Tenía muchas ganas de publicar mi esta receta de mantecados de mantequilla. La preparé hace casi dos semanas como parte de la entrevista que me hicieron en Pequerecetas, una forma genial de que me conozcáis un poquito mejor.

El valor de la amistad

A raíz de esto de conocer a las personas, hay veces que las primeras impresiones siempre son acertadas, en otros casos, debo reconocer que más aislados, ni con las segundas, terceras, cuartas, etc., impresiones creo que se llega a conocer a una persona. Aunque hay una excepción, cuando esa persona te da una puñalada.

La amistad debería ser un valor el alza hoy en día, y no solo eso sino un valor al que anteponer a otra serie de cosas hoy en día. No hay negocios, proyectos, ni actividades que deberían ser más importantes que la amistad que se da sin nada a cambio.

El caso es que un día te despiertas y te encuentras con que no vale de nada el tiempo que has dedicado a forjar una amistad porque directamente se ha tirado por el WC como se tira un papel y después se da la «cadena» (hoy un botón). Pero exactamente para mi qué es la amistad:

Dar techo y comida si un amigo lo necesita
Dar palabras de ánimo si un amigo las necesita
Consuelo ante la desesperanza
Consejos de qué camino seguir si tu amigo se encuentra perdido
Intentar entender los errores de tu amigo
Pasar por encima esas pequeñas licencias de soberbia que todos tenemos en un momento dado
Decir «No» cuando creas que tu amigo se equivoca

Pero amistad también es. Saber romper la amistad cuando tu amigo pasa determinadas fronteras como:

El abuso de poder
El aprovechamiento de tu trabajo
La falta de respeto por los tuyos
Y que te traten con desprecio

Cuando me propuse hablaros de esta receta de polvorones de mantequilla, desde luego que no tenía en mente mezclarla con la amistad, pero uno nunca marca que sorpresas le depara la vida una mañana recién levantado. Siempre intento ser positivo y aunque parezca que ahora no lo soy, os puedo asegurar que de todo se aprende y que después de romper una amistad lo único que me quedan son ganas de continuar por mi camino, que nunca tenía que haber abandonado.

Cómo hacer mantecados de mantequilla o galletas de boda mexicana

Y ahora sí, empezamos con la receta. Habéis visto que he puesto el nombre de galletas de boda mexicana y es que en la receta original que pertenece a uno de mis blogs preferidos The Pioneer Woman donde dan referencia a las cantidades de la receta indican que se llaman así, Polvorones o galletas de boda mexicana.

Al final se consigue una receta que es muy similar a los clásicos polvorones que todos conocemos: cambiando por un lado la manteca por mantequilla y que la harina no se tuesta, además de aromatizar con otros ingredientes como son la canela o el limón. Por otro lado obtenemos en textura algo muy similar a una galleta, ligeramente crujiente en la base y suave por encima como un polvorón. Dicho esto debo confesar que creo que se han convertido en una de mis recetas favoritas.

Ingredientes

(Es conveniente hacer las recetas en medidas de cups, ya sabéis como lo miden en US)

1 taza de mantequilla clarificada
1 taza de azúcar
2 tazas de harina normal
1 taza de almendra molida (puedes sustituirla por una 1 taza de harina más si no quieres almendra)
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
Azúcar glasé para cubrir los polvorones

Elaboración

1. Para clarificar la mantequilla simplemente hay que cocerla al baño maría y retirar el suero lácteo (lo blanco) que vaya saliendo tanto a la superficie como en el fondo. Mezcla el azúcar con la mantequilla y deja enfriar 30 minutos en la nevera. También podéis usar mantequilla ya clarificada, se puede encontrar en tiendas indias por ejemplo, se llama Ghee.

2. Bate la mezcla anterior hasta conseguir una crema blanquecina. Añade el resto de ingredientes y mezcla bien, se obtiene una masa que no se termina de unir por lo que hay que unirla con las manos formando una bola.

4. Estira sobre la mesa formando una capa de 1 cm. Y con un corta pastas saca los polvorones a una bandeja de horno con papel de hornear.

5. Hornea a 190 ºC durante unos 12-14 minutos hasta que empiece a ponerse un color dorado en los bordes.

6. Deja enfriar sobre la bandeja y espolvorea con azúcar glasé.

Ya me contareis qué tal resultan estos polvorones de mantequilla, más de un amigo querría probarlos. Estoy convencido.

Que despiste!! Me equivoque con el nombre de la receta. Son Polvorones, no mantecados.