No hacen falta palabras. O de cómo una broma absurda nos hace valorar más todavía lo que tenemos.