Hace tiempo le comenté a mi buen amigo David Monaguillo (link a su blog en la Tribuna de Salamanca), la necesidad imperiosa que tenía por descubrir o inventar una receta de galletas que fuesen como un brownie o un brownie que fuese como unas galletas. La cosa ha tardado en el tiempo pero al final lo he conseguido con esta receta de brownie cookies o lo que he dado en llamar brownkies.

¿Cómo debe ser un brownie? Pues lo que mi amigo y yo entendemos como un brownie en condiciones debe ser un bizcocho fino y espeso, no debe ser un coulant pero si que debe estar jugoso, muy tierno. El brownie como nosotros lo entendemos es una especie de pastel de chocolate muy canalla. Y esto nos lleva a la siguiente pregunta:

Cómo hacer unas brownie cookies o brownkies

¿Cómo deberían ser las brownkies? Como mínimo igual de canallas. ¿Y cómo conseguirlo? Pues bien, pensando en los ingredientes del brownie, este lleva cobertura de chocolate derretida, mezclado con la mantequilla y el azúcar y huevos, al que se le añade la harina y cuantos otros ingredientes se les quiera añadir. Pues bien, solo hay que lograr una masa de galletas igual.

La diferencia es que mientras el brownie es un batido, espeso pero es un batido. Es decir, no tiene consistencia para amasar, ni juntar en una bola ni nada que se pueda considerar un bizcocho. Así que, el reto era lograr con unos ingredientes similares, una masa de cookies que se pueda moldear y sobre todo que al hornear se mantuviese con la forma de las cookies. Pues ahí van los ….

Ingredientes para unas 36 unidades

250 g de mantequilla
150 g de azúcar moreno
1 cucharadita de esencia de vainilla
200 g de cobertura de chocolate con al menos del 55% de cacao.
1 huevo
350 g de harina
1 cucharadita de sal
100 g de cobertura de chocolate con leche en trocitos

Elaboración paso a paso

Empezamos, como siempre, trabajando la mantequilla para ponerla a punto de pomada. Una vez conseguido la mezclamos bien con el azúcar moreno.

Continuamos derritiendo el chocolate. Lo más rápido es hacerlo en el microondas. Lo metemos 30 segundos, movemos, lo metemos otros 30 segundos, movemos. Repetimos hasta que el chocolate esté derretido por completo.

Incorporamos el chocolate a la mantequilla con el azúcar y mezclamos. Añadimos el huevo, también mezclamos. Y la harina.

A parte troceamos el chocolate. ¿Por qué no usar gotas de chocolate? Porque son odiosamente pequeñas y además se hacen con chocolate de mala calidad. Lo mejor es utilizar trozos de cobertura de chocolate. Depués nos da otra sensación cuando comemos las cookies, muy diferente. Incorporamos los trozos y formamos la masa de las galletas.

Por último pondremos la masa, envuelta en film transparente de cocina, en la nevera hasta que se endurezca. Después, con la masa ya fría hacemos porciones. Como no le hemos puesto levadura – si no, poco tendrían que ver con un brownie – no corren el riesgo de pegarse. Así que podemos ponerlas un poco más juntas que en otras ocasiones. Pero no demasiado, que si no se pegarán de todas formas.

Horneamos a 180 ºC durante unos 13-15 minutos. Depende del tamaño de las cookies. Eso sí, que sean todas iguales para que se hagan a la vez.

Sacamos y dejamos enfriar unos minutos hasta que se endurezcan. Una vez que ya se puedan coger comprobaréis que son unas cookies maravillosas. Ligeramene crujientes y con el corazón igual de espeso que un brownie bien hecho.

Consejos

Para bordar esta receta de brownie cookies os quiero dar dos consejos.

1. Probar a añadir 50 gramos más de harina. Seguramente le dará la consistencia ideal a la masa para poder hacer pequeñas porciones rectangulares. Creo que eso es lo que le falta para ser perfectas. O tal vez, usar algún tipo de molde pequeño cuadrado.

2. Templadas son ideales. Así que os aconsejo que las comáis después de haber metido cada cookie entre 10 y 15 segundos en el microondas. Se multiplica la experiencia por 20.