya tendremos terminada nuestra nutella o nocilla casera -según los gustos-. Y ahora será el momento de tostar pan y a untar. Está muy, muy rica. Mi consejo que es vayais variando cantidades. Por ejemplo podéis aumentar las avellanas, bajar la leche y a lo mejor queda un poco más espesa. Que es la única pega que le pongo, que queda un poco… como ligera.