Seguro que habré despertado a todos el interés con este título que en principio no tiene nada que ver con lo que hago en el blog. Sobre todo teniendo en cuenta que lo de conocer el secreto del amor está al alcance de muy pocas personas. Bueno, no me andaré con más vueltas, El Secreto del Amor es el nombre del restaurante en el que hicimos el último Tapas&Blogs.

El anterior fue en noviembre y ya había ganas de celebrar uno nuevo en el que ver juntos a tantos amigos. De he hecho nos juntamos 36 amigos de unos 30 blogs (2 arriba 2 abajo). Su hubo algo que me gustó fue precisamente eso juntarnos tantos amigos en un marco con un encanto muy especial como es este restaurante.

La noche se presentaba además con un poco de misterio. El misterio no era otro que si nos quedaríamos atrapados en El Escorial por la nevada o podríamos volver a casa. Tuvimos suerte y la nevada realmente mala fue el día siguiente.

Y claro, os preguntaréis a qué se debe el nombre del restaurante. ¿Acaso tienen ellos el secreto del amor? Bueno se trata realmente de un estilo de entender el trabajo y la dedicación en la cocina, en la sala, etc. Alguna vez ya había oído este tipo de reflexiones. No sé si os suenan esas imágenes de cristales de hielo, o fotos de tarros de comida a los que día a día se les ha ido tratando con amor y otros que se les ha tratado con odio y como cambian sus estructuras o su estado. Observamos como a los que se les ha tratado con amor presentan formas muy bellas y a los que se les ha tratado con odio presentan formas desordenadas y feas.

La filosofía de este restaurante es esa. Trabajar de buen humor, con dedicación, con mimo, sabiendo que de esa forma todo sale mejor. Ojala el resto siguiésemos esa filosofía, ¿verdad? Muchas gracias a Javier Saiz por acogernos.

El menú

El menú estaba compuesto por una tosta con un rulo de foie con una reducción de Pedro Ximenez y cristales de Sal Maldón. Y qué decir, el foie es el foie, a mi gusto tal vez cortado grueso pero realmente me encanta de cualquier forma.

De primero nos trajeron una ensalada de Pato Confitado con Naranjas Sanguinas y Vinagreta de Pipas de Calabaza. Me gusto mucho la combinación. En fin, dos de dos: foie, pato y faltaba el tercero de mis preferidos.

Un Roast-beef de Ternera Asado al Modo Tradicional con Pan Inglés y Parmantier al Cardamomo. Cortado muy fino, en su punto, muy jugoso. Y el parmentier al cardamomo realmente rico, muy aromático y una guarnición a nivel de la carne.

De postre un Tiramisu en Deconstrucción con Gelatina de Almendras y Crujiente de Café. En fin, a mi el tiramisú no me gusta. Bueno, realmente no me gusta nada que lleve café y este postre me ha gustado muchísimo. Un toque leve de café y a la vez justo para quien no le guste y para quien le guste.

Los vinos

La cena estuvo acompaña en las copas por tres excelentes vinos que nos proporcionaron desde Todovino.com. Lo mejor de este acompañamiento es que no fue un maridaje al uso, gracias a Gonzalo Verdera, uno de los fundadores de Todovino.com . De hecho creo que muchos sitios de catas deberían aprender de ellos.

Nos mostraron curiosidades sobre el vino, su historia, su bodega, los dueños de la bodega… Y de esa forma fueron pasando por nuestra mesa los tres vinos seleccionados para la ocasión.

Gramona Imperial Gran Reserva Brut 2006 de bodegas Gramona. Un cava que es un vino con el que acompañar una comida de principio a fin. Sorprende porque no es un cava al uso. Hay que probarlo.

Finca La Emperatriz Terruño 2007 de Bodegas La Emperatriz. Es una bodega muy antigua pero renovada hace diez años de manos de la familia Hernaíz. Han sabido aprovechar unos viñedos muy antiguos y hacer que salga de ellos un vino ejemplar. Creo que es el que más gustó de la cena en general. Un vino con mucho recorrido.

Mas La Plana Gran Reserva 1999 del Grupo Torres. Una bodega con más de 100 años (de hecho más de 140) por lo que estamos hablando de un producto excelente. Muy diferente al anterior, exquisito y muy elegante.

Por mi parte agradecer a todos lo bien que lo pasamos. Por cierto, desconozco si hubo momento Gin&Tonics o no. Por cierto, me quedé con ganas de acercarme al monasterio a hacerle una foto de noche. Otra vez será, pero hacía frío y era tarde.

Pin It on Pinterest

Share This