Jerusalén de Yotam Ottolenghi y Sami Tamimi

libro de cocina Jerusalén

Día del libro. Aquí tengo mi regalo. Se trata del libro “Jerusalén. Crisol de las cocinas del mundo” de Yotam Ottolenghi y Sami Tamimi. No he tenido tiempo aún de verlo en profundidad, ni mucho menos de cocinar alguna de sus recetas. Pero os puedo decir que es uno de esos libros que sabes y que intuyes que aprovecharás al máximo, le sacarás todo el partido y mucho más. De esos libros que podrás meter como uno de los 10 mejores de tu biblioteca. Por cierto, acabo de contar los libros de cocina que tengo y son ya 189. Aunque creo que me dejo algunos.

En fin, la cocina es mi pasión. Y si lo mezclas con un buen libro de recetas del que aprender cosas nuevas, entonces me podéis imaginar como un niño con un juguete nuevo. Ya os iré contando, por aquí, algunas de las recetas que haga.

Me alegra mucho estar contigo un Día del Libro más.

Café

café

No he sabido apreciar el café hasta hace poco más de un año y medio. ¿Por qué? No lo sé. Realmente el sabor amargo no lo he sabido apreciar hasta hace unos dos años. El apreciar el sabor amargo, así como el mal llamado “sabor” picante, solo se consigue educando el gusto por esos sabores. Por eso, la gran mayoría de la humanidad toma café y le pone un kilo de azúcar. Porque el café es amargo, el chocolate (el buen chocolate) debe ser amargo, los gintonics deben ser amargos, y si nos ponemos en el picante, ocurre tres cuartos de lo mismo.

Desde hace unas semanas, mis dos peques están con la canción de “papá, ya estás tomando café otra vez”, “qué asco”… No, no lo han probado. No se me ocurriría dárselo. Pero entonces pienso cuando yo era pequeño. Y también el café me parecía un asco y no entendía como mi madre podía tomarlo. Entonces, alguna vez, ella decía, si tomáis café la tripa se os volverá de color verde. En fin, historias de niños.

Qué queréis que os diga. Me encanta el sabor amargo del café, no le pongo una pizca de azúcar porque al igual que el calor hace que no se aprecie el sabor de un vino blanco, el azúcar hace que no se aprecie el sabor de un café. Bueno, hay realmente muchas cosas que estropean el sabor de un café. Como por ejemplo, señores hosteleros, ese agua hirviendo que tienen las cafeteras de muchos bares y restaurantes que hacen lo que quemen, o lo mismo con el tostado torrefacto del café… ¡En fin!

Ahora, la mayor parte de mañanas se ha convertido en una tradición. Una buena tradición, levantarme y hacer el café. Y lo mejor es cuando el café es para dos. Levantarme de la cama y que ella haga el café le otorga, aún más si cabe, un sabor mucho más especial al momento de tomarlo. Ese momento es uno de los momentos del día en el que hay que pararse a pensar. Lo importante que es compartir con la persona que quieres y que has elegido para vivir el resto de tu vida momentos normales, cotidianos. Pensar en todos esos segundos que son tranquilos y que se pasan en común. Momentos que pierden significado solo por el hecho de repetirse cada mañana pero que al final de una vida son los más importantes. Tenemos la obligación de pararnos y pensar en cada segundo que nos regalamos, en cada mirada, en cada instante de compañía, en cada cruce de mirada, en cada roce de nuestra piel… ¿Cuántas veces hay una taza de café que presencia esos momentos?

Hace unas semanas…

Continue reading

Receta de roscón de reyes (unos meses antes/después de Navidad)

roscon-reyes

¡Pero qué haces! ¿Roscón de Reyes en abril? Pues si os digo la verdad esta receta tiene ya su tiempo, y de hecho el último roscón que hice fue a principios de enero para el Día de Reyes. Pero es que los blogs de recetas nos solemos poner bastante pesados… en demasiadas ocasiones. Por eso, decidí no publicar la receta en Navidad y dejarla para más adelante, cuando la gente no esté tan cansada de la gordura navideña.

En esto de los blogs, como en otras cosas, mis sensaciones han cambiado mucho desde el primer día que decidí tener un blog propio, que fue como año y medio después de empezar a escribir, de forma profesional, en blogs. Nunca he compartido cosas como la obligación de pasarme a decir “qué rico” o “qué pinta” en mil blogs a cambio de que los editores de esos blogs se pasen por el mío a decir lo mismo. Tampoco he compartido la necesidad de hacer fotos con la perspectiva del tipo de foto que se acepta como buena y que al final lo único que ocurre es que haya muchos blogs con el mismo tipo de foto, que para mi resultan excesivamente cuquis.

Hay más cosas que no he compartido nunca y que con el paso del tiempo ese no compartir se ha traducido en un aborrecimiento generalizado de unas prácticas que veo como perjudiciales y que solo vienen a crear una endogamia y una superficialidad en los blogs que me aburre en exceso. Sumado a otras cuantas cosas: cansancio, tener otras prioridades, etc., han hecho que en ocasiones me haya distanciado bastante de este, mi blog.

Y aquí, de nuevo, un día más, intentando ponerme como norma una actualización periódica con varios objetivos. El primero distraer mi mente de otras cosas. La segunda, contar mi día a día, objetivo vital de este blog. Y la tercera, por dejarlo en tres…, siendo sincero, crear contenido, subir visitas y que con ello obtener más posibilidades de un éxito de futuro basado en una idea fundamental. Quiero que el blog se transforme, tal y como una crisálida se transforma en una mariposa.

Continue reading

‘Carrot cake': tarta de zanahoria con nueces

Tarta de zanahoria

Hace ya tiempo que hice esta carrot cake o tarta de zanahoria y puedo decir que la receta me ha encantado, es una versión de la que hizo Robinfood en su programa de Telecinco. Y digo versión porque he cambiado un ingrediente y algunas cantidades, aunque al César lo que es del César.

En estos días ando dando vueltas a la cabeza, tal vez demasiadas vueltas y es hora de ponerse en acción, a la idea de poner una tienda. Realmente es algo que llevo pensando hace algunos años y, ahora, es el momento de hacerlo realidad. Son muchos los miedos y dudas que asaltan en el camino, supongo que es normal, y que lo preocupante sería que no hubiese miedos ni dudas.

Los miedos son necesarios porque nos hacen ser precavidos. Las dudas hacen falta para poder resolver los problemas de una mejor forma. Ahora, son monedas de dos caras y comparten la cara B. Esta no es más que la que nos empuja a la inacción, a la pasividad, a la congelación y por lo tanto a la frustración. Qué difícil es luchar contra estar cara del juego… pero saldré.

Bueno, el caso es que esta tarta de zanahoria se pone en cabeza para que salga en la carta de elaboraciones que tendré en la tienda. Es treméndamente jugosa (lógico, siendo de zanahoria) y tiene un sabor muy equilibrado. Haya vamos con la receta.

Sobre la foto. Yo sigo con mis pruebas de fotos naturales y de “momentos”. En este caso, fue la foto al día siguiente desayunando un café en la cocina. Momento fotografiado y compartido.

Continue reading

Receta de pak choi salteado con sésamo

Pak choi salteado con la receta de @pepekitchen

Una foto publicada por Daniel Martinez (@pintxo) el

Los “lunes al sol” tienen estas cosas, que ahora puedo cocinar algo más. Aprovechando que estoy cerca de la calle General Margallo (Madrid) he comprado algunas cosas asiáticas para la delicia de nuestro paladar. Ya sabéis, y si no no os vais a librar de que os lo cuente, que en esta calle se sitúan algunos de los mejores “super” asiáticos de Madrid. De hecho, cada vez hay más, aunque casi todos sean propiedad de Ibero China.

Me encanta ir a esta tienda, en especial porque el público ha cambiado muchísimo de la primer vez que fui hace ya unos cuantos años. En alguna ocasión me encontré a algún cocinero de DiverXO, otras veces, como hoy, me encuentro a señoras que a priori no dan con la imagen de alguien que le guste este tipo de comida, otras veces, jóvenes compradores que se nota que saben elegir. Pero lo que más me gusta es ir con alguien que va por primera vez. Sus caras al descubrir ingredientes nuevos son las mejores. La cocina asiática es, definitivamente, muchísimo más, infinitamente más que el sushi. Solo hay que dar un pequeño paso para descubrirla.

El Pak Choi o Bok Choy lo encontraremos en este tipo de tiendas bajo la denominación de ‘Col China’. Y es que eso es lo que es. Si tuviésemos que compararla con alguna verdura nuestra, podría ser algo más suave que nuestra col o repollo. Por supuesto que de forma no se parece ni de lejos, en este sentido se puede parecer más a las acelgas, aunque su sabor también es más suave y por supuesto también es diferente en forma.

Continue reading